cabecera

Miscelánea.

Monday, January 19, 2015

Agente Carter y el café

La Agente Carter, tras unos años en primera línea durante la segunda guerra mundial, vuelve a su país y se incorpora a una división de inteligencia estatal donde absolutamente todos los agentes son hombres. El país sólo necesita reproductoras y se entiende que las mujeres, pobrecillas, sólo necesitan un trabajo de baja responsabilidad, y eso sólo mientras permanezcan solteras (¡situación que hay que remediar cuanto antes!).

Cada día Carter se viste, acude a su oficina y recibe las tareas de administración que nadie quiere hacer. Entre la máquina de escribir y los archivos siempre hay tiempo para el ninguneo, las bromitas condescendientes y el desprecio de sus compañeros.

Entonces aparece Howard Stark y vuelve su mundo del revés, afortunadamente para ella, implicándola en un caso de espionaje industrial, un robo de material ultrasecreto, algunos asesinatos, seguramente una conspiración mundial y quién sabe si una invasión alienígena.

Pero en su trabajo sigue siendo invisible.



Así que, aunque sus compañeros también estén investigando el caso relacionado con Howard Stark, ella no está invitada a participar en las pesquisas. Es en este contexto de machismo institucionalizado en el que ocurre una escena que no puede ser más maravillosa y que paso a contar a continuación.

En una oficina el Jefe y uno de los Agentes se reúnen para hablar sobre las pistas que tienen sobre Stark. La oficina está cerrada y Carter está fuera, en su mesa, obviamente sin permiso para entrar y unirse a la conversación. Ella no es un agente asignado al caso así que no tiene nada que hacer alli, aunque sí que necesita saber lo que dicen.

Entonces hace café, lo pone en una bandeja, asume completamente su estatus oficioso de Objeto Invisible y entra en la oficina sin pedir permiso, poniéndose a servir a sus colegas como si fuera lo más normal del mundo. (Primer momento maravilloso). Ellos, mientras, cuentan todo lo que saben del asunto sin percatarse de su presencia. (Segundo momento maravilloso).

Pasados unos segundos el jefe repara en que ella está allí. ¡En una conversación supuestamente secreta! ¡Y podría escucharlo todo! ¿Y qué hace entonces...? ¡Bromea con ella, diciéndole que podría escucharles y aprender algo de ellos! (Tercer momento maravilloso).

Ella responde de cualquier modo, coge su bandejita y sale de allí, con su victoria y su reluciente información.

Muy fan de la época, la retro-ciencia-ficción, la ropa, los coches y todo lo que es el background a la serie. El tono no tiene nada que ver con Agents of SHIELD, la otra serie de la factoría de Marvel, por lo que son difícilmente comparables, pero Carter es más sólida.

Labels: ,

Saturday, December 27, 2014

¡FUSIÓN!

Labels: ,

Friday, December 19, 2014

St Vincent, El Hobbit (3), Filth, Magia a la luz de la Luna, Mortadelo, Sinsajo, Marco Polo, Pequeños Abogados Asesinos, Ascension y Librarians

Se me han acumulado demasiadas reseñitas, soy lo peor. Empiezo por las peliculas:

St Vincent cuenta la relación de un niño un poco perdido con su vecino, un gruñón entrañable que interpreta Bill Murray. La estructura y lo que sucede son perfectamente previsibles pero funcionan. El jubilado es insoportable, maniático, fumador, jugador, desvergonzado y asocial. El niño necesita una figura paternal. Se conocen, se repelen, se aprecian, pasan cosas juntos. Cosas algo cafres, divertidas, un poco tristes... Y al final todo es estupendo, como debe ser, razonablemente ñoño, bonito y feliz.

La más navideña de las películas de la cartelera, pero sin esas cosas asquerosas que tiene la navidad (regalos, papanoeles, renos, reuniones familiares, grandes almacenes, luces, nevadas románticas, besos en fin de año, oropel, muérdago, reyes magos, belenes, felicidad forzada y demás). A mí me ha encantado.

El Hobbit: la batalla de los cinco ejércitos es el esperadísimo final de una trilogia que sólo daba para 180 minutos de metraje y en la que Jackson ha metido tanta paja propia como escenas que más que leerlas las habíamos imaginado, porque Tolkien apenas las había narrado de pasada. Así, junto a la historia central (¡Bilbo viaja con unos enanos, habla con un dragón, soluciona un incidente diplomático y vuelve a casa!) se añaden una historia de amor muy muy mal llevada, un montón de humanos con vidas propias y los sucesos de Dol Guldur. Lo primero, un lastre, dejando en evidencia el (nulo) tino del director. Lo segundo no aporta nada. Lo último, demasiado detallado, se nota que Jackson rodaría el Silmarillion si pudiera.

Me dan unas ganas locas de coger las tres películas, abrirlas con un programa de edición y cortar TODO lo que creo que SOBRA. Hay buenos momentos pero están ahogados en un mar de relleno. [1]

Filth, protagonizada por James McAvoy, es un relato sucio, sórdido, autodestructivo y grimoso de un policía que está inmerso en un mar de mierda sin fondo. Es de esas películas que te roban el alma y las ganas de vivir (caso de tenerlas), pero que no es suficientemente interesante como para recomendar. Una curiosidad.

Magia a la luz de la Luna es una película de Woody Allen que bien podría haber dirigido cualquier otro ser humano. Es blandita, agradable y simpática. Quizás no sea gran cosa pero transcurre en la campiña francesa durante los años veinte y la protagonizan Colin Firth y Emma Stone, motivos más que suficientes para pasárselo bien sin pensar demasiado.

Mortadelo y Filemón es una perfecta adaptación de los tebeos y de su humor gamberro, deslucido y chusco. Si la hubiese visto con diez años habría sido tan feliz que la habría buscado en VHS y habría quemado el vídeo. A estas alturas, sin embargo, apenas la veo con simpatía y algo de hastío por esas bromas que dejaron de hacerme gracia hace tanto tiempo. (De hecho, lo que más me divierte son los aportes de Fesser, como esa musiquilla impagable de Julio Iglesias).

Si aún es fan de los tebeos no puede perdérsela.



Sinsajo (primera parte) cuenta el inicio de la revolución contra el establishment que ya se apuntó en la segunda película de la saga. Ya no hay juegos, luces ni pretensión de normalidad: ha estallado una guerra civil en la que la protagonista juega un papel vital como icono viviente de los rebeldes. Lamentablemente, la chiquilla es idiota: ni se sentía demasiado oprimida antes de ser llevada a los Juegos, ni aprendió a odiar a su enemigos mientras intentaban matarla ni desarrolló una conciencia política después de vencerlos. Ella sólo quiere que la dejen en paz.

Sí, claro, las cosas están mal pero ella no puede hacer nada para cambiarlas.

Entiendo perfectamente que la saga sea un éxito: su protagonista es una víctima de la sociedad que no tiene conciencia de clase y que, incluso en el peor momento, siempre firmaría que todo volviese al tranquilo pasmo anterior. ¿Quién necesita libertad mientras tenga a su familia unida y un medio de subsistencia? Nadie, desde luego.

Y ahora vamos con las series:

Con Marco Polo me lo he pasado teta. Diez capítulos de intrigas palaciegas, combates, asaltos, traiciones, princesas, asesinatos, amistad y torturas en mitad de la corte de Kublai Khan, con Marco haciendo de testigo de una época maravillosa en la que igual podía matarte un chino que un indio, un mongol, un persa o un árabe.

Y sale un monje ciego que enseña kung fu.

Cuánta felicidad.

Los Pequeños Abogados Asesinos son unos estudiantes que trabajan para una profesora y abogada de éxito en sus casos. Lamentablemente algo sale mal en algún momento de la temporada y por accidente se ven con un cadáver entre manos que deben hacer desaparecer. Capítulo a capítulo la historia irá de atrás hacia adelante para irnos mostrando qué ha pasado, quién ha muerto, por qué están ellos implicados y, desde luego, quién se acuesta con quién, siguiendo esa maravillosa tradición televisiva que mezcla los chismorreos con cualquier otro género. Muy divertida.

En España ya la están echando doblada y, para variar, han traducido fatal su título orginal.

Ascension es un proyecto secreto de los EEUU, que durante la administración Kennedy decidió meter a seiscientos colonos en una nave inmensa en dirección a Próxima Centauri. Tras cincuenta años de viaje (justo a mitad de camino) ocurre un primer asesinato a bordo y de pronto los sucesos se disparan. Interesante y curiosa, sólo por la estética espacial-sesentera ya marece la pena verla.

Acabo de ver la apoteósica tercera parte y no aplaudo porque me muero de sueño. Obligatoria.

Librarians es espantosa, mala y vergonzante. Lo explico: un irritante Doctor Who Wannabe es El Bibliotecario encargado de investigar, buscar y conseguir todos los objetos mágicos diseminados por el planeta. Para ello cuenta con una base de operaciones multidimensional (es más grande por dentro que por fuera), un sistema de teletransporte algo errático y una espadada mítica que se comporta como un perrito. En su primera misión se hace con unos compannions a los que pasará parcialmente el testigo de su trabajo. También se echa novia o algo así, acabando la primera historia con el beso más anticlimático, inesperado y carente de química de toda la historia de la televisión.

Seguramente hay mil guiños que no he pillado de lo ofuscado que estaba viéndola. Merecen todos la muerte. Muchas veces. De forma dolorosa.


[1] Cruce de ideas locas: que Peter Jackson rodara una adaptación en imagen real de Naruto. Cada capítulo de veinte minutos del anime serían dos horas y media de película. Multipliquen.

Labels: , ,

Wednesday, December 10, 2014

Éxodo

Éxodo es probablemente la mejor película de Ridley Scott.

Como quizás alguien no conozca la historia, la resumo: Moisés, príncipe de Egipto, descubre que es adoptado y, peor aún, hijo de esclavos hebreos. Enfrentado a su primo y heredero, es exiliado de su tierra. Cruza entonces el desierto y conoce mujer, se hace pastor y vive una vida alegre y despreocupada rodeado de árabes y de cabras, donde cada día es mejor que el anterior y nada puede ir mal.

Hasta que tiene un pequeño percance (es atacado por una montaña sagrada) y se le aparece Dios: lo peor que le puede ocurrir a un ateo reconocido. Como las desgracias nunca ocurren solas, Dios le pide que vuelva a cruzar el desierto y salve de su esclavitud a su pueblo.

—Alguien tiene que ir a liberar a alguien.
—Qué bonito día hace, ¿verdad?
—Alguien pasa de su pueblo.
—Mira qué vistas hay desde aquí.
—Alguien debería organizar una revuelta.
—Buff, mi espalda está fatal, creo que tengo reúma.
—Alguien tendrá que enfrentarse al faraón.
—Está bien, está bien, iré yo. ¿Me darás superpoderes?
—Ni hablar.




Pese a las dudas y a la franca oposición de su familia Moisés vuelve a su patria, organiza una guerrilla terrorista y empieza a hostigar al estado opresor: ataca a las fuerzas armadas, quema reservas de grano, hunde barcos... Es un plan a largo plazo que Dios no ve nada claro.

—¡Esto va a llevar mucho tiempo!
—¿Quién es aquí el general?
—¡No pienso esperar una generación!
—¡Has esperado cuatrocientos años!
—¡Estaba ocupado escondiendo fósiles de dinosaurios por todas partes!
—¡Excusas! ¡Ya no me guías como antes!
—¡Te has ligado a María Valverde!
—¿Has visto qué nariz tiene?
—ME ENCANTA.
—LO SÉ.


Impaciente, Dios decide desencadenar una serie de plagas para acelerar el proceso. Ramsés, sin embargo, resiste. ¡Cualquiera puede tener un año malo!

—¡No se rinden!
—Es mi primo, el hijo de la Josefina, te dije que era un cabezón.
—¡Se va a cagar!
—Yo creo que es mejor hacer una consulta.
—¡He oído cómo te amenazaba!
—Es que está sometido a mucha tensión.
—¡Nadie amenaza a MI heraldo!
—¿Tú has visto las pústulas que tienen todos? Pobrecillos.
—¡Nadie me lleva la contraria!
—Yo creo que unos años más de plagas y ceden.
—¡VOY A MATAR A TODOS SUS PRIMOGÉNITOS!
—¿Dónde vas, loco? Conmigo no cuentes.
—¡ME BEBERÉ SU SANGRE!
—Yo paso, avísame cuando lleguemos a Canaán.
—¡HARÉ PIS EN SUS CRÁNEOS PUTREFACTOS!
—Bravo, ya me has jodido la cena, otra vez.


Mueren entonces los primeros nacidos entre los egipcios y el Faraón, roto como una muñeca de porcelana usada para cascar nueces, manda a los esclavos hebreos a hacer puñetas, cosa que éstos hacen sin mayor dilación. Moisés sigue entonces el camino de su anterior exilio, que tiene tres ventajas fundamentales respecto a un itinerario más corto y rápido siguiendo la costa mediterránea: 1) se llega antes a la frontera; 2) abunda en interesantes vistas del desierto del Sinaí; 3) exige cruzar el Mar Rojo andando; 4) exige cruzar entera Arabia; 5) pasa por casa de Moisés, donde Séfora lleva un año largo esperándolo, probablemente de mal humor.

A los pocos días de partir Ramsés tiene una epifanía y decide perseguir y matar a todos los judíos. Le sale todo mal.

Tras escapar del faraón el pueblo elegido marcha festivo, celebrando cada momento como si Canaán estuviera a la vuelta de la esquina (no saben el rodeo que están dando). Dios, por su parte, observa que son proclives a adorar al primer ungulado que se les cruza en el camino, por lo que echa una miradita reprobadora a su líder, pone un mohín de niño caprichoso de nueve años, lleva a Moisés a una cueva y lo invita a un té.

—Ahí tienes: piedra y cincel. ¿Sabes usarlos?
—Muy bien, lo que se dice muy bien, pues no.
—¿¿Pero qué educación te han dado en palacio??
—Pues hablo un celta bastante decente, esquío fenomenal, cazo, bailo...
—Está bien, NO PASA NADA. De todos modos, casi nadie sabe leer.
—Eso decía yo siempre. Bueno, déjame probar.
—Primer mandamiento: "HARÉIS PIS EN LOS CRÁNEOS PUTREFACTOS DE VUESTROS ENEMIGOS".
—"Amarás a Dios sobre todas las cosas".
—Segundo: "NADIE PODRÁ DESPERTARME PARA TONTADAS".
—"No tomarás el nombre de Dios en vano".
—Tercero: "CELEBRARÁS ORGÍAS CADA TRES DÍAS EN INVIERNO Y CADA DOS EN VERANO".
—"Santificarás las fiestas".
—Oye, me lo estás cambiando todo.
—Es que te falta estilo.


Los días pasan y los hebreos siguen andando. Pasan meses. Pasan años. Pasan lustros y Canaán sigue sin aparecer por ninguna parte. Moisés conduce el carro que lleva el Arca de la Alianza. Dios se le aparece de vez en cuando y le guiña un ojo.

Ahí acaba la película. Qué buenísima es, no os la podéis perder. ¡Qué gran guión, qué montaje, qué sutileza, qué diestra disección de los personajes, qué medios planos tan logrados, qué tsunami!

Labels: ,

Monday, December 8, 2014

Última jugada para dummies



Labels: , ,