cabecera

Miscelánea.

Wednesday, September 30, 2009

Directores Mundi

Hace miles de años, en la Prehistoria de la Educación en España, los directores eran elegidos democráticamente por sus compañeros profesores. Una vez elegido, el director nombraba al equipo directivo. Aunque no era imperativo, las buenas maneras aconsejaban a los candidatos hacer público qué colaboradores pensaba nombrar en caso de ser elegido. De este modo los profesores votaban tanto a su director como, indirectamente, al jefe de estudios y al secretario. (1)

Actualmente, no sólo el director ha perdido poder de mando en favor del consejo escolar, sino que el mismo proceso de elección ha cambiado ligeramente.



Para empezar, cualquier profesor no puede ya ocupar el cargo. Antes bastaba con ser funcionario y tener plaza definitiva en el centro. Ahora hay que estar cualificado por la administración, para lo que es necesario hacer un curso. (2)

Ni que decir tiene que casi nadie lo hace. Si antes en un centro con cincuenta profesores había unos treinta candidatos potenciales, de los que salían tres o cuatro que se presentaban finalmente a las elecciones, ahora en ese mismo centro apenas hay uno o dos profesores cualificados para ser director. En ocasiones, de hecho, no hay ninguno. (3)

El curso, si uno tiene maldad, se puede ver como un filtro, una traba que pone la Malvada Administración, una forma de aleccionar y formar.

Otra diferencia importante respecto al sistema antiguo es el sistema de elección. Si un profesor se postula como candidato debe llevar con él un proyecto de centro de la mano, que el consejo escolar evaluará y que tendrá en cuenta a la hora de elegir al director. Es decir, que el director ya no es elegido por los profesores sino por el consejo escolar.

El proyecto de centro es un mamotreto, claro. Como sería pesado que todos tuvieran que leerlo, la elección no recae en todos los miembros del consejo, sino en una subsección del mismo formada por profesores, padres, alumnos y personal de administración y servicios.

¿Creen Vds. que los alumnos, para empezar, están mínimamente capacitados para evaluar nada..? Mi experiencia me dice que no saben leer. Y puedo imaginar que el proyecto de centro no es precisamente literatura juvenil... ¿En qué cabeza cabe dar poder de decisión a quien no tiene la capacidad de decidir nada?

En la cabeza de la Adminstración, claro.

No se preocupen, es bien sabido que hecha la ley, hecha la trampa. Son los propios directivos y los padres quienes hacen campaña para colocar a sus hijos en el consejo escolar, así que éstos no tienen que evaluar nada. Si un hombre es un voto, un hombre con un hijo son dos votos. (4)

Formalmente, con el cambio de sistema los directores ya no representan a los profesores frente a la administración, ya que ese papel recae en sus representantes en el consejo escolar, sino que juegan un papel de bisagra entre el centro y la consejería de educación. En algunos casos tiran más para un lado, en otros casos para otro, pero se pueden figurar que nadie muerde la mano que le da de comer:

Los directores son ahora los representantes de la administración en los centros. (5)

Lo que es una labor muy poco simpática para nadie, ya que la mayoría de mis compañeros y yo mismo opinamos que el sistema educativo es una memez repleta de burocracia, con unos objetivos mal planteados, carente de presupuesto y con mentalidad de guardería para niños y adolescentes. Comprenderan que no queramos saber nada de las luminarias que organizan y mantienen esa maquinaria de despropósitos.

Leo en El País, sin embargo, que hay quienes están sorprendidos de que nadie quiera dirigir los centros. Y dan algunos motivos absolutamente ridículos: el sueldo, la responsabilidad, el horario... Como si eso hubiese variado algo en treinta años. Tímidamente desliza el artículo los comentarios de algunos directores poco contentos con algunas cosas, menos mal. Pero, como siempre, la Administración ve la paja en ojo ajeno.

Y el sistema, como siempre, intocable.

Al final se acabará formando un cuerpo específico de directores, sin docencia, elegido desde fuera de los centros a dedo. Al tiempo. Y ni siquiera nos quejaremos mucho: así, al menos, nadie tendrá que vender el alma por un plato de lentejas.

(1) También puede haber un vicedirector y varios jefes de estudio adjuntos, si el centro es grande.
(2) Debido a manías personales, me cuesta tener simpatía por alguien que ha hecho un curso específico para poder ser director. No sé si le pasa a mucha más gente, pero yo tengo prejuicios: no me gustan los iluminados, los ambiciosos ni los héroes; salvo en la ficción. No me fío de nadie que se postule como jefe.
(3) En este caso la Administración designa a dedo un director de fuera del centro. Un desconocido para sus compañeros. Se pueden figurar el percal; el potencial para las tensiones es fenomenal.
(4) ¡Alarma! ¡Frase maledicente!
(5) Vigilados muy de cerca por los inspectores de educación, unos señores que juegan el mismo papel que los cobradores de la mafia. Groso modo y metafóricamente hablando, claro.

PS: He olvidado agradecer a Molinos que me diese la idea de este post, enlace mediante, en los comentarios de la actualización anterior. Gracias, majeta.

Labels: ,

8 Comments:

At 30 September, 2009 20:15 , Blogger Sota said...

Uh...

Yo venía a comentar en el post de Lucy.

Comento allí, me leo esto y si veo que tal, lo comento, vale?

 
At 30 September, 2009 20:20 , Blogger Tako said...

Si un hombre es un voto, un hombre con un hijo son dos votos.

Creo que tengo una idea...

PD.- Es cuestión de tiempo, mujeres y muchos, muchos hijos.

 
At 30 September, 2009 20:59 , Blogger Efe Morningstar said...

Sota, tú a tu bolita, sin prisas. Que yo ya estoy con los monos de la siguiente actualización.

Tako, ¿no has leído "Juego de Tronos"? Hay un par de personajes que optan por esa opción y, errrr... Muy curiosos ambos.

 
At 30 September, 2009 21:03 , Blogger ca_in said...

Yo venía a añadir un comentario sobre la vaca esférica y me encontrado dos fresas... Pues no me aguanto y lo suelto.

Decías que...
Yo creo que lo más sencillo es apartar un poco la vaca, si se ve venir con cierta antelación.

Enunciemos para una futura fresa, que igual ya has escrito y estás subiendo mientras escribo esto:

Dada una vaca esférica de radio R en trayectoria de colisión con la Tierra, a velocidad V y ángulo α, enunciar tamaño, velocidad y trayectoria proporcionales con que se deberá lanzar un pepino para que este consiga desviar a la vaca de su trayectoria.

Con esa fresa en la mano, cuando se estrene la próxima película catastrofista podremos quedar como unos expertos ante el público profano.

Extra-plus: ¿A las vacas les gustan los pepinos lo suficiente como para desviarse de su camino para comérselos?

¡Ya'tá! Paso a las siguientes fresas.

LitSwD. Julian Lennon nació en 1963, Lucy O'Donnell en 1966 (aprox.según El Mundo), Lucy Richardson en 1958 (aprox.según El Mundo), y la canción fue compuesta en 1966 ó 1967. De esto se deduce que los periodistas toman dronjas, o las fuentes (de mis datos) toman dronjas, o la guardería a la que iba Julian Lennon tomaba dronjas y admitía minihumúnculos de cualquier edad. Casi mejor me quedo con la teoría de que Julian Lennon tomó LSD en la guardería y con tres tizas y un orinal fabricó un regulador de fluxo con el que pudo visitar a varias Lucys de distintas quintas.

Y para terminar, el asunto de los directores de instituto. Creo que la mejor solución es que el Ministerio nombre directores que no sean profesores, simplemente funcionarios administrativos, así todo el mundo quedaría descontento.

 
At 30 September, 2009 22:35 , Blogger Efe Morningstar said...

Caín, anoche escribí la segunda parte de "Muerte por Meteorito" y hoy he añadido una pequeña nota actualizando unos datos... Y todo eso antes de subirla, pero es que me niego a re-redactar todo de enuvo.

Lo de las Lucys es un expediente-X, está claro, y lo de los directores de instituto apunta, efectivamente a la solución que das.

Ighs.

 
At 30 September, 2009 23:12 , Blogger Er-Murazor said...

Caín, ese es el futuro. Total, las leyes de educación las hace gente que no tiene ni puta idea de lo que son las aulas, ¿por qué no hacer que las decisiones diarias las tome gente que tampoco tiene ni puta idea? Total, las leyes educativas han ido bien, ¿no?

En cuanto al post en general, estoy en desacuerdo con varios puntos del mismo. Para empezar, la evolución de la historia no ha sido exactamente como la cuentas, y para continuar, sí que hay gente que se quiere presentar a director. Tengo una demostración maravillosa de mis afirmaciones, pero este comment es demasiado estrecho para escribirla. Si tuviera un blog propio, le dedicaría un post al asunto, seguramente.

 
At 30 September, 2009 23:17 , Blogger Efe Morningstar said...

Juas. Zor, qué chungo eres.

Claro que hay gente que se presenta a director. El problema es que hay mucho menos donde elegir y que de los papables la mitad no me da muy buen rollo, no sé cómo decírtelo.

Manías mías, ya lo decía en el texto.

Ahora, venga, escríbete un post, tío vago.

 
At 01 October, 2009 10:34 , Blogger molinos said...

Efe...de nada..además fue en interés personal, soy una tía superegoista, y quería que alguien con tu labia me lo explicara.

Una estupenda fresa didáctica..cada vez me da más miedo mandar a mis princesas al colegio...

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home