cabecera

Miscelánea.

Wednesday, July 1, 2015

Ley Mordaza



Dibujo dedicado a la pronta memoria en diferido de:

Juan Antonio Abad Pérez, Juan Manuel Albendea Pabón, Celia Alberto Pérez, Alfonso Alonso Aranegui, José María Alonso Ruiz, Cayetana Álvarez de Toledo Peralta Ramos, María del Carmen Álvarez-Arenas Cisneros, María Teresa Angulo Romero, Carlos Aragonés Mendiguchía, Rogelio Araújo Gil, María de la O Ares Martínez-Fortún, Matilde Pastora Asian González, Andrés José Ayala Sánchez, José Luis Ayllón Manso, José Eugenio Azpiroz Villar, María del Mar Baena Azuaga, María Luz Bajo Prieto, María Fátima Báñez García, Leopoldo Barreda de los Ríos, Pilar Barreiro Álvarez, José María Beneyto Pérez, José Antonio Bermúdez de Castro Fernández, Juan Bertomeu Bertomeu, Miriam Guadalupe Blasco Soto, María Dolores Bolarín Sánchez, María Jesús Bonilla Domínguez, María Concepción Bravo Ibáñez, Federico Cabello de Alba Hernández, Francisco Domingo Cabrera García, Jesús Caicedo Bernabé, Gerardo Camps Devesa, Alfonso Candón Adán, María Ascensión Carreño Fernández, Pablo Casado Blanco, José Miguel Castillo Calvín, María Teresa Cobaleda Hernández, Sara Cobos Trallero, Guillermo Collarte Rodríguez, Agustín Conde Bajén, Gema Conde Martínez, Pilar Cortés Bureta, Miguel Ángel Cortés Martín, Celso Luis Delgado Arce, Eva Durán Ramos, Gabriel Elorriaga Pisarik, Conrado Escobar Las Heras, Beatriz Marta Escudero Berzal, Carolina España Reina, Mª Ángeles Esteller Ruedas, Andrea Fabra Fernández, Enrique Fajarnés Ribas, Maravillas Concepción Falcón Dacal, Alejandro Fernández Álvarez, Jorge Fernández Díaz, Eduardo Fernández García, María de los Ángeles Fernández-Ahuja García, Amparo Ferrando Sendra, Vicente Ferrer Roselló, María Ascensión Figueres Górriz, Mario Francisco José Flores Lanuza, Carlos Javier Floriano Corrales, María del Carmen Fortea Millán, Águeda Fumero Roque, Antonio Gallego Burgos, Joaquín María García Díez, Teodoro García Egea, José Ramón García Hernández, Pablo García Pérez, Teresa García Sena, Arturo García-Tizón López, Ignacio Gil Lázaro, Pedro Ramón Gómez de la Serna y Villacieros, Concepción González Gutiérrez, Ángel Luis González Muñoz, Marta González Vázquez, Sebastián González Vázquez, Juan Carlos Grau Reinés, Inmaculada Guaita Vañó, Antonio Gutiérrez Molina, Silvia Heredia Martín, Rafael Antonio Hernando Fraile, José Alberto Herrero Bono, Belén Hoyo Juliá, Manuel Ibáñez Gimeno, María Olga Iglesias Fontal, María Piedra Escrita Jiménez Díaz, Encarnación Jiménez Mínguez, María Belén Juste Picón, Juan Carlos Lagares Flores, María Paz Lago Martínez, José Ignacio Landaluce Calleja, María Teresa de Lara Carbó, José Ignacio Llorens Torres, José López Garrido, Rocío López González, José Máximo López Vilaboa, Fernando López-Amor García, Teófilo de Luis Rodríguez, Ana María Madrazo Díaz, Pilar Marcos Domínguez, Guillermo Mariscal Anaya, Francisco Márquez de la Rubia, Telmo Martín González, María Teresa Martín Pozo, María Martín Revuelta, Enrique Luis Martín Rodríguez, Valentina Martínez Ferro, Santiago Martínez Rodríguez, Teófila Martínez Saiz, Vicente Martínez-Pujalte López, José Alberto Martín-Toledano Suárez, Juan José Matarí Sáez, Ana Mato Adrover, Pablo Matos Mascareño, Lourdes Méndez Monasterio, Rafael Merino López, Julia de Micheo Carrillo-Albornoz, María Aránzazu Miguélez Pariente, Mario Mingo Zapatero, Francisco Molinero Hoyos, María Sandra Moneo Díez, Macarena Montesinos de Miguel, Cristóbal Ricardo Montoro Romero, Dolors Montserrat Montserrat, Manuel Mora Bernat, Jorge Moragas Sánchez, Tristana María Moraleja Gómez, Ramón Moreno Bustos, Irene Moreno Felipe, María Jesús Moro Almaraz, Eugenio Nasarre Goicoechea, María del Carmen Navarro Cruz, Jaime Eduardo de Olano Vela, Gonzalo José Ordóñez Puime, Arsenio Pacheco Atienza, Ildefonso R. Pastor González, Ana María Pastor Julián, Juan Vicente Pérez Aras, Antonio Pérez Insua, José Cruz Pérez Lapazarán, Mariano Pérez-Hickman Silván, Jesús Posada Moreno, Alfredo Prada Presa, Gabino Puche Rodríguez-Acosta, Javier Puente Redondo, María Blanca Puyuelo del Val, María del Carmen Quintanilla Barba, Mariano Rajoy Brey, Miguel Ramis Socias, Ofelia Reyes Miranda, María Carmen Rodríguez Flores, María del Carmen Rodríguez Maniega, María Felicidad Rodríguez Sánchez, Beatriz Rodríguez-Salmones Cabeza, Antonio Román Jasanada, Aurelio Romero Girón, Carmelo Romero Hernández, María Eugenia Romero Rodríguez, Rosa María Romero Sánchez, Juan de Dios Ruano Gómez, María Soraya Sáenz de Santamaría Antón, José Juan Sánchez Barrera, Miguel Sánchez de Alcázar Ocaña, Ovidio Sánchez Díaz, Celinda Sánchez García, María de la Concepción de Santa Ana Fernández, María Arenales Serrano Argüello, Bibiano Serrano Calurano, Daniel Serrano Coronado, José Manuel Soria López, Eloy Suárez Lamata, María Cristina Suárez-Bárcena Blasco, María Jesús Susinos Tarrero, Ricardo Tarno Blanco, Marta Torrado de Castro, Manuel Luis Torres Herrera, Francisco Vañó Ferre, Margarita Varela Lema, Ana Belén Vázquez Blanco, Jesús Ignacio Vázquez García, Antonio Vázquez Jiménez, Juan Carlos Vera Pró, Concepció Veray Cama, Celia Villalobos Talero y Joaquín Villanova Rueda.

Que Dios los tenga pronto en su seno.


Cualquier Dios vale. Ganesha, por ejemplo.

Labels: ,

Orphan Black, UnReal, Sense 8, Humans, Strange & Norrell, Dark Matter, The Messengers, Mr Robot, Daredevil, Battlecreek, iZombie, Stonemouth, Powers ¡y Supergirl!

Series, de menos a más:

Sense8 es una enrevesada producción internacional de los Wachowski en la que la intención (¿un thriller de CF?) queda lejos del resultado (un muermo). Ocho personas de todo el mundo comparten una conexión mental y blablablablabla, ¿a quién le importa?

Humans es un remake inglés de Äkta människor, la serie sueca sobre la rebelión de unos androides demasiado humanos. Creo recordar muy nebulosamente que ya la serie original me pareció un pestiño y esta versión no mejora ese recuerdo.

Powers es la adaptación alcohólica de un tebeo de Bendis y Oeming en el que unos policías de homicidios (más o menos) resuelven casos en un mundo plagado de superhéroes (taraditos) y supervillanos (con mala follá). La serie es tan espantosa que te da ganas de releer el tebeo original, pedirle matrimonio y viajar con él a ver los fiordos noruegos.

The Messengers es una cosita mala (pero que se podría ver durante la siesta si no la hubieran cancelado ya) sobre la llegada de Lucifer a la Tierra y la reacción que eso provoca en un grupo de personas que, tras pasar por un trance mortal, descubren que son ángeles dotados de poderes sobrenaturales. El Bien Despistado contra El Mal Ominoso, etc.



Dark Matter es terrible, espantosa y letal pero acumula tanto cartón-piedra y tanto cliché que al menos produce cierta diversión aviesa: los tripulantes de una nave intergaláctica despiertan en mitad del viaje con sus recuerdos borrados, sin saber su destino, su origen o sus nombres... ¡Aventuras, misterio, batallas espaciales, traiciones, issues, diálogos mascaditos, efectos de saldo, pijamas!

Mr Robot es una serie sobre un hacker asperger que es reclutado por un personaje misterioso (Christian Slater) para luchar contra las malvadas corporaciones que controlan y esclavizan al mundo. O algo así. El piloto ha despertado mi curiosidad pero está por ver si la serie y sus espectadores aguantan una temporada entera. Si la renovasen sería una sorpresa.

Stonemouth es una pequeña miniserie británica en la que un pringado vuelve al pueblo del que huyó hace años para asistir al funeral de su mejor amigo, encontrando que su suicidio no está tan claro como parece. Así, entre encontronazos con viejos amigos y la mafia local (básicamente su exfamilia política) el chaval se dedica a investigar qué ocurrió realmente la noche que su amigo pasó a mejor vida. Entretenida, bien realizada, con un puñado de actores de lo solvente a lo estupendo.

Battlecreek ya ha sido cancelada, así que os podéis imaginar el éxito que ha tenido su primera temporada. Serie clásica, con pareja de policías antagónicos que, sin embargo, van a ir haciéndose colegas poco a poco. Nada que no hayamos visto mil veces sólo que contado con cierto cariño y buen humor. Era una serie que desprendía cierta felicidad, quizás haya muerto por eso mismo. No son tiempos para la lírica.

A mí me gustaba. Jopetas.

Jonathan Strange & Mr Norrell es una adaptación tan fiel a la novela de Susana Clarke que es automática y, creo, exclusivamente recomendable a sus lectores. Quien quiera volver a los magos ingleses y al duende con el pelo como vilano de cardo, ya sabe por dónde parar. Son siete capítulos, ni uno más.

iZombie es una serie procedimental clásica (policía normal + investigador extraño) mezclada con una subtrama de zombis. La protagonista, una forense zombi que ayuda a resolver casos usando sus habilidades especiales de comecerebros (tal cual) mientras intenta encontrar una cura para lo suyo y, de paso, procura detener a los zombis malignos y a la corporación que los ha producido y que los ve como un negocio floreciente.

Divertida, ligera, veraniega. Muy necesaria para compensar toda la bilis que viene a continuación.

Supergirl empieza con un piloto de presentación que deja claras varias cosas: James Olsen es un señor negro mazao, tenemos villanos alienígenas con agenda oculta, Superman se intuye pero jamás se dice su nombre (¡como Voldemort!), Supergirl tiene un traje cuqui y su alter ego está viviendo su El Diablo viste de Prada particular, hay escenas de superheroísmo clásico (si no salvas un avión no eres digno de llamarte Superalgo, cualquier cucaracha puede parar un tren), sano intercambio de toñas con villanos locuelos y un tono de fondo que, pase lo que pase, no deja de ser amable y simpático, como el algodón de azúcar rosa en una feria de pueblo. Visto el primer capítulo la serie apunta a que será menos blandurria que Flash y menos intensita que Arrow, como debe ser. Muy fan.

UnReal es ponzoña. Es bilis. Ácido sobre los ojos. Fuego sobre el alma. UnReal es una toma fija sobre un plató en movimiento continuo donde se graba un reality infame en el que nadie está libre de pecado. Concursantes idiotas, tarados, malvados, ambiciosos, ruines, productores amorales, puteros, drogatas, infectos, realizadores en perpetua caída al abismo, cámaras que no quieren estar allí, becarios entre el estupor y el horror, entre el miedo y el cuaderno de notas. Basura en descomposición en prime time, deconstruida para el espectador más exigente, ese que acompaña los desayunos con ansiolíticos y alcohol.

Daredevil es la perfecta adaptación que ha hecho Netflix del personaje de tebeo. Lejos del batiburrillo de absurdeces que fue la película protagonizada por Ben Afleck hace mil años, la cadena ha tomado como referencia el tono que Miller dio al héroe en los ochenta y, con los tebeos como apoyo y referencia, han hecho un Año Uno muy por encima de las espectativas. No sólo el héroe se mueve y se comporta como debe sino que le han construido a su alrededor personajes secundarios de peso. Nunca fue Karen Page más inteligente ni atractiva, tampoco ha sido nunca Foggy Nelson más divertido ni necesario, pocas veces Ben Urich ha tenido tanto sentido ni los villanos han sido mejores: Kingpin es un coloso de principio a fin, con su forja en hierro y su corazón rendido a Vanesa, pero es que ese cónclave de mafiosos no tiene desperdicio, desde los hermanos rusos que saben que sólo pueden huir hacia adelante al empresario japonés que no tiene miedo a nada, pasando por esa anciana señora china que se mueve despacio entre asesinos, una fragilidad imposible entre rocas afiladas.

Necesitamos ya una segunda temporada.



Orphan Black es una maravilla que se me había escapado y que he tenido que ver casi del tirón: tres temporadas, treinta capítulos, diez horas por día, con un par de días de descanso entre temporada y temporada. Como si no hubiera un mañana.

La serie es un thriller con apuntes de comedia, una historia coral protagonizada por un puñado de personajes maravillosos (Felix, Alison, Helena, Sarah...) que se enfrentan a una secta cristiana, al ejército y a una viciosa corporación secreta con un único objetivo: sacárselos de encima aunque sea a base de puñaladas en el ojo, ácido, imposturas, engaños y entierros bajo el garaje.

Divertida, emocionante, atractiva, inteligente, Orphan Black es la mejor serie que no estáis viendo.

Nota mental: hacer una entrada sobre los Hombres Objeto de la serie: Donnie, Paul, Vic The Dick, Cal...

Labels: ,

Tuesday, May 12, 2015

La balada del fregadero

Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita un fontanero.

Sin embargo, cuando tu fortuna ha menguado y la grasa decide, vengativa, taponar el desagüe del fregadero, no queda más remedio que bajar a la droguería y comprar varios productos desatascadores: lejía de color verde (¡infalible!); lejía de color amarillo (¡el poder del limón!); lejía de color rojo (¡ardiente quemazón en tus manos!).

Una vez has probado todos esos productos químicos [*] caes en la cuenta, tarde, de que sólo actúan sobre la superficie expuesta del tapón, de modo que sólo son útiles si la obstrucción es parcial y el líquido puede introducirse entre los recovecos grimosos de la porquería. Si hay un tapón sólido los disolventes sólo atacan un extremo, dejando el grueso de la roña feliz y protegido, justo en la parte más profunda de la cañería.

Afortunadamente una vez viste trabajar a un Auténtico Fontanero y sabes que poseen delicadas herramientas capaces de zigzaguear por las tuberías, llegar hasta cualquier obstrucción y rasparla, empujarla o romperla en mil pedazos. Te informas en inernet [+] y descubres que ese prodigio tecnológico se llama cable desatascador, que se puede comprar en cualquier parte y que tu presupuesto mensual en tebeos casi no se verá afectado por su compra.

Pero atinar con el adecuado es un rollo repollo. Si el cable es muy largo es inmanejable. Si es demasiado ancho (y rígido) no dobla bien en los codos. Si es corto no llega a ninguna parte. Si es demasiado estrecho (y flexible) no transmite bien la fuerza necesaria para que funcione.



La culpa es de los gnomos, que son gentuza que no intenta desatascar la tubería cuando empieza a dar problemas, sino cuando se ha formado la madre de todos los conglomerados de grasa, trocitos de verdura y roña inclasificable.

Llegado al punto de desesperación en el que te planteas PEDIR AYUDA y PERDER PUNTOS DE VIRILIDAD es cuando recurres a los clásicos.

Si Heracles desvió un río para limpiar los establos de Augías yo bien puedo usar una manguera a presión para desatarcar la tubería.

¿Qué es lo peor que puede ocurrir? ¿Que explote la instalación y salgamos todos ardiendo, como en las películas?


Dicho y hecho:

1) Se viste uno y sale a la calle.
2) Se torra.
3) Busca una ferretería o similar.
4) Pide una manguera.
5) Le preguntan para qué.
6) Intentas explicarlo.
7) Obvias la cara de terror del dependiente.
8) Te llevas una manguera para gas.
9) Gas, agua, mugre: todo es cósmicamente lo mismo.
10) Compras cinta americana. (IMPORTANTE SIEMPRE).
11) Vuelves a casa.
12) Trasteas con la fontanería visible del fregadero.
13) Conectas el grifo al desagüe con la manguera y la cinta americana.



14) Abres el agua caliente.
15) Esperas que no reviente nada.
16) ¡El agua fluye!
17) ¿Nada explota?
18) ¡Baile de la victoria!
19) Haces fotos.
20) Escribes un post para recordar que una vez no rompiste nada.
21) ¡Baile de la victoria!

Ahora sólo me queda llamar a mi madre para contárselo épicamente.

Pero primero esperaré un par de días, no vaya a atascarse todo otra vez.

O explotar.


[*] Siempre siguiendo las mismas instrucciones: 1) Vacías su contenido en el desagüe, 2) dejas pasar unas horas, 3) añades agua caliente, 4) compruebas que ahora el atasco es mayor. También se puede probar con amoníaco o sosa caústica, que son buenísimos para la piel. ¿Quién necesita huellas dactilares? Los hombres DE VERDAD no.
[+] El Puma, mi tótem.

Labels: ,

Thursday, April 23, 2015

Mejorada del Campo, paraíso interior

—¡Cristina, joder, que me acaban de chivar que Bartolo viene para acá!
—¡CERRAD PUERTAS Y VENTANAS! ¡ENCENDED EL INCIENSO!
—¡Maldita sea, que alguien mire por la ventana a ver si viene!
—¡Noto un temblor!
—¡Se acerca, se acerca!
—¡AY, DIOS, QUE NOS QUIERE COLAR UN CONCEJAL OTRA VEZ!
—¡Mirad, una luz!
—¡Es él!
—¡Que alguien lo detenga!
—¡No, ya es tarde...!
—¡¡ESTÁ DENTRO!!



—Cristina, ¿y ahora qué hacemos?
—¡Lo primero, contar si estamos todos!
—Uno, dos, tres, cuatro... Uno, dos, tres, cuatro...
—¡Dos cuatros!
—¡Ay, dios, se ha comido a uno!
—¡No, a dos!
—¡Imposible, está a régimen!
—Ya, él sí, pero ELLA quizás no.
—¿Ella? ¿Quién? ¿Esp...?
—¡CALLA, INSENSATO, JAMÁS DECIMOS SU NOMBRE!
—¡Shhh!
—¡Vamos a morir todos, vamos a morir todos!

Labels: , ,

Thursday, April 16, 2015

QxF7, reina come peón

—¡ESCLAVO!
—¿Sí? ¿Qué desea, Su Magnificencia Imperial?
—¡Todo va mal! ¡La Coca Cola va mal! ¡El Madrí va mal! ¡Necesitamos una de esas COSAS del ajedrez!
—¿Una reina?
—¡No seas bruto, de eso tenemos dos! ¡Lo otro!
—¿Un gámbito?
—¡Se dice gambito, so iletrado! ¡Los jóvenes salís cada vez peor del PREU!
—Pero, Señoría, que yo tengo cinco años más que Vuecencia.
—¡Paparruchas! ¡Deja de contradecirme y piensa! ¡Ajedrez!
—Peón, dama, torre, enroque, escaque, salida, sacrificio...
—¡Sacrificio! ¡Necesitamos un sacrificio! ¡Eso es!
—Sí, Excelencia.
—¿Todavía podemos arrancarle el corazón a los súbditos o ya no?
—Depende, Magnus Magister, ¿en público o en privado? En público no se puede.
—¡MALDICIÓN! ¡ESTOY RODEADO DE MODERNOS! ¡PUES PIENSA ALGO!
—Desde luego, Su Profundidad.
—¿No tenemos a nadie de quien podamos prescindir porque ya no nos sirva de nada?
—Se me ocurre alguien, Sumo Lepidóptero, ¿procedo?
—¡Haz lo que haga falta! ¡Y que el Madrí gane la semana que viene! ¡Y desaparece!
—A sus pies, Monseñor.




—¿Se puede, Dios-Emperador?
—¿Qué quieres, insecto?
—¡Todo solucionado!
—¿Cuánto hemos ganado y por qué el Marca no dice nada?
—No, Mi Señor, eso es la semana que viene. Hablo de lo otro.
—Ah, sí, excelente. Ya puedes desaparecer. ¡Y corriendo!
—¿Desea Su Malignidad que lo ayude con Su Viril Excitación?
—¡Por dios santo, no!
—Gracias, Sumo Apéndice.

Labels: ,