cabecera

Miscelánea.

Tuesday, September 8, 2009

Quiero ser COSA de COEDUCACIÓN

Aunque llevo ya varios cursos dando clase cada año hay alguna cosilla nueva que me sorprende: una nueva parafilia practicada por los alumnos en los baños, las casi inaprensibles dietas, las zarzas burocráticas que protegen a los padres de los alumnos pero no a éstos de sus compañeros(1), las reducciones horarias de los directivos, la capacidad de algunos profesores para matar a dos de sus padres cada mes, las diferencias de sueldo entre piligüilis y patanegras, los romances primaverales, las excursiones improbables, la prestidigitación presupuestaria...

Hace un par de años descubrí que había un cargo sin cargo, un puesto sin presupuesto, un directivo sin dirección, un hombre o mujer con una misión (o con un misiona): el representante de coeducación.



Dicho cargo lo ocupa algún profesor y sus labores están perfectamente recogidas en este enlace, así que no las enunciaré, sino que simplemente comentaré la labor que yo les he visto realizar en los centros.

Voy a llamarlos coeducadores, que es una palabra preciosa.

El primer curso que noté la existencia de este cargo la coeducadora era una profesora. Esto es algo un poco tonto de explicar debido a que he sexuado gramaticalmente el cargo, pero de algún modo tengo que empezar este párrafo. Aquella coeducadora ejerció una labor implacable sobre cada texto que se atrevía a reptar por el tablón de anuncios. Cada aviso, convocatoria, anuncio, norma, artículo o documento que aparecía tenía que tener un estricto Estilo de Redacción Peripatético(2), o sea, absurdo: cada sustantivo que representase a un ser humano tenía que venir duplicado, con su correspondiente adjetivo, según cada sexo posible. Yo leía aquellos horrores desde un punto de vista literario y me alegraba de que la evolución nos hubiera conducido a una especie con sólo dos géneros. Si hubiera quince un mero anuncio para buscar compañero de piso sería la muerte.

Imaginen que hubiera cinco géneros, por ejemplo:

"Chica chupi busca chico, chique, chiqui, chicu o chica para compartir piso. Se prefiere que el chico, chique, chiqui, chicu o chica no sea fumador, fumadore, fumadori, fumadoru o fumadora. Tampoco se permiten mascotas (o mascotes, mascotos, mascotus o mascotis), especialmente gatos, gates, gatis, gatus o gatas, ya que soy alérgica. El teléfono y todos los demás datos están en el cartel de abajo. Perdonen que gaste tanto folio pero es que no me cabía nada sólo en éste (¿ésta, ésto, ésti, éstu?)".

El segundo curso el coeducador era un compañero genial de filosofía. Él no sabía que lo era, así que con eso está dicho todo. En el primer claustro del año, mientras algunos dibujaban y otros ponían caras de prestar atención, mi compañero desafiaba al mejor busto de Sócrates con su mirada de inteligencia. Entonces el director empezó a hablar...

-... Y ya sólo queda elegir al coeducador o coeducadora. Veamos, aunque podría darle el cargo a algún funcionario con plaza definitiva, creo que voy a endosárselo a algún interino que tenga mirada de halcón. Veamos esos perfiles.
-Shhh, jefe, shhh...
-Ay, coñe, Angustias, mujer, ¿estoy hablando otra vez en voz alta? Avíseme antes, que luego me cogen manía.
-Creo que nadie le escucha, no se preocupe. Siga, siga. Voy a tirar el boli al suelo y aprovecho para hacerle un masaje feliz.
-Qué maja es usted, Angustias. Bueno, lo que decía... A ver, usted, Mengano, ¿qué le parecería ser COEDUCADOR? ¿No suena bien acaso...?
-¿Eh?
-SíbuenoyaséqueesinterinoperoesunCARGOconmuchaRESPONSABILIDAD.
-¿Eh? Sí, claro, claro. Yo soy Mengano, sí. ¿Decía?
-Bueno, pues ya está elegido el COEDUCADOR de este año. ¡Aplausos!
*PLASPLASPLASPLASPLASPLASPLAS*
-Sí, errr. Claro, claro.
-Oye, ¿te has enterado de algo?
-No, qué va, estaba pensando en lo oportuno que sería gozar de unas damas embriagados ambos en tinto y filosofía, el cielo abierto y las piernas entrelazadas.
-Pues ahora eres COEDUCADOR.
-¿Y me van a pagar más?
-Pues creo que no.
-¿Y me quitan clases?
-Pues creo que tampoco.
-Mierda. ¿Vamos a por vino y refrescamos el gaznate para olvidar esta jerigonza del diablo?
-Hecho.


El tercer curso, el pasado, la coeducación volvía a tocarle a una mujer. Una profesora a la que nadie vio pasar por la sala de profesores hasta mayo. Se ve que había paridad de géneros en la sala y ella no quería estropearla. Una joya de la coeducación, vaya.

Por lo demás, ni rastro de su labor.

Eso sí, he indagado y el coeducador, además de vigilar que se observe una estricta igualdad de géneros(3) en todos y cada uno de los apartados de la vida académica, está exento de hacer guardias(4). A efectos prácticos esto significa que tres horas de esclavitud laboral están convalidadas por un paripé burocrático que nadie se va a molestar en verificar(5).

Es por eso que ahora y delante de vds. declaro que YO QUIERO SER COEDUCADOR. Es más, hasta se me ha ocurrido algo para arreglar todo ese desaguisado gramatical en el que nos han metido algunos políticos sin votos. Verán, dado que en realidad a los chicos nos da igual un género que otro y que lo que nos fastidia es repetir palabras como idiotas, he pensado que podemos usar el femenino genérico para todo.

Seguro que se lo propongo a Bibiana Aído y se cae de culo del espasmo inguinal que le da. No digamos ya a la directora que me han cascado este año. ¿Creen que colará?

Seguro que mis compañeras profesoras estarían encantadas, si es que las chicas somos unos soles, además de unas princesas de la elegancia.

(1) Vulgo normativa de expulsiones.
(2) Detesto a Aristóteles. Era tonto. No tiene nada que ver, ya lo sé. Déjenme en paz y cómprense un pony.
(3) Le recuerdo que las notas a pie de página deben leerse antes de la primera relectura, no antes.
(4) Vulgo policía de pasillos y recreos, con competencias para suplir a compañeros caídos en el ejercicio de su deber, o bien de puente con la excusa de una baja por enfermedad firmada por un primo médico de Melilla.
(5) Salvo quizás el orientador y el director: los verdaderos y terroríficos enemigos del profesorado. Para que se hagan una idea rápida de cómo funciona la política educativa haré una comparación gratuita: si los profesores son el imperio romano, el orientador y el director son los godos y el inspector los hunos. De nada.

Labels: , ,

25 Comments:

At 09 September, 2009 01:02 , Blogger El_Darko said...

Me encantan tus textos biliares sobre educación...

 
At 09 September, 2009 01:14 , Blogger Entrari said...

Como nuevo cooeducador, de medidas veo que tomas el 90-60-90

 
At 09 September, 2009 01:23 , Blogger Efe Morningstar said...

No es nada biliar, es mono y entrañable, como todo yo.

Entrari, tú es que me ves con buenos ojos. Y que eres un guarro, claro.

 
At 09 September, 2009 01:32 , Blogger Barbijaputa said...

Pero no se utilizaba la @? Yo no entiendo nada. Con lo mona que es y lo bien que queda... Es como tú con ese traje verde!

 
At 09 September, 2009 01:33 , Blogger Barbijaputa said...

Ay, se me olvidó marcar lo de seguimiento de comentarios ^^

 
At 09 September, 2009 01:54 , Blogger javi said...

Perfectamente recogidas en el enlace, oiga. Aunque el enlace es mas dificil de encontrar que Wally...

 
At 09 September, 2009 02:04 , Blogger Er-Murazor said...

Javi, el coeducador no tiene funciones específicas. Por eso no hay enlace.

Lo de librarse de las guardias depende del instituto. En el mío, como somos pocos la coeducadora del año pasado sí tenía guardias. Creo que a cambio le canjearon la tutoría lectiva por una de bachiller.

En mi ies, una función del coeducador es seleccionar dos alumnos responsables que vayan cambiando un morboso marcador que preside la entrada del centro, y que señala la cantidad de mujeres que han fallecido víctimas de la violencia de género a lo largo del año natural corriente. Lo lógico sería utilizar el año académico, pero en las estadísticas oficiales (ya saben, Matías Prats diciendo con una media sonrisa "Marisa de Alpedrete es la quincuagésimo octava víctima de la violencia de género en el presente año...") sale el año natural, y pudiendo hacerlo sin pensar, pues pa qué. La misión del marcador es concienciarnos a todos de lo mal que está la cosa y hacer que no lo olvidemos, aunque la verdad es que cuando yo lo veo en 43 tengo unas ganas de que llegue a 50, que es más redondo... Luego me acuerdo de lo que es y me arrepiento mucho, pero el impulso natural está ahí.

Otra misión del coeducador/a es asegurarse de que se hace alguna actividad en el recreo todas las fiestas de guardar que coincidan con día lectivo: Día de la Mujer Trabajadora y demás, ya saben. Yo no me sé ninguno más, pero se sorprenderían ustedes de la cantidad de fiestas absurdas que pueblan el calendario laico español.

 
At 09 September, 2009 02:35 , Blogger Efe Morningstar said...

Barbi, te va a parecer mentira pero a la hora de hablar la arroba no está nada aceptada. A mí también me parece injustísimo de la muerte, pero no puedo correr contracorriente.

Errr... ¿Seguimiento de qué?

Y sí, el vestido me queda genial, como todo lo que me pongo. Es un don.

Javi, arreglado el enlace. Debido a un error ahora ya sé cómo ocultar los enlaces un poquitín, que era algo que siempre había querido saber. Yuju.

Zor, tú es que has coincidido con gente muy muy trabajadora. Yo sólo me junto con vagos... O quizás es que transmito algún tipo de virus de la pereza, no sé.

Creo que Dios me pide que haga una miniserie de Grandes Personajes con los compañeros más memorables que he tenido durante estos años. Sale a un chiflado o dos por curso fijo.

 
At 09 September, 2009 09:47 , Blogger Er-Murazor said...

Uno o dos de media, será, porque yo ha habido años que... en fin, no quiero hablar mucho.

La serie esa promete. Yo te haría la secuela en el blog, pero hay un año en que el chiflado era yo. No sé muy bien cómo quedará eso de contar mis andanzas en tercera persona.

Y yo no me junto con gente trabajadora, la proporción de vagos es inmensa. Lo que pasa es que un funcionario vago es algo que no llama la atención. Es inherente a su propia naturaleza, digamos. A mi me fascinan mucho más los que se dan grandes manos de trabajar... en cosas completamente inútiles y absurdas.

Barbi, si un orientador te pilla utilizando una arroba, te pueden banear del Ministerio. No sé bien por qué, pero es algo incorrectísimo políticamente. Mi teoría es que no les gusta porque:

1) Es útil (vamos, todo lo útiles que puedan ser estas cosas). El Ministerio/Consejería de Educación NUNCA inventa nada útil, porque si todo lo de este año funciona, ¿qué van a arreglar el que viene para justificar su sueldo?

2) No se les ocurrió a ellos. La envidia es muy mala.

 
At 09 September, 2009 11:38 , Blogger molinos said...

Brillante post que una vez más me hace admirar la labor de los profesores inteligentes e ingeniosos como tú y otros que comentan.

Un coeducador debe ser como un coordinador de producción ejecutiva en mi curro..ay no..el coordinador no hace ni el huevo, da por culo..pero se atufa una pasta gansa.

 
At 09 September, 2009 12:43 , Blogger Sota said...

El o la tercer o tercera nota o noto a pie o piea de página o págino me confunde... Hay que leerlos o leerlas antes o antes de la primera relectura o relecturo?

(era así, no?)

 
At 09 September, 2009 12:43 , Blogger Sota said...

Ah, y que lo de hacer los genéricos en femenino los alemanes lo hacen y tan felices (o felizas)...

 
At 09 September, 2009 13:47 , Blogger Efe Morningstar said...

Zor, lo mismo digo. En realidad aquí yo paso por ser el raro del centro. Pero, vaya, también hay un par de locas, un golfo, un... O sea, hay personajes y personajes, y no todos cortados por el mismo patrón.

A mí la arroba no me gusta pero este año estoy por prsentarme tal que así: "Queridarrobas alumnoarrobas, soy el profesor que os ha caído en suerte este año. Me llamo Efe y cuando digo en suerte en realidad me refiero a..."

Gracias, Molinos, por los cumplidos. En realidad soy un desastre de profesor, pero quejarme se me da estupendamente.

Sota, las notas se leen al final del texto, justo antes de empezar la primera relectura. Si no relees tampoco pesa nada, pero te perderás los matices de mi bella prosa.

Y sí, con Carlos I vivíamos mejor.

 
At 09 September, 2009 14:06 , Blogger Sota said...

Si no relees tampoco pesa nada

Es una relectura light!

(risas enlatadas)

 
At 09 September, 2009 14:34 , Blogger Efe Morningstar said...

¡Un juego de palabras! ¡Que le corten la cabeza!

 
At 09 September, 2009 15:24 , Blogger Barbijaputa said...

JAJAJAJAJAJ

SOTA; Muy bueno, di que sí.

 
At 09 September, 2009 16:10 , Blogger eduideas said...

Coeducadores, responsables LIC, coordinadores de diversidad, profesores de USEE, en los centros hay cada vez más cargos, ¿no sería mejor que los profesores/as asumieran esaas funciones y que dejásemos tanto papeleo? A mí también me cansa duplicar cada palabra en el burocratismo oficial

 
At 09 September, 2009 18:11 , Blogger _Xisca_ said...

Te ha faltado purpurina en la barba y una estrellita, alguna sombra lila o rosa en los ojos :P

No voy a volver a explicar lo de empezar la casa por el tejado, pero no se le hace ningún favor al feminismo bien entendido con estas medidas tan estéticas, para algo está el género neutro, que está muy bien.

Las formas no cambiarán hasta que el fondo no evolucione, poner parches en este caso no es necesario y es más bien contraproducente, a saber si no acabaremos todos escribiendo en sms o como si fuese taquigrafía antes que eso...

 
At 09 September, 2009 19:12 , Blogger Efe Morningstar said...

Edu, la burocratización es imparable, además de innecesaria y absurda. Imagino que debe de servir para algo(*), pero desde luego no para mejorar el sistema educativo. A ver si un día se pasa por aquí un ministro o dos y nos lo explica.

En fin, siempre nos quedarán "Las doce pruebas de Asterix".


Xisca, salgo preciosa, no me digas que no. Todas estas zarandajas gramáticotontunas son ridículas y contraproducentes de puro antipáticas que resultan.

Barbi, don't feed the Sota!!

(*)Mi hipótesis es que es para marear la perdiz, pero no sé cómo se dirá esto en la jerga educacional.

 
At 09 September, 2009 21:07 , Blogger Sota said...

Feed me, Seymour, feed me!!!

 
At 09 September, 2009 21:10 , Blogger Efe Morningstar said...

Juas, y pensar que yo la vi en el cine...

¿A quién quieres comerte, Sota? Creo que no tenemos ningún dentista a mano.


Caaachissss.

 
At 09 September, 2009 21:12 , Blogger Sota said...

Es igual, tampoco soy tan exigente...

 
At 10 September, 2009 10:07 , Blogger Biónica said...

Ayer, que voy a colgar un comentario, y se me funde el Interné...

Tengo ganas de saber adónde llevará esta espiral de educación, coeducación, eufemismos... ah, la gente enredándose en sus propias frases xD, parece un objetivo satánico xD.

 
At 10 September, 2009 10:54 , Blogger Efe Morningstar said...

Sota, eres un cochino, lo leo entre líneasss...

Bio, ¿me has llamado satánico...? Ohh, mola.

Y no, esto no va a ninguna parte, claro.

 
At 10 September, 2009 21:02 , Blogger Sota said...

Oink, oink!

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home