cabecera

Miscelánea.

Tuesday, September 16, 2014

PeT nº 267 (basado en hechos reales)

Labels:

Thursday, September 11, 2014

Un poco de cine veraniego

A estas alturas no voy a descubrir a nadie Los Guardianes de la Galaxia, el éxito felizmente descerebrado del año y una pequeña muestra de lo que puede dar de sí la space-opera cuando hay ganas de divertirse y un montón de pasta que gastar. Los personajes, un puñado de secundarios de Marvel que ahora ya no lo son (gracias a la magia del capitalismo ya hay varias colecciones centradas en ellos), se pasean por el espacio sideral, se meten en líos y salvan al universo. Es decir, la típica historia, a la que hay que añadir un montón de bichos raros, miles de colorines, malos ominosos y subtramas familiares que proponen varias películas más.

Los más frikis se lo pasarán como enanos contando guiños y los menos pensarán que ya podría George Lucas haberle dado a estos tíos los mandos de Star Wars.

Marvel este año ha tocado techo con la segunda película del Capitán América y ésta. Bien por ellos.

Chef es la mejor telepromoción de twitter que se haya hecho jamás. Además de eso, poco más: escenas culinarias, problemillas paternofiliares, colegueo de fogón, spanglish, un guión raspado y un elenco bastante simpático de actores.

Si El niño, de Daniel Monzón, no está a la altura de Celda 211 es por un único motivo: no hay ningún personaje que haga sombra al mítico Malamadre de Luis Tosar. El resto, ya sea guión, ritmo, actores o producción, perfecto. Quizás el protagonista es quien menos tablas tiene, obstáculo que Monzón salva con unas instrucciones muy sencillas: "no hagas nada, mira hacia el horizonte y deja que hablen los demás".

La historia es sencilla: hay unos pringados que empiezan a trapichear con polen de hachís (los chavales protagonistas), un par de bandas organizadas que ya trabajan en la zona y un montón de policías, la mayoría quemados, que intenta realizar su trabajo sin que les corten la cabeza una mañana cualquiera. Los chavales se lo juegan todo, las mafias son máquinas de devorar gente, la policía está capada.

Muy divertida y recomendable.

Ojo a los bárbaros: las primeras conversaciones entre gaditanos están a un pelo de necesitar subtítulos. Pero tranquilos, sólo se tarda unos minutos en ajustar el oído.

Lucy es una mezcla de tebeo europeo chusco de los ochenta, Nikita, Phenomenon y Carrie. Si todavía no ha salido corriendo quizás pueda pasar la tarde viéndola sin sufrir un ataque de ira homicida. Por supuesto yo me lo pasé teta, asumiendo desde inicio que la jerga pseudocientífica iba a ser una majadería y que la gracia de la película estaba en ver hasta dónde iban a llegar los guionistas con los superpoderes de Lucy.

Un despropósito absoluto. Sólo para pirados.

Cómo entrenar tu dragón II es una castaña insufrible de proporciones gargantuescas. Si en la primera película el protagonista era un chaval alegre con unos colegas divertidos y un padre gruñón pero entrañable, en esta entrega se ha transformado en un adolescente (de veinte virginales años) con intensismos absurdos (producidos por la falta de sexo) y una madre jipi e iluminada a la que no hay quien soporte, por mucho que intente hacer monerías con sus dragones.

Lo único de la película que es divertido son los berzas de los colegas y su triángulo choniamoroso, los enloquecidos dragones y la vieja de los gatos. Pero eso no basta para pagar una entrada de cine. Muy mala. Olviden que existe.

Begin again es una peliculita sobre una chica que compone canciones y un productor musical en horas bajísimas (con los sempiternos problemas familiares) que se conocen, trabajan juntos y logran salir adelante, convirtiéndose en mejores personas en el proceso. Es decir, una castaña. Ni con un palo.



Amigos de más es una comedia romántica canadiense con una pareja de protagonistas alejados del canon de belleza habitual. No son altos ni guapísimos (aunque Radcliffe es feo y cabezón siempre mientras que Zoe Kazan es adorable), tampoco son ambiciosos ni carismáticos. Son esos modernitos muy redichos, un poco irritantes, que todos conocemos y a los que queremos (no muy cerca) porque quedan muy monos en las fotos, con sus bufanditas de colores, sus chalequitos y sus libritos de Murakami.

Si no te sacan de quicio los protagonistas, divertida, aunque no aporte nada nuevo al género. Para fanes.

Jersey boys es la última película de Clint Eastwood, un biopic que cuenta el ascenso y caída de Frankie Valli & The Four Seasons, desde que eran un grupo macarrilla y bastante ninguno (con distinto nombre cada noche) hasta ser lo más de lo más en ventas, mujeres, alcohol y deudas con la mafia.

Teniendo en cuenta que los productores de la película son los dos miembros del grupo que mejor parados salen (Valli y Gaudio), pueden imaginarse que la bilis está razonablemente contenida, pero cuenta lo suficiente como para tener chicha y ser creíble.

Entretenida, a veces divertida, con una producción excelente, interesante. Además, en los créditos sale Christopher Walken bailando: Eastwood puede tomar mi dinero y huir con él.

Tampoco es que fuese a llegar demasiado lejos.

Labels: ,

Wednesday, September 10, 2014

¡El Rey ha muerto! ¡Viva el Rey!

Labels: , ,

Tuesday, September 9, 2014

PeT nº 266 (RRHH)

Labels:

Monday, September 8, 2014

PeT nº 265 (winter is coming)

Labels: