cabecera

Miscelánea.

Thursday, July 24, 2014

Más monos, The Strain, Fútbol y cositas de Marvel

Una película, una serie y tebeos varios.

El amanecer del planeta de los simios continúa la película anterior donde se quedó: mientras un virus está aniquilando a la humanidad sin remedio, los simios mutados viven una paz neolítica en los bosques de California, retirados de todo contacto con sus antiguos captores. Tras unos años de tranquilidad un grupo de supervivientes humanos reagrupado en San Francisco decide acercarse a terreno simio para intentar reactivar una estación hidroeléctrica que les permita mantener su estilo de vida.

A partir de ahí, todo sucede con demasiada calma y dentro de unos parámetros absolutamente previsibles.

La mayoría de simios quiere liquidar a los humanos como la plaga que son. La mayoría de humanos quiere exterminar a los simios simplemente porque son distintos. Unos pocos simios y unos pocos humanos intentarán que haya paz y, evidentemente, fracasarán porque no se puede luchar contra la estupidez cuando se junta con el número.

Por en medio, algunas escenas entrañables llenas de buenos sentimientos, y otras muy necesarias, con chimpancés montando a caballo llevando fusiles de asalto y disparando a gente.

Bien pero sin alardes, mucho menos redonda que la anterior.

The Strain me está encantando y sólo lleva dos capítulos. Un avión sufre un incidente en su vuelo de Berlín a NY y el Centro de Enfermedades Contagiosas se hace cargo de lo que parece un ataque bioterrorista. El encargado de la investigación, el Doctor Estresado, tiene problemas para que le hagan casito ya que nadie quiere cerrar el aeropuerto, lo que provoca que se descontrole la situación.

Y la situación es que el avión transporta un vampiro superpoderoso que ha decidido quedarse Manhattan para sí.

Para los próximos capítulos adivinamos un enfrentamiento clásico entre los malos malísimos (vampiros rarunos que dan mal rollo, esencialmente) y los buenos que pasaban por allí: el Doctor Estresado (el Héroe), el Judío Errante (el Anciano), el Mazas Antiplagas (el Músculo)... Me encanta cuando los tropos están bien señalados para que nadie se pierda.

Fútbol, la novela gráfica es un tebeo muy loco que me tiene muy fascinado en estos momentos, de puro inclasificable. Santiago García y Pablo Ríos han montado una historia que oscila entre el ¿falso? documental, los marcianos, la nostalgia, el fútbol propiamente dicho y la teoría de juegos. Cualquier persona normal a la que le encanten a la vez las matemáticas, el fútbol, los alienígenas y los tebeos debería hacerse con un ejemplar. Seguro que hay millones ahí fuera.

Editada por Astiberri, por si lo quieren buscar.



Y ahora un par de apuntes sobre Marvel:

Desde que soy ñajo llevo leyendo tebeos de superhéroes y es rarísimo que coincidan más de dos buenas series a la vez. No hablo de obras maestras del género, ojo, sino de tebeos notables que no den vergüenza ajena, estén escritos y dibujados con cariño, sean divertidos y tengan algo original que aportar. En estos últimos dos años, además del excelente Hawkeye de Fraction, Aja y Hollingsworth, estoy siguiendo con mucha atención las colaboraciones de Allred con la editorial. Si hace unos meses estaba con Future Foundation (con Fraction) y era todo un amor, ahora está con Silver Surfer (junto a Slott) y lo mismo.

Por cierto que Hawkeye ha logrado calar y ya ha salido al menos otra colección con un tono similar, desenfadado, lúdico y de aventuras, que entierra por fin toda esa seriedad postiza que llevan soportando los lectores desde hace veinte años (algunas modas son eternas). El tebeo en cuestión es Secret Avengers y tiene de avenger lo que una patata tiene de marine espacial. Lo realizan Ales Kot y Michael Walsh y está protagonizado por la plantilla de agentes de SHIELD con la incorporación de MODOK (lagrimita nostálgica aquí), Spiderwoman, Hawkeye y la Viuda Negra.

MODOK es amor. No, perdón, AMOR.

Además de estos tebeos, dos más.

The Superior Foes of Spiderman es un tebeo de Steve Lieber y Nick Spencer con el que no paro de reírme. Está protagonizado por algunos de los secundarios más antiguos, inútiles y kitsch del trepamuros, quienes se dedican a hacer villanías de la forma más torpe posible, traicionándose unos a otros, mintiéndose, robándose y dejándose en la estacada en cada ocasión, mientras intentan pagar sus deudas con los capos mafiosos, esquivar a los superhéroes y, si se puede, ligar con alguna camarera.

Muy maravilloso, aunque quizás exija conocer bien los bajos fondos de la editorial para disfrutar al máximo del tebeo. Me apunto mentalmente al guionista para futuras frikilecturas.

Racket Racoon, por contra, está protagonizado por un personaje mucho más periférico de Marvel, que se va a hacer muy famoso con la inminente película de Los guardianes de la galaxia. El tebeo acaba de arrancar y sólo lleva un número pero el dibujo es espectacular y la historia promete alocadas aventuras espaciales, repletas de monstruos feos, armas gigantes, chicas malas y colorines, miles de colorines. Muy fan.

PS: He intentado ver Matador, una serie sobre un espía secreto que en la vida real es un jugador de fútbol, pero no he podido ver ni dos minutos seguidos. Qué espanto.

Labels: , , ,

Tuesday, July 22, 2014

Exaltación del terrorismo

Labels: , ,

Monday, July 14, 2014

El nuevo PSOE

Cuando, pasado el tiempo, miremos atrás y recordemos este mes de julio de temperaturas bobas y decretos-ley tiroteados quizás alguno recuerde que hubo algo más aburrido que el mundial de fútbol de Brasil: ese debate entre los candidatos a la secretaría general del PSOE donde ninguno tenía intención de alejarse más de dos milímetros de la Hoja de Ruta del partido.



Nadie recordará a Madina moviendo los bracitos como un teleñeco empollón al que han aconsejado mal, a Tapias insistiendo en que él no quiere ser candidato a la presidencia ni a Sánchez repitiendo machaconamente "federal". Quienes intentamos ver ese acto absurdo sólo recordaremos que no había apenas diferencia entre lo que decía uno y lo que decía otro. No debatían sino que se mostraban al comprador. Mirad qué guapo y centrista soy, parezco un joven Suárez. Fijaos qué seriedad y qué honradez, nadie votará en mi contra jamás. Atentos a mi izquierdismo clásico pero esperanzante y renovador.

No tengo nada en contra de los concursos de Misses pero eché de menos el desfile en bikini y que alguien les preguntara a los candidatos qué saben de Rusia.

Quizás la próxima vez.

Labels: , ,

Tuesday, July 8, 2014

Dominion, Flash, Constantine

Hoy toca hablar de series.

Dominion es una especie de secuela de Legion, esa horromaravillosa película en la que Dios se aburre de los humanos y decide acabar con ellos. La continuidad entre la película y la serie salta un poco por los aires pero no importa porque han pasado veinte años entre ambas, así que cualquier agujero puede rellenarse con "Dios cambió de idea", "hubo una guerra nucelar", "se acabaron las reservas de diazepam del Arcangel Gabriel" o "los humanos no son gente de fiar". Al menos eso deben de pensar los guionistas.

La historia es tontísima. Los actores son de palo. No tiene ni pies ni cabeza. Es espantosa. Ni se acerquen.

No sé si es justo decir que Flash es un spin-off de Arrow, pero creo que diciendo eso ya adelanto lo que es el tono, la producción y todo lo que pueden esperar de la serie. El primer capítulo es un poquitín demasiado ninguno y no presenta ningún villano carismático al que adorar, pero el protagonista es majete y el traje no da vergüenza ajena.



Señalo dos pegas.

Una. Flash tiene un grupo de apoyo de empollones que lo van a ayudar a desfacer entuertos y que a cambio van a complicarle la vida. Es decir, como en la serie madre. ¿Qué ha sido del Héroe Solitario? ¿Qué ha sido de las identidades secretas-de-verdad? ¿Seguro que no hay otra manera de dotar al personaje de secundarios medio interesantes?

Dos. Han caído en el viejo error de las adaptaciones superheroicas recientes: la serie empieza con un EVENTO EXTRAÑO que da lugar a varios seres superpoderosos que iremos viendo poco a poco. Esto da mucha tranquilidad a los productores cuya suspensión de la incredulidad está averiada pero hace que las historias tiendan a parecerse demasiado (a menos que hagas Misfits, desde luego). Llamadme friki pero preferiría que cada villano fuese de su padre y de su madre.

La serie empieza en otoño. Ya veremos cómo sigue.

Constantine es, en relación a la película homónima protagonizada por Keanu Reeves, una obra maestra. Aunque no es del todo fiel a los tebeos al menos sí los respeta lo suficiente para que el personaje y su mundo sean reconocibles. Constantine fuma (fuera de cámara), se mete en líos, deja cadáveres a su paso y es un poco cabroncete. No es tan cínico ni hijo de puta como debería pero imagino que de algún modo había que vender la serie.

Peor pinta el nuevo relanzamiento del tebeo y nadie dice nada.

Podría llegar a ser una serie muy divertida si pulieran algunos detalles del protagonista y no americanizasen demasiado las historias. Hacer las cosas bien exige voluntad, pasta y, como decían los chicos de The Wire, pasar olímpicamente del espectador medio. A ver si hay suerte.

Muy mal tendrán que hacerlo para que no la siga el menda lerenda.

Labels: ,

Thursday, July 3, 2014

PeT nº 264 (el mundial)

Labels: