cabecera

Miscelánea.

Sunday, November 15, 2009

El secreto de sus ojos (reseñita)

He vuelto a ir al cine otra vez. No se crean que lo hago para ganarme una coartada moral que me permita criticar luego lo indecible la industria cinematográfica. No, señores, no.

Me encanta el cine y, sobre todo, me encanta ir y ver las películas en la sala. Me encanta el rito de quedar, esperar a los amigos y comprar las entradas. Me encanta que llegue siempre alguno tarde, discutir sobre qué asientos son mejores, quejarme sobre el frío glacial del aire acondicionado o del infierno de su ausencia. Me encanta ver las películas repantingado en mi asiento y mordisquearme las uñas mientras miro furtivamente a mi alrededor para ver las reacciones ajenas. Me encanta salir de la sala e intercambiar opiniones, críticas, rebuznos o risas, comentar cada escena que nos ha gustado o que hemos odiado. Me encanta esa cerveza posterior.

Soy un animalito de costumbres.

Ayer vi El secreto de sus ojos, una película de Campanella adaptando una novela de Eduardo Sacheri.

Ya conocía al director y a los actores (sobre todo a Darín) de películas anteriores, así que iba al cine con toneladas de prejuicios sólo ligeramente atemperados por algunas buenas críticas que había leído. Al final, una buena película con algunos puntos criticables.

El secreto de sus ojos cuenta dos historias entrelazadas: la investigación de un crimen brutal ocurrido hace muchos años y el desencuentro amoroso entre los protagonistas. Miradas y miradas que delatan el amor, el deseo y la pasión de los enamorados, de las víctimas y del verdugo. Ligeramente cómica cuando empiezan los hechos y progresivamente oscura según se resuelven o se oscurecen los mismos, la película es mucho mejor en su inicio que en su parte final, demasiado alargada, demasiado mascada, demasiado seria. El epílogo final, si no sobra, al menos sí que debió ser aligerado a tijeretazos.



En su tramo intermedio más que los protagonistas sobresale un personaje maravilloso, Sandoval, interpretado por Guillermo Francella, que está perfecto. Sandoval es un funcionario eficaz pero perezoso, un tipo alegre e inteligente, casado y felizmente infeliz, que se ahoga en la bebida porque disfruta matándose de esa manera. Genial, simplemente. Las mejores escenas son suyas.

Con todo, una película muy apreciable. Siento ser tan tibio pero, aunque me disfruté bastante algunos pasajes la última media hora se me hizo pesada, lo que me dejó con un regusto amargo.

¿Alguien recuerda El Último Mohicano por algo que no sea la escena final, el sacrificio, la persecución y la muerte? No, ¿verdad? Es que el resto no merecía la pena, no le den más vueltas, pero nos parece buena por esos quince minutos magistrales.

Debería ser obligatorio que las películas tuvieran su mejor escena al final. Cachis.

Labels: , ,

11 Comments:

At 15 November, 2009 20:15 , Anonymous Joshua said...

Estoy de acuerdo plenamente en lo del tijeretazo final y sólo parcialmente con el resto de tu crítica.
Tanto giro, tantísimo, tanta vuelta, explicación y ansia de cerrar la historia hasta el hartazgo lastran la peli sin duda. Lo curioso es que no estropea el resultado final.

Con Campanella uno acude con prejuicios anteriores (no necesariamente malos; tampoco buenos); con Darín igual, pero esta vez con el prejuicio de saber que se va a ver a un buen actor, así reconocido, pero que es más de lo mismo siempre, porque desde "Nueves reinas" no puedes dejar de ver a Darín, a él mismo, haciendo unos personajes, con matices, con interpretación, claro, pero viéndolo a él, a la persona. Supongo que eso sucede con actores así. Es como ir a ver a Eastwood, De Niro o tu comentado Resines, salvando las distancias entre los cuatro.

Así que, cuando uno va a ver "El secreto de sus ojos", dice "voy a ver a Darín", con lo malo y lo bueno que eso conlleva, pero voy a verlo a él.

En fin, perdona la paja mental. Me ha extrañado que hayas tardado tanto en verla. También me gustó hasta (casi) el entusiasmo "500 days of Summer", también con matices, algunos retazos geniales, aunque la cagada comienza en ese penoso cartel promocional, que invita cero a ir a verla al respetable general. Parece una comedia romántica más, mal promocionada y peor hecha, y, ay, no sé qué tiene el cartelito de marras, pero no es así.

Coincido, y lo sabes, en que ir al cine, con todo el ritual y la cerveza-vino-tapa-comentario posterior, es algo maravilloso.

Por cierto, con respecto a lo anterior, no te olvides de que tú eres un poco "faunable" también.

 
At 15 November, 2009 20:31 , Blogger Efe Morningstar said...

Estamos de acuerdo en todo. De hecho me ha costado horrores escribir "El secreto de sus ojos" y no, como mi cerebro gritaba a gritos: "La de Darín" o "La de Campanella".

Quiero imaginar que las idas y venidas de la peli son debidas a la novela original, pero no es ninguna excusa. Una adaptación no consiste en calcar y hay cosas que, a veces, merecen ser cambiadas, aunque sólo sea porque convienen al pasar de un medio a otro.

Te juro que no recuerdo haberme fijado en el cartel de "(500) Days of Summer". La madre que me parió. Recuerdo, eso sí, el anuncio en la tele, que no invitaba NADA a ver la peli. Los distribuidores han querido venderla como una comedia romántica diferente-pero-igual, y la han cagado estrepitosamente.

Yo soy poquísimo faunable, yo soy un amor, que la gente me lo dice mucho.

Sobre todo justo antes de dejar de hablarme.

 
At 16 November, 2009 02:01 , Anonymous Josh said...

Aquí el metro está lleno de carteles.

"Chico conoce chica. Chico se enamora. Chica no."

Eso me hizo querer verla, la lectura de críticas vino después. Y acertaban.
Pero el resto del cartel, pff, cagada total. Y la unión de ambas cosas, no te digo nada.

Eres un amor, nadie lo duda.
Ese maravilloso eufemismo: te quiero mucho y siempre podrás contar conmigo = adiós para siempre.

O algo así:
http://rosamariaartal.wordpress.com/2009/08/19/eufemismos-para-controlarnos/

 
At 16 November, 2009 10:00 , Anonymous Webber said...

Joder, tanta coincidencia me ha recordado aquello de "nos hacemos unas pajillas?, pero sin mariconeos, eh!" del gran Torrente.

Efe, la descripcion del tipo que haces en el post anterior me ha recordado a alguien, no estoy seguro de a quien pero recuerdo haber conocido a varios personajes de ese tipo, no se si necesariamente psicopatas pero si decididamente peculiares y conocedores de los entresijos del mundo todo.

Que chica no sucumbiria a acostarse con un tipo que tiene una camisa fetiche y que justo antes del acto bebe champan de sus botas? Ese tipo sabe lo que hace!

Viva!.

 
At 16 November, 2009 10:46 , Blogger molinos said...

A mi me gustó la película..pero claro venía de sufrir Agora. Es verdad que le sobra media hora final, pero me gustó.

¿ te comes las uñas??? que desilusión.

 
At 16 November, 2009 11:55 , Blogger Efe Morningstar said...

Josh, bueno, al menos vimos la peli y nos gustó, pese a la nefasta publicidad. Algo es algo.

Vaya, curioso ese índice de eufemismos. Es buena idea.

Weeber, te recuerdo que nos pasamos años en la facultad de física y aquello estaba lleno de perturbados. Claro que conoces gente similar... ¡Y peor también, seguro!

Molinos, es que yo venía de ver, precisamente, "(500) Days of Summer", que sí me gustó mucho. Y claro, no es lo mismo.

No me las como: las mordisqueo. Básicamente las recorto chapucera mente a dentelladas. No tengo los dedos en carne viva, tengo uñas, tranquila.

 
At 16 November, 2009 13:25 , Anonymous Nelson said...

Efe, yo estuve allí ¿recuerdas? (¡cómo se parece esto a la palabras que Tom Doniphon le dice a Ransom Stoddard!) ¡Me engañaste! Fuimos a ver la reposicion de "El mismo amor la misma lluvia". La película es "normalita"; tremendamente literaria y se diluye a medida que "avanza" la trama. Eso sí; hermoso personaje el bueno de Sandoval. ¡Ah! ¡Vi el trailer de "Avatar"! ¡Qué buena pinta, madre mía! No creo que Cameron nos defraude. Tan sólo hace falta un poco de talento. Crucemos los dedos.

 
At 16 November, 2009 14:58 , Anonymous Webber said...

Nelson, yo siempre te pense como el bueno del Sr. Peabody, editor of the "Shimbone Star"!

Efe tuvo en tiempos hechuras de Doniphon, y yo infulas de Ramson, aunque nadie llego a matar a Liberty, como mucho, a engagnarlo.

Salud.

PS: el final de la peli de Darin es tan raro que ni dios mismo podria haberlo hecho peor.

PS2: la mejor escena es en el ascensor, claro.

 
At 16 November, 2009 16:03 , Anonymous Nelson said...

¡¡Webber!! ¡Sigues vivo! Tus elogios son inmerecidos. ¡Cómo dolía el maldito bastón con empuñadura de plata!

¿Cuándo vas a visitar el sur de nuevo?

 
At 16 November, 2009 16:39 , Blogger Efe Morningstar said...

Nelson, hombre, ésta nos ha gustado mucho más que "El mismo amor, la misma lluvia". El sábado, sin ir más lejos, ni levitaste, ni tu cabeza giró trescientos sesenta grados ni vomitaste ácido verde.

Exagerado.

Discrepo contigo: "Avatar" parece un videojuego.

Webber, el final no es raro, es malo, que es peor. Y sí, gran escena la de ascensor. Qué bien hace de psicópata hideputa el actor que hace de psicópata hideputa. Miedo da ahí.

 
At 16 November, 2009 19:07 , Blogger nunu said...

La tengo apuntada en cosas pendientes pero prescindibles...nueve reinas me gustó mucho (ya podía ir solita al cine y todo, asi que no soy tan jovencita como tú te piensas, Efe)

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home