cabecera

Miscelánea.

Thursday, July 9, 2009

La Dictadura de la Mayoría (Batallita)

Hace miles de años esta humilde persona tenía un puesto destacado en el departamento de una facultad española. Concretamente era el peón del rey de negras. Un puesto lo que se dice destacadísimo, como decía.

El departamento era un zoo en el que alguien había dejado las jaulas abiertas y al que los visitantes ocasionales iban a ser devorados. No había ningún oso, ya que esto no es un recuerdo de John Irving, pero sí había una nutrida representación de casi cualquier alimaña imaginable.

Dicho así suena un poco horrible, pero visto con cierta distancia (emocional, intelectual, que no necesariamente física) aquello era realmente divertido, especialmente cuando se organizaban reuniones en las que se hacía el paripé de que se estaba decidiendo o informando de algo.

Obviamente el departamento estaba bien organizado en grupos y comidillas, así que todo el pescado estaba bien vendido antes de llegar a la lonja. Pero había que reunirse porque, ya se sabe, es un órgano democrático de participación, etc, etc.

En una de esas reuniones el Sr Ilustrísimo Don Jefe De Departamento tuvo una pelotera con un Insigne Investigador. Éste acabó yéndose de la sala en mitad de una bonita discusión, por lo que su antagonista lo mandó a enemarse (¡no recuerdo las palabras exactas!) según el primero salía por la puerta.

Nadie dijo nada. Entonces. Pero para algo creó Dios las cafeterías.

En la siguiente reunión se sacó a debate, en Ruegos Y Preguntas, ese asuntillo de los insultos a un compañero de profesión en mitad de una reunión oficial, lo que podía devenir en algún tipo de recriminición oficial al insultante. Desafortunadamente había pasado tanto-tanto-tanto tiempo que el Sr Ilustrísimo Don Jefe De Departamento había olvidado todo el incidente. Más aún, recordaba perfectamente que él no había dicho nada de malos modos...

Pero que, en su magnificencia, para evitar una discusión sin duda improductiva entre ambos, permitiría votar acerca del asunto.

-¿Votar? ¿Cómo vamos a votar acerca de si algo es verdad o es mentira?
-Pues claro, que para eso esto es una democracia. Aquí se vota todo.
-Pero...
-Nada, nada. A ver, vamos a votarlo a mano alzada.
-Bueno, me gustaría objetar dicho método, que bien siendo como es el más rápido tiene la pega de no permitir una votación secreta, auténtico garante de la verdadera democracia.
-Sí, sí, pero aquí mando yo y esto es más rápido.
-...
-A ver, que levanten la mano los que crean que yo mandé al Insigne Investigador a tomar por... Ah, muy bien, qué pocas manos... Y ahora, veamos, los que crean que yo tengo razón diga lo que diga que para eso soy su jefe directo y por algo aún existen las clases. Oh, magnífico, no creo que haga falta ni contar. Asunto cerrado.
-Pero...
-¡Asunto cerrado!



Mi memoria me falla un poco, así que ahora mismo no sé si los cánticos de "¡Oleee, Manoloo, oleee!", "¡Campeeooonesss, campeeeeoooneeesss, oé oé oé!" y "¡Así, así, así gana el Madrid!" fueron en aquella reunión o lo he soñado.

Qué más da.

Labels: ,

6 Comments:

At 09 July, 2009 13:31 , Blogger Kalitro said...

Por eso mismo es necesaria una ley de la Memoria Histórica.

 
At 09 July, 2009 14:14 , Blogger ca_in said...

¿El monito pretende ser una caricatura del Sr Ilustrísimo Don Jefe De Departamento, ó de cierto político?

 
At 09 July, 2009 15:06 , Blogger Efe Morningstar said...

Caín, mi lema es: "nada de política jamás".

La semana que viene igual lo cambio, eso sí.

Kali, tú eres un provocador y un jevi de ésos, lo presiento.

 
At 10 July, 2009 11:06 , Anonymous Bernardo said...

Vaya, ¿Y como es que te acuerdas ahora de eso?

Me has hecho recordar un caso parecido que ocurrió en una reunión de mi departamento.

Acababa de entrar de director un profesor bastante crudo en temas políticos y había una aspirante a profesora que se habia quedado fuera de un concurso.

No recuerdo muy bien el tema, dicha aspirante quería vacilarle al tierno director votando si éste había dicho o no algo en la reunión anterior.

Yo comenté algo de que eso no se podía hacer, pero el resto no pareció echarme mucha cuenta.

Totalmente kafkiano, vaya

 
At 10 July, 2009 21:43 , Blogger Efe Morningstar said...

Bernardo, no es que lo recuerde ahora, es que nunca lo he olvidado. Y, esteee, algo me lo ha traído a la cabeza.

Err, no sé qué. Pero sí, vaya, los departamentos son una risa.

 
At 11 July, 2009 13:49 , Blogger Er-Murazor said...

Bastante parecido a los claustros de profes, realmente. ¿A ti no te ha pasado nunca eso de "vamos a votar", "no, eso no se vota", "bueno, vamos a votar si votamos"?

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home