cabecera

Miscelánea.

Tuesday, October 20, 2009

Señor Uruñuela:

Señor Uruñuela, como profesor de secundaria debo decir que me ha entusiasmado su artículo de hace unos días en El País.

Tanto es así que he pensado recordar algunos puntos especialmente inspirados y dejarlos en mi blog a modo de homenaje a un hombre preclaro, usted, que ha bajado del cielo de la Inspección a los lodos más humildes de la enseñanza para ponernos los puntos sobre las íes a los profesores, pequeños dioses del funcionariado.



Empieza Vd. con un título rotundo que llama poderosamente a la épica: "¿Han perdido la autoridad los profesores?". Muy atinado, pues despista al lector y le hace creer que va a hablar de las implicaciones éticas y estéticas del uniforme de las Tropas Imperiales. Sin embargo es una finta, pues la mayoría de su artículo comenta un estudio estatal decididamente poético, por lo bucólico, acerca del estado actual de la convivencia en los centros.

Aunque sé que no era su intención enlazarlo, porque sé que busca el juego y la complicidad del lector, yo voy a rebajar un poco el nivel intelectual y facilitar una puerta a esas páginas. Cualquiera que lo desee podrá así saltar de los números desnudos del estudio a su prosa, de ésta a mis líneas y de aquí a donde su intuición lo lleve.

Amparado en las cifras, bajísimas, que registran la incidencia de comportamientos violentos entre familia y centro, le leo que "aun siendo poco frecuente el trato ofensivo entre familias y profesorado, la violencia entre ambos es especialmente significativa e indicadora de un déficit muy grave en la tarea educadora". Lo que confirma, como sospechaba, que la mayoría de agresiones son debidas al comportamiento marrullero y suavón del profesorado. Mis compañeros, así me consta, son unos provocadores, muchos de ellos con trazas masoquistas.

"¿Los problemas son de falta de autoridad, de permisividad del centro o de algunos profesores? ¿Se solucionarían con más 'mano dura', incremento de las sanciones y refuerzo del poder del profesorado? Como siempre en educación, el problema es complejo, en él inciden varias variables y precisa soluciones complejas, sin simplificaciones que no llevan a ninguna parte".

Completamente de acuerdo: ante la pérdida de autoridad, un problema irresoluble de puro complejo, lo mejor es dejar que fluya el tiempo y que éste lo cure todo. Aplicar medidas, siquiera para mantener cierto control efectivo sobre los alumnos, es un parche que no lleva a ninguna parte. Mejor es esperar una epifanía de algún Catedrático de Filosofía, quizás Vd. mismo, que dé con alguna solución total problema.

"Una cuarta parte del alumnado acumula el 70% de las sanciones, el mismo porcentaje que se da entre el profesorado a la hora de sancionar, ya que un 75% del mismo apenas tiene problemas"

Es decir, que el Principio de Pareto se aplica en el ámbito escolar. Es notable cómo sus conocimientos rebosan y lo dice todo sin decir nada, cómo disimula tras otra finta y se esconde para no ser acusado de pedante.

"Estas conductas disruptivas son síntoma de problemas más profundos. En primer lugar, de la inadecuación de los contenidos curriculares a los intereses y niveles de los alumnos: sobrecarga en contenidos, academicismo, primacía del currículo sobre los intereses y preocupaciones de los alumnos; así, en el estudio del Observatorio un 34% del alumnado manifiesta no entender la mayoría de las clases y un 67% que éstas no despiertan su interés."

Efectivamente, mis alumnos están sobrecargados. Hace un año eliminamos parte del álgebra y parte de la aritmética para incluir más estadística descriptiva y más geometría de salón. Creo que sigue siendo excesivo. Estoy estudiando, con toda la humildad que me es posible atesorar, la posibilidad de despojar de todo contenido matemático la asignatura de matemáticas, reducirla a mero cálculo (con calculadora) y, para ser aún más justo, someter a votación qué temas les gustaría debatir a los alumnos en clase.

Para que el cambio no fuese radical he pensado que algunos temas podrían persistir, adaptados, durante algunos años de transición. Estos contenidos mínimos serían: la redondez del círculo, la rectitud de la recta, la ecuanimidad de las ecuaciones y las raíces enteras de números enteros menores de diez. Más adelante podrían eliminarse y substituirse por otros más adecuados. Pienso en internet, en el futuro, por supuesto.

"Ahora, la educación atiende a todos, chicos y chicas con distintos intereses, motivaciones, actitudes, etc.; la rigidez del currículo, la inflexibilidad de los programas, la uniformidad de las enseñanzas son todavía obstáculos importantes que impiden la adecuada atención a la diversidad del alumnado."

He consultado a mis compañeros más lúcidos y nos gustaría proponerle una solución para la falta de interés y motivación, para manejar con profesionalidad y dedicación ese abanico de actitudes y aptitudes que se nos escapa de las manos: ¿Qué le parecería abrir una mina de sal en Huesca cuyos trabajadores serían niños desde los doce años? Hemos pensado que así logramos de un plumzo la integración en la sociedad, la profesionalización del alumno, la diversidad de la enseñanza y montones, pero montones, de sal.

No serían todos los niños, claro. Sólo aquellos más problemáticos o menos integrados. Recuerde a Pareto, serían sólo un 20%.



"¿Cuándo se reúne el profesorado que da clase a estos alumnos para analizar estas situaciones y establecer criterios comunes de actuación, ya no organizados por asignaturas? No hay espacio ni tiempo previstos para ello."

He de decir que, saltándonos nuestras obligaciones, a veces caemos en la tentación de llevarnos trabajo a casa o, como poco, al café matutino, donde apartamos unos minutos nuestras viscerales charlas sobre Proust para comentar algunos casos de alumnos particulares. Sé que está mal, pero no podemos evitarlo. En cualquier caso, si nos quitasen una hora lectiva a la semana para que pudiésemos reunirnos todo el equipo educativo al completo, yo no le diría que no.

Más aún, le diría que sí y añadiría un merecido ósculo para recalcar mi alegría.

"En cuarto lugar, y no menos importante, la falta de formación para abordar estas situaciones que caracteriza al profesorado de secundaria."

Este año me he apuntado a clases intensivas de jiu-jitsu. Tras un mes ya lanzo ondas kame hame, no le digo más.

"Hay que apoyar al profesorado con más formación, más trabajo en equipo, mayor facilitación de su docencia y eliminación de trabas burocráticas innecesarias."

No veo la ocasión de empezar a rellenar solicitudes de esos cursos de formación, informes de ese trabajo en equipo, instancias pidiendo facilidades y un secretario que me organice todo ese papeleo que yo no voy a poder cumplimentar por mí mismo.

"Frente a opiniones que pueden circular por ahí, los alumnos son los grandes ausentes del proceso educativo, sin que se cuente apenas con ellos en cuanto a valoraciones, opiniones y decisiones para la mejora de los centros".

Hace poco estuve releyendo "El Señor de las Moscas" y llegué a esa misma conclusión a la que Vd. llega: los niños deben ostentar más poder de decisión, más libertad y más compromiso. Por supuesto sin salir del centro en ningún momento, que son menores de edad hasta que su DNI no demuestre lo contrario.

Eventualmente, si son mayores de edad pero no exigen sus libertades civiles, también los encerramos en el centro preventivamente todo el día, no sea que por error se escape algún chaval de diecisiete años y seis séptimos.

"La educación sólo es posible desde la autoridad moral del profesorado; desde el poder es muy difícil, por no decir imposible, educar personas autónomas. Trabajemos por reforzar la verdadera autoridad del profesorado y por reforzarla con otras medidas imprescindibles para la mejora de nuestro sistema educativo."

Dejo ahí ese último párrafo con la conciencia limpia del que sabe que todo está ahí. Vuelve a parecer que no se propone nada, pero es debido a la cortedad de miras y la falta de relecturas. La autoridad, como bien señala, es algo que se gana, y el poder sin autoridad no es nada. Nuestro Más Histórico Dictador, ¿acaso no obtuvo el poder tras imponer su autoridad? ¿O es que alguien opina aún que fue al contrario? ¿Necesita acaso la policía sus armas? ¿Los jueces las prisiones? ¿Era necesario Stoichkov en el Dream Team? Bobadas, la autoridad se gana gracias a la prestancia, el savoir faire, la sabiduría, el autocontrol... Las medidas disciplinarias, qué duda cabe, sobran, más aún cuando privan al alumno de poder estudiar con normalidad.

Nada más, Sr. Uruñuela. Gracias por su texto, que tan grato momento me ha hecho pasar.

Labels: , , ,

15 Comments:

At 20 October, 2009 06:24 , Blogger Sans said...

Hala, hala, qué demagogo que es usted. No está respetando las opiniones de las personas autónomas (cuyo mayor exponente es el Sr. Uruñuela).

So fascista.

 
At 20 October, 2009 06:27 , Blogger Sans said...

De todas formas, el problema de base es que los padres tienen derecho a voto.

A quién se le ocurre...

 
At 20 October, 2009 08:55 , Blogger javi said...

Veo que ya se ha comprado usted ese par de botas... y que bien que las maneja, casi con tanta prestancia como el lapiz y el retu.

Intentar sacar al Sr. Uruñuela de la Aldea del Arce es cruel. Propio de un profesor opresivo, dictatorial y manifiestamente decimonónico (como me gusta este palabro.)

 
At 20 October, 2009 10:20 , Anonymous Nelson said...

Efe, ¿quién es el tal Uruñuela? ¿Deberíamos conocerlo?
La mina de sal...¡Cuántas veces hemos hablado de esa Solución Final! ¡O hacer carreteras! Claro está que durante semejante actividad estarían prohibidas situaciones como la vivida en La leyenda del indomable. Aunque si recapacito sobre lo dicho debo decir que fue más tortura que solaz...

 
At 20 October, 2009 12:39 , Blogger Efe Morningstar said...

Sans, la verdad es que sí. Coger un texto y desmenuzarlo es un acto demagógico y malvado como pocos... Pero es que tenía que hacerlo, es mi naturaleza.

El problema de base es que los problemas los originan quienes tendrían que solucionarlos.

Javi, eso que me has llamado es súper bonito. Jo, tendrías que ser una chica.

Nelson, ese señor es un catedrático de filosofía que ejerce de inspector de educación. Ha escrito un artículo en El País y no estoy de acuerdo con él en prácticamente en nada.

Siberia. Nunca debimos abandonar la posibilidad de Siberia.

 
At 20 October, 2009 16:37 , Blogger ^lunatika que entiende^ said...

Llámame ignorante pero aunque me suena el nombre no sé quién es, y como utiliza palabras y expresiones rebuscadas, tampoco entiendo qué es lo que quiere decir en su artículo... Pero, bueno... Yo, aquí estoy, oye, que me gusta leer las cosas que escribes ^^

 
At 20 October, 2009 16:50 , Blogger Efe Morningstar said...

Lunatika, no, si yo tampoco sabía quién era. Simplemente llegué a ese artículo por azar y, bueno, como ya he dicho, no coincido en nada con el autor.

Lo que es un eufemismo simpático de "querría matarlo a golpes de pala".

Y gracias. Guay.

 
At 20 October, 2009 17:48 , Blogger LaNiña said...

Hh, noto cierta cantidad de sacrcasmo en tu entrada... No sé por qué será... Cosas mías seguramente :P

¡Uy, que dejen el control a los alumnos! ¡Claaaro, qué buena idea oyes! Lo que yo pregunto es qué haría después el estado con tantos centros vacíos =)
Por lo demás, ya lo has dicho todo. ¡Ay, qué genio de hombre! jaja.

 
At 20 October, 2009 18:24 , Blogger Er-Murazor said...

Valiente hijísimo de la gran puta (el blogger no, el Uruñuela de las narices).

Ojalá tenga siete hijos, y los eduque a todos en la pública. A ser posible, en el 3ºC que me dieron a mi hace tres años. Y luego, que me lo explique.

Mal dolor en las sienes le entre a todos los inspectores de educación. Esos sí que se tenían que ir a las minas de sal.

Ya has hecho que se me atragante el café...

 
At 20 October, 2009 18:30 , Blogger Efe Morningstar said...

Niña, es que llevo un mes siendo majísimo y encantador con todo el mundo y por algún lado tengo que soltar la maldad que exudan mis glanglios sin parar. No me culpes, maldice a mi fisiología mutante.

Zor, ya ves. Tal y cómo sospechábamos nos hallamos en manos de iluminados, de idiotas y de iluminados idiotas. El futuro no puede ser más halagüeño.

Claro que siempre nos queda una solución... El gobierno, no recuerdo si era idea de Platón, debía recaer en aquellos que no tenían ambición de gobernar.

¿Te animas?

 
At 20 October, 2009 19:50 , Blogger Misia said...

"Sobrecarga de contenidos". Hace unas semanas hice una encuesta entre mis chicos, para saber cuánto estudiaban en casa. Más del 60% dijeron que menos de una hora al día (con quince años).

"Primacía del currículo sobre los intereses y preocupaciones de los alumnos". Mis chicos están interesadísimos en Física y química. Lástima que sea la de la tele.

Ojalá a este señor le pusieran durante un añito a dar clase a determinados alumnos que yo me sé. A ver cómo casaba sus intereses con lo que LA LEY, no nosotros profesores opresores, dice que hay que impartir...

 
At 20 October, 2009 23:42 , Blogger toayita said...

Me ha encantado el post, tanto que voy a imprimírselo a mi madre (profesora recientemente jubilada y feliz de estarlo)para que lo lea...quizá se anime y te ayude con lo de matar a palazos al filósofo este metido a inspector.

 
At 21 October, 2009 00:38 , Anonymous Joshua said...

Lo de Stoichkov ha sido antológico, merecía la pena leer hasta el final...

He leído también al tal Uruñuela gracias a tu enlace y te doy la razón, no propone nada, es un discurso totalmente vacío y ñoñamente bienintencionado; eso sí, por el comienzo de tu texto pensaba que pondría a parir a los profesores, y creo que hace justo lo contrario... sin mucho éxito, claro está.
Si el tipo es catedrático (y encima de Filosofía), seguro que estuvo muchos años dando sólo a Bachillerato. A eso hay que añadir los años que llevará de inspector...

Te voy a contar, aunque sea por aquí, un detalle que te sorprenderá mucho: en mi centro, si falta el profe de última hora, los niños se van a su casa. Sin más. Sin tonterías. Sin guardias de última hora.
Del mismo modo, tendrías que ver a los compañeros con guardias o huecos durante la mañana buscando y anhelando que su curso de última hora tenga libre en ese hueco: adelantan la clase y a última tanto el profe o la profa como el curso se piran. Y se piran, nada de cumple tu horario y echa una mano a los de guardia.

Y no es en Bachillerato, en todos los cursos de ESO se hace. Entre ese detalle, entre otros muchos, y que salimos a las 14:15, estoy en la gloria...

Abrazos.

 
At 21 October, 2009 01:01 , Blogger Efe Morningstar said...

Misia, como dice Joshua, siendo catedrático de filosofía no iba a dar nada de la ESO, salvo que por bondad extrema él mismo se sacrificase a sar Ciudadanía o Alternativa a la Religión.

Nuestro gozo en un pozo.

Toayita, ¡yo de mayor quiero ser como tu madre! (Salvo por la parte de la hija con nick extraño, se entiende).

Joshua, tus polémicas declaraciones sobre esas últimas horas del día te van a granjear terroríficos enemigos desde ya.

No quisiera ser alarmista pero tengo un amigo que ya ha llamado a unos rusos para que te pongan las piernas del revés.

Por cierto, ejhem, me vas a tener que explicar lo del horario, macho. ¿Tenéis horas de 55 minutos?

 
At 21 October, 2009 20:39 , Blogger Livia said...

No deja de resultarme divertidísimo que los que dan "soluciones preclaras" en secundaria la pisaran por última vez hace mil años... siendo alumnos... y no escuchen nada (¿sordera selectiva quizá?) de lo que decimos los profesores... supongo que será para que de aquella manera siempre acabemos teniendo la culpa... en finsss
PD: donde yo trabajaba el año pasado también se iban a casa si no venía el de la última hora y funcionaba a las mil maravillas con toooodo - pero todo todo - tipo de alumnado (cómo lo echo de menos sniff)

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home