cabecera

Miscelánea.

Thursday, January 14, 2010

Tacabo, bacato, tabaco

Cuando era un niño pequeño, un Repelente Niño Vicente que podría haber sido un extra perfecto en cualquier tebeo de Zipi y Zape [1] o en cualquier película de Parchís, me asqueaba el tabaco. Olía mal, el humo te hacía toser, podía sentir la ceniza en el aire, ver cómo se amarilleaban los dedos...

También detestaba el efecto del alcohol en los adultos, que me producía vergüenza ajena. Ambas cosas juntas hicieron que mi etapa rebelde-adolescente brillara por su ausencia. Era un soso [2]. Si no hubiera sido por mi tendencia para dibujar y hablar en clase, para no trabajar más allá del mínimo y para escaquearme sistemáticamente de algunas asignaturas, mis profesores me habrían adorado.

Dejando aparte algunas copas (cuatro o cinco en seis años) no bebí nada de alcohol hasta licenciarme. Momento a partir del cual empecé a aficionarme a la cerveza, que es casi lo único que bebo a día de hoy. [3]

No probé el tabaco hasta, más o menos, la misma época, pero no me moló nada. Con los años me he acostumbrado a que se fume a mi alrededor gracias a alguna novia fumadora muy mona que he tenido, y también he fumado ocasionalmente con alguna mala compañía, pero me sigue pareciendo un horror.

Eso sí, ya no voy por ahí apagándole los cigarrillos a mi madre cuando no mira. ¡He madurado, aplaudidme!



A estas alturas de la vida el tabaco me molesta ligeramente pero lo tolero siempre que no sea durante las comidas. En el resto de circunstancias no me irrita lo suficiente como para alterarme lo más mínimo. Agradezco que los fumadores tengan la cortesía de preguntar si me molesta que fumen y siempre respondo, con la misma cortesía, que no, a menos que estemos comiendo, en cuyo caso ruego que esperen a después del café.

Si voy a un local demasiado cargado de humo, tanto que me molesta, no entro. Igual que no entro en un local cubierto de terciopelo rojo, imágenes de vírgenes y santos y carteles de Joselito. O igual que tampoco entro en garitos con una música espantosa o demasiado alta. Le tengo tanto aprecio a mis oídos y a mis retinas como a mis pulmones y mi pituitaria.

No soy muy racista con mis órganos internos.

En un mundo de gente educada e inteligente, considero que lo razonable es que el dueño de cada establecimiento, local, edificio, casa, piso o comercio decida si se puede fumar o no dentro. Sobreentendiendo, por supuesto, que cada persona es suficientemente inteligente y responsable como para no ir a donde no le gusta y que nadie puede obligarte a ir a donde no quieres. En especial si es dañino para tu organismo.

Yo no voy a casas de amigos con gatos porque tengo alergia. Podría pedir que mataran a su gato y que quemaran su ropa y sus muebles, pero creo que es mejor no ir o bien atrincherarme tras mis antihistamínicos de emergencia y catorce tazas de café.

El problema es que la gente no es demasiado inteligente ni educada, por lo que al estado le quedan dos opciones. Puede crear leyes ex profeso para limitar el consumo de tabaco, entendiendo que los ciudadanos son como monos de un zoo a los que hay que cuidar y controlar, o bien puede educar a la población, para lograr que se comporten de forma educada e inteligente e interactúen entre ellos razonablemente.

Como esto es una democracia, se hace lo que quiere la mayoría. [4]

Y la mayoría ha decidido adoptar una postura paternalista y quemar al gato, alicatar la casa y darle unos azotes a los dueños. Pues muy bien.

Menos mal que soy más de hámsteres. [5]

[1] Tebeos que ya de pequeño me aburrían soberanamente, como todos los de Escobar.
[2] Obviamente hablo en términos generales, según se entiende habitualmente la palabra. Desde mi punto de vista todos eran unos descerebrados repletos de hormonas y con unos gustos demenciales que no podía ni quería compartir.
[3] Negras no. Ni tibias ni frescas, siempre frías. Demasiado flojas tampoco: nada de Heineken, Carlsberg, Coronita... Me gustan algunas cervezas belgas y alemanas, fermentadas un par de veces, densas como una sopa de trigo. Españolas, unas más que otras. No le tengo demasiado aprecio a Mahon.
[4] O, al menos, se hace lo que quieren aquellos que han sido votados por casi la mayoría de los que pueden votar. Que parece lo mismo, pero no lo es.
[5] Cuando vayan a por ellos quizás empiece a quejarme de verdad, pero aún no tengo prisa. Siempre hay tiempo para no quejarse. Además, el estado sabe siempre lo que es mejor para nosotros. ¿No?

PS: Note, lector, que el punto clave de todo el texto es la palabra "considero", que remarca que todo lo que sigue es una opinión basada en una forma de ver la vida: la mía. Obviamente MI forma de entender las cosas es LA FORMA CORRECTA, pero eso es otro asunto. De todos modos, el tema se merece una segunda entrada... Ya veremos.

Labels: , , ,

36 Comments:

At 14 January, 2010 05:12 , Blogger Be said...

Abuela?? Te has hecho un blog!?!

 
At 14 January, 2010 08:07 , Blogger Efe Morningstar said...

No te lo vas a creer, esta noche he soñado que mi vida era una película de Rock Hudson y Doris Day.

Te-lo-ju-ro.

 
At 14 January, 2010 08:16 , Blogger Superflicka said...

Te has saltado una parte: que fumar es estúpido. De todas las drogas que existen, el tabaco es la droga para estúpidos, ya que sus efectos son tan mínimos (no me refiero sobre la salud), que sólo una buena campaña de publicidad puede hacerle sentir a un fumador que está haciendo algo útil o con significado. La maría tiene efectos, normal que guste. O el café. La coca también. La heroína, las pastis... normal. Pero el tabaco es para estúpidos.

Por lo demás, soy asmática y me jode muchísimo salir de fiesta cargada con el terbasmín y saliendo a la calle cada media hora a coger aire. Desde aquí os lo digo: un día los asmáticos dominaremos el mundo y todos los fumadores serán encerrados en campos de concentración y sometidos a pruebas de metacolina hasta la extenuación.

Y no digo más que luego todo se sabe.

 
At 14 January, 2010 09:23 , Anonymous Codeman said...

Un tema: no te gustan la cervezas flojas pero te gustan las cervezas españolas? Confundido me hallo.

 
At 14 January, 2010 09:32 , Blogger nunu said...

Pues a mi me da la sensación de que tú fumas...eso si, el qué todavía no lo he descubierto...

 
At 14 January, 2010 09:34 , Anonymous Vampi said...

Yo no fumo, pero a mi alrededor siempre ha fumado todo el mundo, mis padres desde niña, mi hermano luego en la adolescencia, mi novio-despues marido/estibador... hasta tal punto que estoy inmunizada totalmente.
Ahora ya nadie de mi entorno fuma, y sin embargo sigo sin ser ni siquiera capaz de detectar que haya alguien fumando a mi lado si no veo el humo. Claro que tener el olfato de una ameba ayuda.

 
At 14 January, 2010 10:04 , Anonymous Vampi said...

Me parece mucho peor la alergia a los gatos.

Entre otras cosas por que eso SI que lo padezco y me parece una putada cosmica!.
Los gatitos son lo mejor que ha inventado este universo, por diso.
Se compensa mucha porquería (como las cucarachas, la comida light, las marujas que se cuelan en la compra y las pelis de Tori Spelling) solo por el hecho de que exista algo tan kawai como los gatitos!

Y los alergicos los tenemos vetados!!!
Eso SI es crueldad!
Me rebelo!

Y no respiro, ala!

 
At 14 January, 2010 10:54 , Anonymous Anonymous said...

Nueva lectora de tu blog...estoy sólo en proceso de aficionarme. Lo que se hace por una novia mona, ¿eih?

Soy fumadora, y aun con eso, yo misma prohibiría la venta de tabaco. Pero lo que se está haciendo es una auténtica persecución al fumador...¿Porqué no a los que se tiran pedos, se sacan mocos en el coche, no se duchan etc... ???? Me consuela que todo llegará. En realidad el tema es de una hipocresia aplastante...¿De donde viene más del 40% de los ingresos del Estado? Enfin, como niña mona y fumadora, se agradece tu tolerancia... Un abrazo,
Bluemoon

 
At 14 January, 2010 14:23 , Blogger Pal said...

Uffffff no donde me sitúo!! a ver soy fumadora a ratos, vamos que si no salgo no fumo y si salgo caen algunos cigarros (dependiendo de como vea el mundo ese día)
Aun así, yo entiendo a los no fumadores. Por qué leches tienen que aguantar el humo, que da asco, si ellos no quieren. Que se prohíba ya fumar en los bares, restaurantes y demás. Así la gente fuma cada vez menos lo cual mejora su salud y la de los que les rodean.
A mi me parece muy bien eso de que cada cual se debería regular el problema para mi son los niños, que esos no pueden elegir como tu y como yo. He dicho.
Ja! hoy estoy peleona señor EFE cuidado con la respuesta que tengo los rumanos listos!!!

 
At 14 January, 2010 14:30 , Blogger molinos said...

Yo no fumo. Me da igual que fumen a mi alrededor. Si me molesta el humo me voy.
Si hago una cena en casa dejo fumar, si vas a venir todos los dias 5 horas a fumar a mi casa entonces no.

Pero lo interesante del post es:

¿ que te has tomado para hacer un post así?
Y segundo, ¿ porqué mientes? Yo te he visto atizarte 2 whiskazos con estos ojitos.

 
At 14 January, 2010 14:33 , Blogger Efe Morningstar said...

Flicka, puedes comprobar que no he entrado en el tema de los motivos para fumar o para no fumar. No es que no me interese sino que creo que es irrelevante para la cuestión posterior.

Los asmáticos sois gente chunga y sin puedad, lo sé: he salido con una durante años.

Codeman, vale, acepto la reprimenda. Pero matizo una cosa: la Coronita, por ejemplo, es aún más floja que cualquier española. Hay flojas y flojérrimas, y algunas ni heladas en agosto ni nada, no hay manera.

Nunu, jo, qué falta de cariño. Me has llamado intrínsecamente dronjadicto.

Vampi, en mi casa se ha fumado más o menos siempre, pero no en exceso. De todos modos eso da igual, lo importante es lo que dices de los gatos y ahí te doy completamente la razón.

¿Es justo un Dios que hace que unos bichos tan monos (y ariscos) produzcan alergia, siquiera mediante ácaros? ¡Yo creo que no!

He ahi la 1ª Vía de Santo Efe a la Negación de Dios.

Bluemoon, bienvenida y todo eso. El asunto del tabaco, como el de las drogas y la prostitución, lleva un saco de hipocresía y doble moral a su espalda que no parece tener mucho arreglo.

Y claro, ante la duda, lo normal es prohibir todo y santas pascuas, sin distinción ideológica que valga. Todos misma cosa.

 
At 14 January, 2010 14:39 , Blogger Efe Morningstar said...

Pal, no estoy de acuerdo. Si no te gusta un bar no entras: no obligas al dueño a que cambie la decoración, la música, los camareros, el menú y la cubertería. Es una analogía muy exagerada, lo sé, porque una decoración espantosa no te puede dañar los pulmones, pero creo que cuantas menos leyes prohibiendo cosas, mejor.

Molinos, mujer, fueron sólo dos jack daniels para hacer mejor la digestión. ¡Una botella de tinto no puede por sí sola!

 
At 14 January, 2010 15:32 , Anonymous Anonymous said...

Me encanta, no bebo alcohol pero me enchufo una botellita de vino y unos whiskazos!! Es como un vegetariano que sí se permite tomar Jamón Serrano (mi amigo Vita sin ir más lejos).
Me gusta este sitio. Me quedo.Y si, el mundo está lleno de hipocresias pero cuento con que las comentes poco a poco...
Bluemoon

 
At 14 January, 2010 16:36 , Blogger Pal said...

JAJAJJAJAAAAA me estoy volviendo loca (sí mi cabeza giraba 180 grados mientras escribía esto)
No me mal interpretes!!! a ver para empezar yo fumo y tengo un bar y me parece la putada del siglo eso de ahora se fuma ahora no. Pero querido EFE no vivimos en la casa de la pradera y por ello no podemos vivir en Anarquía... porque si viviésemos en Anarquía cada vez que un cliente me chilla pidiendo que cambie, la música, cambie los vasos, cambie el menú, sirva en topless... LE ARRANCARÍA LA CABEZA.
Sin más.

De acuerdo estoy con que no se puede prohibir todo, en eso amén.

 
At 14 January, 2010 16:55 , Blogger toayita said...

Hay una cerveza para cada momento...a estas alturas de mi vida sólo hay dos cervezas, si es que se pueden llamar así, que yo haya probado y haya dicho "¡¡nunca más!!" y son "Coronita" y "Desperado".
Estoy contigo en que hay que tomarla siemre fría, y si puede ser helada (lo primero que entró en el congelador de mi casa fueron 6 jarras de cristal de medio litro).
Del tabaco tengo poco que decir, no fumo ni he fumado (lo probé un par de veces en la adolescencia y ahí quedó la cosa), pero he crecido rodeada de fumadores lo que me ha hecho desarrollar una alta tolerancia al humo del tabaco y ya casi no noto su presencia...salvo que me lo tiren descaradamente a la cara, pero eso no suele pasar, por fortuna me rodea gente civilizada.

PD:Una recomendación, si no la has probado prueba la "Mezquita"...en un vaso bien frio es una de las mejores que he bebido y es producto nacional. Y aquí lo dejo que si me pongo a hablar de cervezas me emociono.

 
At 14 January, 2010 18:11 , Anonymous Josh said...

Estoy totalmente de acuerdo con Pal, suscribo todo, incluso parece la descripción de mí mismo.

Efe, no estoy de acuerdo, es la segunda vez en estos días que leo/oigo el mismo argumento falaz e inconsistente. Te pisas tu propia analogía con el ejemplo de los gatos. Sabes cómo soy y me da más o menos igual, como a ti, pero eso de "si hay humo en el bar/restaurante/local/cafetería, no entro" no tiene sentido; si ya has entrado al sitio, estás en mitad de "TU" comida/café/copa o tocándote los santos cojones y se sienta alguien al lado a fumar... ¿qué pasa? Tú estabas antes, pero él tiene el derecho a fumar. ¿Y si trabajas en el local? ¿Por qué tienes que inhalar nada que no quieras?
¿Y si alguien decide sentarse junto a ti con su hermosísimo y monísimo gato mientras te zampas una hamburguesa porque el dueño hubiese, en un caso hipotético, decidido dejar entrar a animales?

En cuanto a lo de la decoración, la música alta o de mal gusto, no tengo nada que reprocharte. Te doy toda la razón. Es más, es lo que hacemos normalmente al elegir sitio.
Lo del terciopelo y las vírgenes me recuerda al bar éste de Sevilla... no recuerdo el nombre, pero sí que estaba por Boteros o por ahí.

Saludos.

PD.: Te he seguido más o menos estos días. La conversación sobre las ruedas del coche me recuerda a la que tuvimos, sólo que... ¡yo no me monto contigo ni de coña! O, al menos, hacía tiempo que no lo hacía.

 
At 14 January, 2010 19:02 , Anonymous Smartita said...

yo como soy estúpida y poco inteligente, las pocas veces que salgo me gusta ir a donde vayan mis amigos o a donde pongan música decente. y siempre vuelvo a casa con la ropa y el pelo echando peste. y es una putada. y por eso, como soy tontita y borrega, y además egoísta, me alegro de que prohíban fumar en los bares. aunque no esté en españa y no lo pueda disfrutar.

 
At 14 January, 2010 19:18 , Anonymous Josh said...

Joder, acabo de leer una carta al director en El País que menciona lo de los trabajadores de un local; ha sido justo después de dejar mi comentario. No obstante, ya lo había oído por ahí a otras personas.
Sólo quería comentártelo por la casualidad.

 
At 14 January, 2010 21:38 , Blogger ca_in said...

No me meto.
No he fumado, no fumo, ni -previsiblemente- fumaré. Como Flicka, cuando lo probé a los 13 años lo catalogué como la droga tonta.
He vivido, me he divertido y he trabajado en las épocas en que no había ninguna limitación de humos, y sobreviví. Si se limitan los humos, seguiré sobreviviendo.

Aunque unas puntualizaciones:
- Si prohíbes los pedos, estás perjudicando la salud de quien se los tire.
- Si obligas las duchas, estás atentando contra el ecosistema.
- Si prohíbes hurgarse la nariz en los semáforos... hmmm... apoyas la venta ilegal de klínex en los semáforos.

 
At 14 January, 2010 21:57 , Blogger Efe Morningstar said...

Blue, no he dicho que no beba alcohol sino que "casi lo único" que bebo es cerveza. Pero si te encanta el sitio, nada, nada, todo tuyo.

Pal, precisamente: un cliente no puede pedirte nada de eso porque es TU bar. ¡Estoy defendiendo tu derecho a no servir copas en tanga!

...

Espera, quizás cambie de idea luego, mmmm...

Toayita, Mezquita, vale, anotado. ¿Dónde diantres la encuentro...? Errr... ¿Donde parece o hay en más sitios?

Josh, yo no veo ningún problema con los trabajadores. Cuando ofertas una plaza das las condiciones. Ahí entraría tanto las horas y el sueldo como la obligación de llevar pajarita o soportar los gatos de los señores.

Y, por supuesto, si entro a un local donde se permite fumar entonces pierdo mi derecho a la queja. Y si un señor lleva un gato lo más que puedo pedirle es que no me lo arroje a la cara, pero es que eso es una cuestión de educación antes que otra cosa.

No puede legislarse la educación.

¡Smartita!, ¿¡pero para qué entras en esos sitios!? Si el ambiente es tan infernal que no merece la pena, pasa. Si la gente no entrara en los locales donde se fuma ya habría algún hostelero que abriera negocios donde se prohibiera el consumo de tabaco. ¡El sistema se autoregula! [1]

¡Vaya, esto me ha quedado completamente neoliberal!

PS: He reflexionado, creo que una de las cosas que más me molesta son los niños gritones en el tren o el avión. Deberían prohibirlos.

[1] Obviamente las miniminorías siempre salen perdiendo con la democracia y el capitalismo. Es lo que tiene.

 
At 14 January, 2010 21:58 , Blogger Efe Morningstar said...

Caín, gracias por tu apoyo encubierto. Yuju.

/me silba.

 
At 14 January, 2010 22:06 , Blogger toayita said...

Puedes ir en peregrinación hasta la Mezquita de Córdoba y te dan una al llegar (si vas descalzo te dan dos)...o también puedes ir al Carrefour o a cualquier bar con un surtido más o menos digno de cervezas, pero entonces tendrás que pagarlas, claro...lo que te venga mejor.

 
At 14 January, 2010 22:11 , Blogger Kalitro said...

Pues fíjese que yo he pasado más o menos por las mismas fases.
¿Tendrá relación el que todas mis idem serias sean fumadoras?

 
At 14 January, 2010 22:11 , Blogger Pal said...

Gracias Josh hagamos un partido!! jaja

Efe, te voy a secuestrar en verano y te voy a achuchar a mis clientes. Que labia tienes jodio (si es un piropo)

Tendrías que haber estado cuando uno se me quejó porque no había tostas en la carta de lo que él quería o cuando vino una señora de 50 tacos y me exigió que le pusiese la copa en una jarra de cerveza de medio litro... o el que me decía que no le gustaban los vasos de tubo porque se daba con la nariz...
O... voy a escribir un post con esto... o varios.

Pero sí el truco de mi trabajo está en ser el dueño y en sacarlos a patadas cuando te hinchan las narices.

 
At 14 January, 2010 22:13 , Anonymous Josh said...

Pssst... es otra forma de verlo... me sigue pareciendo el argumento más pobre de todos los posibles, no obstante. Y, aunque la educación no se legisle, te aseguro que se continúa haciendo uso de eso que se llama "derecho de admisión"; esa persona te está echando el humo y tú no quieres; si se tirase pedos o eructos a tu lado, probablemente lo echarían.

No sé por qué estoy tan radical, cuando yo he dicho siempre "¿y nadie se queja del humo de los coches? Los inhalamos ahí sin más", para defender que se fume en los bares y que los fumadores hagan lo que les venga en gana, pues notaba cierta persecución y realmente no veía tan grave que hubiese un "poquito" de humo en los bares.

Pero es que no quiero que tus fans comentadoras vuelvan a casa con la ropa y el pelo oliendo a tabaco. Lo hago por ellas, de verdad.

 
At 14 January, 2010 22:15 , Anonymous Josh said...

¡A mí los vasos de tubo también me parecen molestos! Pero nunca me he quejado, eh.

 
At 14 January, 2010 22:28 , Blogger Pal said...

Y por eso los vamos a cambiar este año.. pero las cosas con decirlo una vez sobran (que todos los santos días, estaba por meterle el vaso al tipo por el tubo de escape)

 
At 14 January, 2010 22:33 , Blogger Efe Morningstar said...

Toayita, lo de ir a Córdoba me parece un plan mucho mejor que ir al Carrefour. Además, hace un siglo que no paso por allí. Ñamñam. Cervecitas. Salmorejo. Ñam.

Kalitro, todo el mundo sabe que tú eres mi tataranieto del futuro que ha viajado al pasado para conocerme en el Saloncito de Té del 2001.

Pal, ¿me vas a secuestrar un verano...? Vaaayaaaa...

(No sé qué más has dicho, no he seguido leyendo).

Josh, no es un argumento pobre, no te confundas. Es un argumento básico y sencillo que apela a la libertad y a la responsabilidad personal.

Si quieres puedo matar moscas a cañonazos, pero eso en otro post. Tengo algo en mente. Ejhem.

PS: Jijiji, has dicho "vaso de tubo". Jijiji. (Injoke for Kali, with love.)

 
At 14 January, 2010 22:50 , Anonymous Josh said...

La primera en decir "vaso de tubo" ha sido Pal, no yo, pero como no has seguido leyendo su comentario... pues ahí te has quedado.

Yo no me confundo, también me encanta apelar a la libertad personal, pero a lo mejor el que te echa un eructito o habla a voces molestándote seriamente... a lo mejor, decía, se lleva una hostieja de tu parte.
Seguro que no recuerdas cuando en los Talgo estaba prohibido hablar por teléfono para no molestar al resto; quitaron la prohibición, apelando a la educación, a la responsabilidad, con la "recomendación" de hablar entre vagones, y... ¡tilín, magia!, la peña se lo pasó por el forro y ahora tienes que ir aguantando los gritos del de al lado hablando con la parienta o el coleguita o su socio de Albacete. Yo no pagué por que no me dejaran dormir o leer en paz, ahora bien, habré perdido mi derecho a la queja por viajar con otros seres humanos. Es lo que hay.

Estoy entre la típica dicotomía de "no prohibir nada" o "prohibamos lo que dicta el sentido común", esto es, lo que no moleste al resto.
En fin, dejemos el temita.

 
At 14 January, 2010 23:03 , Blogger Efe Morningstar said...

Josh, sé que la gente no es educada. Sé que la gente es en general profundamente idiota. Sé que no se puede esperar demasiado de nadie.

Pero sigo pensando que es elección de casa uno, en particular del "dueño" de TALGO, si permite o no alguna actividad determinada en "su territorio".

Y, por supuesto, también me parece bien que cambie de idea más adelante.

Lo que me parece fatal es que el gobierno imponga su forma de entender las cosas en todos los ámbitos. En mi opinión mea fuera de tiesto.

Concretamente en tiesto ajeno.

 
At 14 January, 2010 23:05 , Blogger toayita said...

¡¡Me has hecho hipersalivar!!

 
At 15 January, 2010 00:15 , Blogger Bichejo said...

La defensa de nuestros derechos va a acabar con nuestros derechos.

Ya.

 
At 15 January, 2010 03:36 , Blogger Efe Morningstar said...

Toayita, eso vas a tener que explicarlo mejor...

Bichejo, esa frase se merece una camiseta pero-que-ya.

 
At 15 January, 2010 09:03 , Blogger Espita Gorgorita said...

Aparentemente soy la única fumadora y con gato (2000 puntos menos para mi). La prohibición de fumar me fastidia pero entiendo que es por los que no fuman. Pos vale, pos me salgo a la calle, pos mira tu qué problema...

Ahora que si pasa como en NY que para fumar me tenia que ir a la acera de enfrente de mi casa, lo mismo ya comienzo a ponerme tensa. Y si los del edificio de en frente se venian a la nuestra, logiquísimo.

Y empezaron como aquí, ya me callo..

 
At 15 January, 2010 19:30 , Blogger Cattz said...

Yo me muerdo las uñas desde los 5 años y os aseguro que a veces me dan ganas de escupírselas a algunos fumadores en la cara, igual que ellos me lanzan su humo.
Por cierto, en cuanto alguien consiga que recorra la isla en hora y media subida a un cigarrillo, hablamos de las semejanzas entre la utilidad de un coche y el tabaco. Y ya puestos a ver cuántos quieren meter el Seat en mi salón en una cena a dejar el motor encendido por placer.

 
At 15 January, 2010 21:37 , Blogger Efe Morningstar said...

Espita, he salido con una fumadora con gato [1]. ¡He estado ahí, lo he visto!

Cattz, muy bien, así me gusta, que le atices a Josh con lo del coche, como debe ser. Para que luego diga que mis analogías se me escapan de las manos.

[1] ¡Hola, encanto!

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home