cabecera

Miscelánea.

Saturday, April 17, 2010

Fauna: El Amor

Empezó el curso entre alumnos que venían de hacer una primaria brillante, así que él no destacaba por las notas. Ella, sin embargo, era una alumna aplicada que se sentaba junto al coco mejor amueblado del aula. Él dejaba sus cuadernos y exámenes en blanco mientras ella, sin plantearse otra cosa, estudiaba, preguntaba y hacía sus exámenes lo mejor posible.

Según pasaban los días, Solimán se paseaba entre las mesas, desplegando su encanto, afilada la lengua y las maneras, por donde pasaba. Muriel, simpática y medio escondida tras sus gafas, lo miraba acercarse, seguía cada sílaba que él decía, paladeaba cada encuentro.

A ella nadie más le había prestado atención antes.

Él le prestaba atención a todo lo que se moviera.

Solimán era un seductor intuitivo. Veía en el aula todas las chicas y las discriminaba según sus posibilidades. Las demasiado guapas no le interesaban pues quedaban fuera de su alcance. Las que encontraba feas estaban descartadas. Quedaba la clase media de chicas monas, simpáticas, algunas más inteligentes, otras más simpáticas, unas con más éxito, otras con menos...

Muriel sólo tenía ojos para él.

Poco a poco el chico tamizó a sus compañeras, quizás sorprendido de que hubiera una chica tan lista y tan guapa interesada por él. A fin de cuenta, su encanto se reducía a sus delicadas y melifluas maneras, sus desplantes de chico malo, su enojo cuando era contradicho, su educación de superviviente y su presencia, apenas algo más que aceptable.

La imbecilidad supina a veces se oculta bien en las sonrisas.

Muriel cayó en él con todo el equipo. Las miradas, los primeros besos a la salida del colegio, las escapadas por la tarde, las atenciones recibidas, las mariposas en el estómago, la luz y el calor en mitad del invierno.

Solimán cayó en ella con sus manos, su boca, su lengua, sus peticiones de algo más, sus pequeños chantajes, su cerco social, sus miradas de dueño y señor. Pero no estaba satisfecho del todo.

¡Llevamos juntos siete meses y aún no nos hemos acostado!, se oyó en un pasillo.

Muriel empezó a tener malos resultados en sus exámenes, mala cara, mal cuerpo. Solimán la había dejado o la había forzado a dejarlo, y ahora prestaba su atención a alguna otra chica de la clase.

Ella se moría por dentro cada vez que sus sonrisas se perdían en otra. Él buscaba otras manos y otro cuerpo donde vaciar su tiempo.



Solimán encontró a Luisa en un aula que no era la suya. Corrían por los pasillos y se buscaban con la urgencia de quien tiene muchas cosas que demostrar. Luisa era sólo un objeto, pero aceptaba su condición sin problemas, porque para ella Solimán era lo mismo. Ambos estaban en el mismo lado de la guerra. La complicidad del pecado los llevaba a besarse frente al aula de Muriel, que tenía que verlos cada día, cada hora, en cada hueco entre clases, a la llegada y a la salida.

Y los días pasaron y Solimán volvió.

Muriel no podía odiarlo ni quererlo, pero seguía atrapada por la dulzura de sus palabras, de sus ruegos, sus peticiones de perdón, de sus dondedijediegodigodigo, sus promesas de amor, su atención única y especial.

Y volvieron las sonrisas y los besos. Y las notas siguieron bajando del ocho al siete, al seis, al cinco, al cuatro...

- Muriel, te voy a aprobar porque sigues trabajando en clase, pero que sepas que la estás fastidiando pero que bien. Y no me refiero a las notas.
- Ya, profe, pero es que...
- Ya.


El curso acabó de cualquier manera, con Solimán igualando records imposibles de batir en sus notas, con Muriel salvándose por la campana de junio. En verano habría más tiempo para encontrarse, para buscarse, para repetir caricias, para sentir por fin el amor sin el corsé de las clases. Tiempo para que Solimán siguiera con sus atenciones, su cariño, su prisa, su enojo por el sexo consensuado...

En septiembre me enteré de que ella lo había denunciado por una agresión.

En noviembre volvía a hablar con él.

Ahora están, no están, están...

Solimán cada vez olvida más ocultar su desprecio y su odio a los profesores. Cada día un poquito más rebelde, un poquito menos educado, un poquito más desnudo. Muriel quizás sigue enamorada, quizás no, pero sonríe porque sabe que está en caída libre y no tiene remedio.

Es el amor.

Labels: ,

32 Comments:

At 17 April, 2010 20:59 , Blogger Be said...

Pobrecita Muriel... Acabará preñada/cornuda/infeliz/maltratada, o las cuatro, por orden cronologico.

 
At 17 April, 2010 21:02 , Blogger Inés said...

Eso no es el amor. Y lo sabes. Igual que lo sé yo, que lo sabemos todos. No digo que el amor tenga que ser perfecto (raramente lo es) pero esa relación enfermiza está a años luz.

Y sin embargo, ella lo creerá. Hasta que aprenda (espero por su bien que pronto). Se sigue diciendo lo de sufrir de amor y ella ve que sufre y malentiende todo. El amor no se sufre; el amor se vive, se anhela, se añora...

Por experiencia sé que se acaba aprendiendo a distinguir. Que se aprende que las personas que te quieren no te hacen daño si pueden evitarlo. Y que el amor es simbiosis.

(El hecho de que tenga ganas de matar al pequeño parásito de Solimán no me convierte en peor persona, ¿verdad?).

 
At 17 April, 2010 21:07 , Blogger Efe Morningstar said...

Be, pues ya veremos. Esto es una carrera en el tiempo entra la Desgracia y su Sentido Común. Ya veremos quién gana.

Inés, ya sé que el amor no es nada de esto. Pero yo soy así de majo contando las cosas... Creo que por el tono se nota perfectamente que este chico está en mi Top One de Asesinables del instituto, por delante incluso de El Integrista...

Del que aún no he contado nada. Vaya.

 
At 17 April, 2010 21:09 , Blogger _Xisca_ said...

Ya veo que sigue faltando tráfico frente a este instituto...¿hay profesores que no sepan aparcar mucho?

 
At 17 April, 2010 21:09 , Blogger ZoeRavenclaw said...

Las experiencias malas son parte de la vida. Y no son tan malas mientras se aprendan de ellas.
Pero, ¿aprenderá?
Encoje el estómago ver esas experiencias desde el otro lado. Ojalá se dé cuenta a tiempo.

 
At 17 April, 2010 21:24 , Blogger Er-Murazor said...

Para no pasar los malos ratos de ver esas cosas es por lo que no me meto yo en la vida privada de los alumnos.

Lo que me resulta alucinante es que, habiendo llegado al extremo de la denuncia, aún sigan estando/no estando y demás. Tiene tarea...

 
At 17 April, 2010 21:29 , Blogger Livia said...

Tiene ¿15 años? entonces si realmente es tan lista como la pones -y no una buena estudiante sin más- no la subestimemos, sobrevivirá; quizá pierda un curso pero eso no es tan terrible, hay gente que sólo aprende a base de cagarla. Ahora bien, lo de la agresión parece muy serio ¿sus padres?
Por otra parte ¿qué hay de ese proyecto de tirarlo por las escaleras? Si la cosa va a más ¿por qué sigue íntegra su integridad física?

 
At 17 April, 2010 21:37 , Blogger Gárgamel said...

Pues a mí me parece un pequeño cabrón adorable...
Ella acabará espabilando y recuperando el ritmo y él de peón en cualquier obra.

 
At 17 April, 2010 22:07 , Blogger Efe Morningstar said...

Xisca, mujer, los profesores tienen un sensor anti-problemas finísimo, serían incapaces de atropellar el bolígrafo de un alumno, en serio.

Zoe, ya se ha dado cuenta. También se ha dado cuenta de que darse cuenta no es suficiente.

Zor, ya sabes lo que cuesta salir de algunas cosas. Y no tiene nada de rodaje.

Livia, aún tiene catorce. Está en tercero. El chico, aunque apetece tirarlo por las escaleras... Es que hay pocos pisos, en serio, está el colegio muy muy mal diseñado, me parece fatal.

Gárgamel, no. Éste acabará viviendo de alguna desgraciada, ya lo verás. Ella espabilará, eso seguro, pero otras vendrán detrás de ella.

 
At 17 April, 2010 23:10 , Anonymous watchman said...

Mi madre cuenta espeluzneces similares.

En vuestro instituto, de todo esto (este caso y similares), ¿cuánto saben los padres de las criaturitas?

 
At 18 April, 2010 03:55 , Anonymous javi said...

Que triste... :(

 
At 18 April, 2010 03:59 , Blogger Livia said...

¿desde cuándo hace falta mucha altura para hacerle daño a alguien? El físico eres tú, seguro que algo puedes hacer calculando masas y velocidades ¡échale imaginación!

 
At 18 April, 2010 03:59 , Blogger Somófrates said...

No será el último. Muriel seguirá durante años yendo de imbécil en imbécil, aguantando desprecios y destruyendo su autoestima. Ha marcado lo que será su personalidad cuando termine de formarse y le llevará mucho tiempo cambiar.

¿Apuestas?

PD: No es un terneroteorito, pero este texto es la excepción que confirma la menstruación.

 
At 18 April, 2010 07:58 , Blogger Superflicka said...

Qué historia más horripilante nos cuentas. Me sumo a la pregunta: ¿y los padres, qué piensan? ¿O no piensan?

 
At 18 April, 2010 11:19 , Blogger ca_in said...

¿Y si le dices al vikingo que se ligue a Muriel? Mientras, haces una lista de tíos aceptables y apetecibles para cuando se canse del vikingo ir pasándoselos.

De paso, también dile al nazi que Solimán es judío antinazi o algo parecido, y a lo mejor te libras de dos malos pájaros de una sola jugada.

 
At 18 April, 2010 11:36 , Blogger Efe Morningstar said...

Watchman, Flicke, no sé qué saben los padres. Supongo que más y menos que yo, según. Tened en cuenta que yo sólo hablo con los padres de mi tutoría (y este año no tengo) o con aquéllos que quieren tirarme a mí por un puente.

Caín, el vikingo se ha especializado en novias de sus amigos. No sé yo si iba a saber cómo ligarse a ésta... El nazi tiene un par de años menos que este chaval, no creo que fuera a servir de mucho cruzarlos en un ring.

Livia, pero bueno, ¿tú me has visto a mí pinta de Batman?

 
At 18 April, 2010 12:04 , OpenID lironcillo said...

Pues no sé si será lista o no, pero si con 14 años lo ha denunciado ya por agresión y sigue tonteando con él...

En fin. Que sí, que es adolescente y todo lo que queráis. Pero a mí no me parece que tenga muchas luces. Y no de las de estudiar, sino de las otras.

Espero que puedas contarnos algo diferente de esta muchacha, o mal va a acabar.

 
At 18 April, 2010 13:11 , Blogger ca_in said...

¿Cómo que no eres un aspirante a Batman?
- Tienes un alter-ego (Brie) superheroico con capa, y ya te has dibujado con capa.
- Te gustan los batmóviles y no lo niegues porque recuerdo haberte buscado modelos (cuyas fotos se han perdido).
- «Los alumnos son cobardes y supersticiosos» cuadra perfectamente como uno de tus lemas.
Venga, haz caso a Livia, seguro que eres capaz de acelerar la caída de un alumno por el hueco de las escaleras.

 
At 18 April, 2010 13:25 , Blogger toayita said...

Pues yo quiero pensar que la juventud de ella juega a su favor, y se dará cuenta pronto (aunque de la peor manera posible) de que eso no es amor y no volverá a tropezar dos veces con la misma piedra.
Pero él...¿Quién le va a enseñar a él que eso no es querer?...hará lo mismo con otras y cada vez será peor.

 
At 18 April, 2010 14:06 , Blogger Pétalo said...

Pobrecita Muriel. Pobrecito género femenino y tonto.

 
At 18 April, 2010 16:42 , Blogger Livia said...

¿Batman? ¿necesitas COSAS para hacerle daño a un crío? ¡qué decepción! vaya churro de físico

 
At 18 April, 2010 17:03 , Anonymous Zulua said...

(¡Aun existo!)

Mientras leia tu post, me ha entrado una morriña rara de pena y de recuerdos de cuando iba al instituto. Uno no se da cuenta de cuántos años han pasado hasta que se pone a recordar.

Vi en su momento caer compañeras de clase como moscas por rolletes de instituto y a veces se echan a perder aunténticos cerebritos.

Ojalá Muriel (en serio se llama así? Jolines, yo que pensaba que era un nombre pocho que solo salía en los juegos de rol...) se de cuenta de que el amor no se trata de seguir la corriente al primer guaperas de turno U_U

¡Los niños de hoy en día no tienen ni idea!

Te admiro muchísimo, cuando leo tus aventurillas pienso que he desperdiciado mi vida y debí ser profesora de... algo!

Un saludo!

 
At 18 April, 2010 17:07 , Blogger Efe Morningstar said...

Lironcillo, tú es que nunca has perdido los papeles, mujer. La chica no es tonta peeeroooo...

Livia, yo no hago daño. Yo hago planes para que los hagan otros. A mí me gusta planear venganzas, no ejecutarlas personalmente. Qué pereza.

Caín, ¿no hay ningún "what is Charles Xavier was evil?"? Pues eso sí que me pega un poco. Batman es demasiado físico para mí.

Toayita, no queremos que este chico aprenda a querer. Queremos que le caiga un rayo. Que hay que explicarlo todo.


Pétalo, exacto, ése es el espíritu. Los tíos no son más listos, no te creas.

 
At 18 April, 2010 17:09 , Blogger Efe Morningstar said...

Zulua, cuando pasé por el colegio no me enteré de casi nada de lo que pasaba a mi alrededor. Por entonces me gustaban más los documentales por la tele que en directo.

Y no, no dejo los nombres de los niños. Pongo nombres que se parezcan en algo, para luego recordarlos, pero nada más.

Muriel... Como la chica de la boda. Suena bien. También pensé en Marcia, como la chica de Peanuts.

Divertido.

PS: ¡Rebienvenida!

 
At 18 April, 2010 19:26 , Blogger ca_in said...

Supongo que me preguntas por un "What if..."

Ni idea, pero siempre te puedes poner alguno de los trajes de la Reina Blanca. A lo mejor los corsés blancos te favorecen más que la silla de ruedas y la calva.

Y pensándolo bien, creo que no hace falta ningún What if para ver versiones malvadas de Charles Xavier entre clones, posesiones, usurpadores y gemelos malvados, que cuarenta y tantos años dan para mucho.

 
At 19 April, 2010 10:32 , Anonymous watchman said...

¿La cosa aquella del Onslaught no fue la versión extendida del Xavier siendo malo? ¿Porque Magneto le había transplantado su maldad o algo así?

No recuerdo muy bien, que aquello coincidió con cuando me estaba quitando de los mutantes.

 
At 19 April, 2010 11:45 , Anonymous webber said...

Sin leer el texto en toda su extension constato que las frases solitarias pueden cantarse cuan cancion de Jose Luis Perales. Es pues una muestra mas de la influencia del gran cantante en la literatura Efediana y, por ende, la mundial toda.

 
At 19 April, 2010 12:00 , Blogger molinos said...

¿Muriel y Solimán?...a ti te afecta la primavera más que a mi.

En mi colegio no había chicos..de eso que me libré..luego ya en la universidad me rebocé en una fabulosa relación destructiva..de todo se aprende.

 
At 19 April, 2010 12:41 , Blogger Goethita said...

Opino como Inés, ¿amor? Ja!!! (por cierto Inés, muy bien explicadito...)Lo más preocupante es que hace poco leí que los jóvenes/as piensan todos de un modo similar, confunden sumisión y posesión con amor...van directitos hacia el maltrato (físico o no).
¡!!Y el dibujín es graciosísimo!!! ¿¿Cuervos?? JAJAJAJJA, Efe, eres muy perverso.....

 
At 19 April, 2010 12:51 , Blogger Goethita said...

Y eso de que se aprende...tengo mis dudas, no hace mucho una amiga cayó en una espiral igual, sin llegar al maltrato físico, pero vamos..se quedó destrozada, y no es adolescente... (bueno, físicamente pasamos por quinceañeras, pero el DNI dice otra cosa). Ahora ella misma se sorprende de haber caido en las redes de tan despreciable sujeto, pero en su momento creía que era un dios... ¿¿Las hormonas idiotizan?? ¿o es la búsqueda desesperada del supuesto "amor"?

 
At 19 April, 2010 15:14 , Blogger Efe Morningstar said...

Caín, pues sí, como recuerda Watchman, el mismo Onslaugh sirve de ejemplo de Xavier Malvado Y Desatado. Bueno, es igual, me sigue pegando más que Miss Frost.

Goethita, pues sí, de estas cosas se aprende... a veces. Otras veces parece que rien de rien. Y sí, los cuervos son un amor.

Mmm... ¿Aparentas qince años? ¿Es que tienes dieciséis? ¿Trece...?

Molinos, te juro que los nombres reales son similares. No es culpa mía que los padres los vist... Les pongan esos nombres que les ponen.

Webber, Perales, qué grande. También he creído ver la influencia de Juan Pardo en las líneas impares, pero no me hagas mucho caso.

 
At 19 April, 2010 17:55 , Blogger Goethita said...

Bueno, tú crees que tengo 13 años por la inteligencia que se desprende de mis ingeniosos y sutiles comentarios, si me conocieras “in person” te darías cuenta de que mentalmente no llego a los diez... por eso te leo, me identifico plenamente con tu alumnado y desde aquí les animo a hacerte la vida imposible. ¡Vamos chicos!, ¡no podrá con nosotros!. En cuanto a mi edad física...como siempre me han dicho que parezco marciana he adoptado el cómputo del planeta, con lo que tengo 17 primaveras marcianas, plena juventud...

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home