cabecera

Miscelánea.

Sunday, June 20, 2010

Las Primeras Mil Citas

El Mercado de la Carne es una lonja de índole espiritual que se filtra en los lugares públicos, convirtiendo cualquier mirada en una invitación, un roce en una propuesta y cada palabra en un engaño más o menos consensuado.

Ahora bien, yo de todo eso no tengo ni idea, así que voy a suponer que vivimos en una comedia romántica americana y que nuestro plan para seducir a otro humano se basa principalmente en una sucesión de acciones unitarias, llamadas citas.

Una cita es, en este contexto, un encuentro concertado con otro ser vivo (de cierto intelecto, digamos superior al de un mustélido), concebido como un medio para llegar a cierto grado de intimidad con dicha comadreja.

Ahora bien, no es lo mismo una cita para tomar café que para comer, cenar o ir al cine. En general, cuanto más tarde sea la cita mejor, ya que existe un prejuicio positivo acerca del sexo nocturno. Por contra, una cita a media tarde en un lugar público, para apenas tomar un café es algo que invita claramente a no hacer ilusiones sensuales.

Supongamos pues que el encuentro es nocturno y alevoso, por ejemplo para cenar o tomar unas copas.



La cita es, ante todo, un problema de simetría: si ambos implicados tienen un interés parejo entonces basta con ser moderadamente uno mismo y no pifiarla. Es decir, si alguien ha sido tan pardillo como para acceder a quedar contigo a solas entonces es muy probable que le caigas bien, con lo cual el primer objetivo consiste en no estropearlo todo negando el holocausto, admitiendo haber votado a Reagan, ensalzando el valor de tu colección de cajas de cerillas o volviéndote una princesa Disney. Cualquiera puede hacerlo (una vez ha quedado).

Ahora bien, hay false friends agazapados en la mitología de los encuentros romántico-lascivos, y es con ellos con los que hay que tener especial cuidado. Por ejemplo:

1. Evite las flores. Las flores son un asunto personal e intransferible, bastante cursi y con un índice de pifia del 60%.
2. Evite beber si no está acostumbrado. Digamos que hay que beber tanto como el que menos beba normalmente de los dos. Emborracharse puede hacer que se despierte en un carguero tailandés o, lo que es peor, en casa solo y con resaca.
3. Evite la poesía, salvo en el improbable caso de que sea un poeta de verdad. Por ejemplo: recite si es Rubén Darío o Lorca, pero no lo haga en caso contrario. De hecho, mejor no lo haga jamás, salvo que tenga en frente a un ser absoluta e irremediablemente enamorado. Claro que, en ese caso, ¿para qué arriesgarse?
4. Evite regalos ostentosos. Exceptuando citas con seres humanos muy especiales o encuentros donde el pescado está vendido de antemano, un regalo caro puede ser recibido con desconfianza. [1]
5. Evite la parafernalia romántica excesiva. Nada de violinistas, velas, incienso, dragones de Komodo, pétalos de rosa... La probabilidad de fiasco es altísima.
6. Nada de cenas copiosas. Esto todo el mundo debería saberlo pero, por si acaso, recuérdelo. Nada de excesos. Moderación. Tenga una digestión zen. Ya habrá ocasión de ir con unos colegas a una venta de la sierra y ponerse ciego a base de tinto y caza.
7. Nada de marisco ni nada que deba comerse con las manos. No es nada divertido estar con alguien que huele como una cena con piernas, pues hay olores que no se van tan fácilmente. Sacrifíquese: coma con cubiertos.
8. No, ni lo piense: nada de comer las gambas ni los langostinos con cubiertos. No sea cateto, eso sólo lo hacen los snobs. [2]
9. No piropee como si fuese Don Juan. Nadie puede hacer eso sin que le caiga un rayo sobre su cabeza (obviemos los infraseres que van invitados a los programas de sobremesa). Es más, Don Juan probablemente sólo lo hacía cuando se enfrentaba a un especimen muy falto de cariño y atención.
10. Salvo que sea un dandi y le salga de modo natural, no se emperifolle. Vaya arreglaoperoinformal, como Dios manda. No se salga de su estilo, no hay nada peor que llevar mal una chaqueta y una corbata, maquillarse en exceso y mal o ir zanconeando sobre unos tacones. Es decir, no sea grimoso. [3]

En resumen: evite dar vergüenza ajena.

Si no la fastidia ya se encargará el mustélido mismo de tirarse a su cuello.

Y si eso no basta... Entonces sea yo mismo. Naturalmente.

[1] Me perturba cada vez que una chica aparece en la primera cita con un rolex para mí. Es como si estuviera comprando mis servicios. Me siento sucio, como un gigoló de tarifa intermedia-baja, y sufro. Quizás no sea su caso, lector, pero tenga cuidado ahí fuera.
[2] Me ofende, lector, por supuesto que soy capaz de pelar una gamba con cubiertos. Soy un manitas.
[3] Ejercicio de Sadismo Deportivo: Fíjese en esas cenas de fin de curso que cada vez se estilan más en los colegios. Los chicos llevan los trajes como si éstos tuvieran vida propia. Mientras, las chicas van haciendo equilibrios sobre sus tacones.

PS: Post pergeñado a partir de un comentario esquilmado aquí.

Labels: ,

40 Comments:

At 20 June, 2010 23:25 , Blogger molinos said...

¡¡Primer!!!

Se me ocurren dos resquisitos más: procure que la primera cita..lo sea y no aparezca con pantalones de motoserrista.

 
At 20 June, 2010 23:25 , Blogger molinos said...

y ahora el seguimiento....

 
At 20 June, 2010 23:47 , Anonymous Sans said...

De hecho, si eres Rubén Darío, no hables en absoluto, cansino.

 
At 20 June, 2010 23:55 , Blogger Pal said...

Más requisitos: en la primera cita NO SEAS RATA, quiero decir, lleva a tu objetivo a un sitio que puedas permitirte y punto. No hace falta ir a un "super sitio" pero no montes números raros pidiendo la oferta del día, no queda muy allá. Más si no hay en ese restaurante...

Ah! tampoco vale comparar al otro con su madre/padre y menos si es para decir que tienes los brazos flácidos como ella.

 
At 20 June, 2010 23:56 , Blogger Pal said...

Coñe me acabo de dar cuenta de que tengo un chungo!!

 
At 21 June, 2010 00:00 , Blogger Efe Morningstar said...

Moli, lo de los pantalones de moto sierra es un Momento Cumbre de la Historia Reciente de las Primeras Citas. TENÍA QUE ser ASÍ, era cósmicamente necesario, hereje.

Sans, eso lo dices porque eres poéticamente disléxica, además de una quejica.

Pal, vaya, cuánto tiempo. Mmm, bueno, la idea era evitar pifias bienintencionadas, es OBVIO que no se puede ser un cutre ni ir en chándal, ¿no?

¿¿No??

¿Qué es eso del chungo?

 
At 21 June, 2010 00:16 , Blogger Inés said...

Oh! Finalmente has cumplido tu palabra y has escrito un post.

Y como estoy de acuerdo contigo (¿Qué me pasa, Doctor? ¿Es grave?), no comento nada más. Ale.

 
At 21 June, 2010 00:27 , Anonymous Sans said...

No, es que Rubén Darío era un cursi.

A mí los poetas si no se encierran en su casa y no salen nunca jamás o meten la cabeza en el horno como que no...

 
At 21 June, 2010 00:30 , Blogger Pétalo said...

A mí si me sacas un dragón de Komodo me enamoras al instante. Pensad lo que queráis...jiji.

 
At 21 June, 2010 01:06 , Blogger Álex Esteve said...

Yo tengo mis necesidades y últimamente todo el mundo habla de lo mismo, de ligar, y yo sigo aquí, a dos velas... Solo hacéis que recordarmelo, coño.

Yo soy más de ser gracioso y gentlemen, así logro muchas amigas al menos, y sino, como dice uno de un foro que frecuento, ante ocasiones romántico-lascivas, más lascivas que otra cosa, tener un poco de Rohypnol cerca, mano de santo hoyga.

PD: Anda que no tienes el listón alto, inteligencia de mustélido... Mejor nivel de algún miembro de la familia de Soricidae.

 
At 21 June, 2010 01:06 , Blogger pseudosocióloga said...

Yo tengo una amiga que consideraba que la primera cita tenía que ser en casa de él, porque si no le gustaba se acostaba con él y se iba, sin aguantar una cena insidiosa.
Otra quedó a las cuatro para un café en un sitio de esos que solo debes ir cuando hay poca luz y pese a qye él pensó que era muy habladora, acabaron doce horas más tarde, sin acostarse, y hasta hoy, cinco años más tarde, una hija y siguen.
Yo jamás iría a ninguna parte con alguien a quién no conociera.

 
At 21 June, 2010 01:40 , Blogger Efe Morningstar said...

Inés, muy bien, estar de acuerdo conmigo es sano y razonable.

Sans, bueno, vale, me parece bien, nada de poetas. No pienso defenderlos, hala.

Pétalo, bueno, a mí los lagartos me molan pero creo que ésos muerden y tienen unas babas infecciosas. No sé, no sé. Además, no caben en el bolso.

álex, hombre, que este post no va de ligar sino de evitar no ligar. Soy un as.

PseudoP, a ver si lo he entendido... Si a tu amiga no le gustaba el chico se lo ventilaba y se piraba. Mmmm.... O sea, que salía más, euhhh, a cuenta, uhuhuhu... Es un gran sistema, sí, lo veo claro.

 
At 21 June, 2010 02:25 , Blogger Álex Esteve said...

El hecho es que me recuerdas mi situación.

Además, estoy gravemente ofendido porque me curro los comentarios y solamente comentas una parte.

 
At 21 June, 2010 09:10 , Anonymous javi en el exilio hasta el moño said...

Huuummmmmmmmm... comadreeejaaa...

 
At 21 June, 2010 09:20 , Anonymous Sans said...

...

Uf.

Vale, lo que a ti te parezca xD

 
At 21 June, 2010 09:25 , Anonymous Sans said...

(Eran referencias a Sylvia Plath y Emily Dickinson, por cierto :)

 
At 21 June, 2010 12:11 , Blogger Somófrates said...

Jijijiji...

 
At 21 June, 2010 12:48 , Blogger Cattz said...

- Alex, siempre comenta una pequeña parte de los comentarios. Normalmente la que menos te interesa que conteste, es un poder para sacar de quicio a los lectores. Por suerte siempre tendremos la memoria de Caín para sacarle los colores.

- Las citas son un horror, vas nervioso, sudas, dices cosas absurdas y te caes y golpeas aún más de lo normal. Si hubiese tenido más citas estaría muerta, seguro.

 
At 21 June, 2010 13:19 , Blogger Álex Esteve said...

Cattz, es que es un desconsiderado y una mala persona en general, no sé porque le comento aun.

 
At 21 June, 2010 13:38 , Blogger Pétalo said...

Ahhhh, que te referías al lagarto!!!

 
At 21 June, 2010 14:27 , Blogger LaNiña said...

OMG, qué ventaja el que te liguen en vez de tener que ligar XD

Oye Efe, tú ni siguiendo tus propias recomendaciones, ¿no? ¿O si? jaja

PD: ¿Existe la persona que en la primera cita te llevaría flores, regalos caros y te recitaría poesía? =S Por el amor de Dios...

 
At 21 June, 2010 14:40 , Blogger javi said...

Niña, añadele que iria de prinzezita Disney y tendras tu respuesta...

 
At 21 June, 2010 15:10 , Blogger LaNiña said...

¡ARGH! ¡Aléjate de mí imagen mental del infierno!

De lo peorcito...

 
At 21 June, 2010 18:45 , Anonymous Malomaloso said...

Por experiencia propia diré que hay que evitar las primeras citas a toda costa, haciendo tanteos y aproximaciones de otras formas, ya que es altamente probable pifiarla, por exceso o por defecto, especialmente cuando alguien te gusta realmente mucho. En general, siempre me han ido mejor en las que me he pasado por exceso que por defecto, o sea, me he lanzado a saco a por sexo, así no pierdo el tiempo en moñerías ni cursilerías y quedan las closas claras desde el principio, luego ya se irán puliendo los detalles. Por otro lado, si no te lanzas puedes hacerle creer que no le interesas realmente, o lo que es peor aún: quedar como un tímido 'pichafloja' que no sabe lo que quiere, y hasta ahí podíamos llegar...
En general, sobre citas (primeras o no), odio a las tías que:
-para evitar dar la cara y ahorrarse fracasos y un 'no me gustas-no me interesas', 'montan' una falsa cita enviándome a su amiga guapa a interrogame sobre si les gusto/intereso o no.
-aparecen con escolta, o sea, con otra amiga, o con su cuadrilla de amigas/os en plan hala, ya perteneces a mi clan. ¡Joder, pero si te acabo de conocer!
-aún no has dado el primer sorbo del café y te sacan el libro de fotos de su familia (sí, me ha pasado dos veces), en plan bueno y quiero que conozcas a los de mi linaje y la familia que vas a (tener el dudoso gusto de) pertener.
-a la primera cita te cuenta todas sus cosa malas, en plan, bueno, para-que-lo-sepas-ya-y-luego-no-haya-malos-entendidos-y-asi-no-perdamos-el-tiempo, que sepas que: tengo mal despertar, me huele el aliento por la mañana, llevo lentillas, braga-faja, ah, casi se me olvida, tengo tres hijos, de parejas distintas y estoy esperando el cuarto de un rumano que enchironaron por robar joyerías. Con un par, sí señor, eso es dejar las cosas claras, eso es seducción y lo demás cursilerías: venga, y ahora dime que me quieres y que te mueres por mis huesos y si no lo haces es que eres 'rarito'.

En fin, es cierto, hay primeras citas que hacen echar de menos la castración química, o aunque sea por choque de dos piedras.

PS. Comento poco -lo que más de uno/a agradecerá- pero te sigo-leo con placer, y que sepas que me he leído todo tu blog, incluso los post que me interesan menos (los de cómics), especialmente porque me haces reír y sentirme bien por no haber aprobado las 'opos' de profe.
PS2: Somo es un cabronazo, pero también me hacer reír.

 
At 21 June, 2010 20:07 , Blogger Efe Morningstar said...

Álex, eres un quejica. Comento siempre ALGO de lo que has dicho. Tú TAMPOCO comentas cada párrafo ni cada línea del dibujo, maldito comunista.

Sans, tus conocimientos sobre biografías de literatos me aturulla. Ya sabes que yo de esas cosas rien de rien.

Cattz, tú te caes y te golpeas todo el rato, no veo nada clara la diferencia cuando tienes una cita. Manías tuyas.

Pétalo, CLARO que me refería al lagarto, mal pensada, subversiva, tía chunga.

Niñas, se han visto CASOS. Todo el mundo tiene un amigo que tiene un amigo al que le han pasado éstas y otras cosas. Yo soy un teórico, obviamente.

Javi, de todo el texto te has quedado sólo con lo de llamar bicho a la presunta víctima. Eres un golfo.

Malomaloso, si te has encontrado con tías que te han hecho todo eso, errr, es para matarlas. Ahora bien, lo de la tipa con hijos de mil padres... Conozco un caso. La realidad siempre es muy divertida.

He de decir que si fuera un ser humano razonable probablemente haría cómo tú dices y dejaría las cosas claras. Pero como no, me quedo en casa viendo True Blood, lo que me da poquísimos disgustos.

Y bienvenido a lo de los comentarios, majo.

 
At 21 June, 2010 20:39 , Blogger ca_in said...

El título de la fresa habría sido mejor como «Las mil primeras citas». Además, te falta alguna referencia al gran experto Howarth Wolowitz. ¡Ah! Confírmanos que Ishmael se ha preparado para ir a un entierro en vez de a una cita, por favor.

 
At 22 June, 2010 00:12 , Blogger Livia said...

Oh, qué herejía ¡Ruben Darío es un crack con MUCHO sentido del humor!

Y ahora al tema, ¿soy la única a la que el concepto de cita le recuerda a película americana de adolescentes?

 
At 22 June, 2010 08:52 , Anonymous Nelson said...

"Sicario económico". Muy instructivo. Te enviaría el enlace, si lo tuviera, de una entrevista que vi tiempo ha de un asesino de la CIA retirado. Dijo dos o tres verdades... En fin, que muchos no saben en qué mundo vivimos.
Quede con Dios, desterrado opositor.

 
At 22 June, 2010 09:16 , Anonymous Nelson said...

Livia, desde mi decimonónica perspectiva "Supersexi" Efe no deja de ser un alma juvenil anclada en los quince años y aprisionada en un cuerpo maduro, achacoso y con alopecia galopante de cincue (shhhh, ¡miente!, ¡miente!) de treinta y pocos años. Lo digo como buen inglés: fríamente mientras tomo el té.

Por cierto, tovarich Efe, tenemos un nuevo juego (Choque de imperios) que fomenta lo que mejor sabemos hacer: traicionarnos y aniquilarnos mutuamente.

 
At 22 June, 2010 11:35 , Blogger Charles M. Towsend said...

1.- La única vez que regalé flores en mi vida, me miraron mal y me preguntaron que con quien me había acostado. No era una primera cita, ni mucho menos pero aún así, Never Again.
2.- Por el contrario, el alcohol siempre me ha ido bien mezclado con citas. Mezclado, no agitado.
3.- “iba el Conde Richard por las tierras bajas…”
4.- /Agreed. Como mucho se invita a la cena.
5.- ¿Violinistas? Qué espanto.
6.- ¿Pero que clase de citas tienes tu?
7.- Recuerdo una vez en que la susodicha se pidió unas costillas barbacoa en un Foster’s. First and Last, se lo aseguro.
8.- Insisto, ¿qué clase de citas tiene usted que lleva a las mujeres (o a los hombres, que aún no lo tengo muy claro, a comer gambas en una cita?
9.- Defina piropear. Porque ya en faena, hay que entrar a matar ¿o no?
10.- Elegante pero informal, a no ser que su estilo sea el de traje de ters piezas hasta los domingos. Me parece correcto.

 
At 22 June, 2010 11:42 , Blogger molinos said...

Por cierto...se me había olvidado comentar...JAMÁS hay que pedir spaghettis en una primera cita...

he dicho

 
At 22 June, 2010 12:00 , Blogger Pilar said...

Nada peor que una primera cita donde se pasen todo el rato hablando de malas experiencias amorosas anteriores....

 
At 22 June, 2010 12:57 , Blogger Efe Morningstar said...

Caín, Wolowitz es, probablemente, la única persona del mundo que sabe más de primeras citas que yo. Un genio.

Raj tampoco está mal.

Pilar, claro, pero eso es algo que todo el mundo sabe que no se debe hacer.

Molinos, en general jamás pido nada que requiera malabarismos. Pedir un solomillo sanguinolento es una buena idea, por ejemplo. Además, así te aseguras que los veganos huyan.

Tou, que estés de acuerdo conmigo en prácticamente todo sólo puede significar una de estas dos cosas opuestas: o tenemos infinita razón o no tenemos ni idea.

Mejor no preguntemos...

Nelson, ¿no te mandé yo ese mismo vídeo hace un par de semanas?

Deseando estoy poder ir a ver ese juego nuevo. Hartito de curso estoy, dios.

Livia, por supuesto que lo de las citas es americano y adolescente... Pero nos la han exportado muy bien y ahora son nuestras, como la tarta de manzana y el baloncesto.

 
At 22 June, 2010 14:03 , Blogger Goethita said...

Que contrariedad!!! efe,entonces no quieres la tiara de diamantes que te habia comprado?? y la cadenaca de 3 cms de grosor de oro para el cuello tampoco?? es elegante a la par que discreta...
Se que todos apoyais las cenitas, pero no hay nada mas antimorbo que algo negro-verde pegado en una pala, o intentar disimuladamente librarte de los pa-luego....

 
At 22 June, 2010 14:04 , Blogger Goethita said...

O peor, en el caso de efe sangre cayendo por los colmillos mientras te sonrie....sexi.sexi...

 
At 22 June, 2010 16:11 , Anonymous Nelson said...

Sí, Efe. El video del "sicario económico" fue cosa tuya.

Tanto estudio es agotador, ¿verdad?

 
At 22 June, 2010 17:06 , Blogger Pilar said...

No dudo Efe que todo el mundo lo sepa...todo, menos mis últimas citas.

 
At 23 June, 2010 17:58 , Blogger JasJ said...

Mira que más o menos siempre he comulgado con esas normas y las he seguido, me pregunto qué demonios estaré haciendo mal...ah, sí, que una cita es con otra persona :(

Ah, las flores molan, no al principio pero sí más adelante. Debo ser un romántico o un anticuado o algo así.

 
At 23 June, 2010 21:56 , Blogger _Xisca_ said...

Hum, la única primera cita organizada a la que fui en mi vida sin saber a lo que iba fue con mi primer novio el ex-convicto. A mí con que no me maten...

 
At 23 June, 2010 22:48 , Blogger Efe Morningstar said...

Goethita, no me has entendido: puedes regalarme todo lo que quieras, pero NO DURANTE LA CITA, o me sentiré como un objeto sexual sin alma y lloraré.

Pilar, deja de salir con ESE tipo de gente.

JasJ, las flores más adelantes ya son otra cosa: conoces al ser humano, sabes si le gustan o no las flores, sabes qué especie prefiere... Además, ya no puede salir espantada porque seas un cursi, no después de decirte que adora que le regalen margaritas por sorpresa.

Xisca, es que no se le ocurre a nadie. Tienes que hacer como yo: nada-de-citas-nunca-nunca-jamás. Con exconvictos, digo.

Nelson, deja de jugar con mis sentimientos y mi memoria de pez.

Y sí, estoy agotadérrimo, efectivamente.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home