cabecera

Miscelánea.

Friday, October 22, 2010

De Corrientis, en la ducha

El Demoño es un ser malvado que aparece donde menos se lo espera. Por ejemplo, en el baño.

Desde hace ya muchos años gozamos en la Casa Capitular de una ducha con mampara que permite salpicar en cualquier dirección sin temor a que se inunde todo. En la pequeña mansión que he logrado encontrar en Lanada Interior cuelga, sin embargo, una especie de tela de material indefinido que los doctos empleados de Zara Home denominan cortina, cuya misión consiste en retener el agua que sale despedida en algunas direcciones más o menos azarosas.

Un nombre tan poco elegante como cortina no podía ser sino un presagio de algún tipo de maldad perpetrada por los más oscuros seres del Averno o, si no hay nada más a mano, los sempiernos gnomos del hogar. Y, efectivamente, así es. La cortina, leve y deficientemente asegurada a la estructura del baño, tiene tendencia a cobrar vida propia.

Los que sufrieron en sus meninges los ataques divulgativos de 3, 2, 1... Contacto o de Beakman sin duda ya andan pensando en la fea costumbre del agua caliente de transferir parte de su calor al aire bajo la ducha, lo que hace que éste decida ascender, como cualquier amante de la amiga de la sobrina de algún político, al tiempo que baja la presión de nuestra miniatmósfera duchil.



En un mundo perfecto donde nos rodean mamparas sólidas se establece una pequeña corriente de aire que intercambia el caliente de la ducha con el más fresco del resto del baño, al menos hasta el punto en que convertimos todo el aire en una sopa calentorra más o menos homogénea. Por supuesto si uno abre una ventana o hay algún otro tipo de ventilación no tenemos sopa y sí una corriente que nos congelará a poco que salgamos del chorro de agua caliente... Pero eso ya lo sabemos todos.

En cualquier caso, en mi pequeño mundo repleto de aviesas cortinas, al calentarse el aire bajo la ducha y bajar la presión, el aire más fresco del exterior intenta entrar en la ducha empujando la cortina hacia el interior, cortina que se pega a las piernas, cortina que está irremediablemente fría a las siete y pico de la mañana, cortina que no hay más remedio que maldecir usando una antigua y secreta lengua gutural:

¡¡AHGAHJGHJAGHAHBAHBAHGHJBZSS!!

Lo que traducido a nuestro rico idioma significa:

¡Oh, pérfida tela de colores variados, así desarrolles una infección mohosa que acabe contigo y todas las de tu perra estirpe!

Como ven, el español es siempre una lata a la hora de maquetar: las traducciones salen siempre más extensas que el original. La culpa, como siempre, de los gnomos, pero eso ya lo explicaremos otro día.

En cualquier caso, ya saben, corran a poner una mampara en casa.

Labels:

24 Comments:

At 22 October, 2010 01:16 , Blogger Cattz said...

Yo solía usar agua para pegar la cortina a la bañera y así no se me enredaba en las piernas.

 
At 22 October, 2010 01:20 , Blogger ZoeRavenclaw said...

Mampara sí, siempre que cubra todo el lado de la bañera. Que si no hay que limpiar luego.
A la cortina se le echa un poco de agua para que no se mueva, hombre. Al final acaba siendo costumbre.

 
At 22 October, 2010 01:20 , Blogger Inés said...

Yo hago como Cattz! Y sí, también fue un descubrimiento doloroso al mudarme aquí, acostumbrada a las mamparas de casa papis.

Pero eso, un poco de agua para pegar la cortina Y, ojito, una cortina de ducha larga (mejor que corta). Más que nada, porque se pega mejor.

Aunque sí sólo tienes plato de ducha y no bañera, entonces no hay forma. Se levantará y se te pegará a las piernas.

 
At 22 October, 2010 01:20 , Blogger _Xisca_ said...

Si no fueras tan fino y te ducharas tanto...

 
At 22 October, 2010 08:27 , Blogger Efe Morningstar said...

Cattz, Zoe, eso también lo hago yo. Esta vez no abuso mucho del truco porque la impermeabilidad de mi cortina es bastante cuestionable y no quiero echar leña al fuego.

Inés, no, es bañera, en realidad todo debería ir bien pero es que además la alcachofa de la ducha parece haber sido diseñada por un orangután y sale agua en un ángulo sólido de &pi. Un horror.

Xisca, claro, ahora la culpa es mía, como siempre.

 
At 22 October, 2010 08:52 , Anonymous McKel said...

Ohdiosmio justamente esta mañana, después de pelearme con mi cortina de ducha violadora, pensé: "seguro que hay una razón científica para que esto pase", ¡y me la encuentro publicada por mi admirado efe! Si esto no es telepatía que baje Dios y lo vea :D

 
At 22 October, 2010 08:59 , Blogger Gallinica said...

¿Y si te duchas con agua fría? Se aliviarían varios de tus problemas.

 
At 22 October, 2010 09:48 , Blogger Goethita said...

Que gracioso el muñequito poniendo la pierna de aquella manera para ocultar sus cositas!!!!si ya te las hemos visto!!! ahora se nos vuelve pudico...

Lo de las cortinas es asqueroso, sobre todo en los hoteles, que eres consciente de la cantidad de piernas (y lo que no son piernas) que han tocado la misma tela asquerosa...

 
At 22 October, 2010 13:33 , Blogger Efe Morningstar said...

McKel, Dios lo que tiene que hacer es instalarnos ya unas bonitas mamparas, hombreyá. Que ya le vale no hacer nada nunca.

Gallinica, el agua fría es para torturar, no para seres humanos. Yo me ducho siempre con agua caliente, julio y agosto incluidos.

Goethita, no es pudor, es un intento futil de huir de los seudópodos húmedos de la cortina, se ve perfectamente.

Ya me dirás para qué vas tú a hotelitos tan cutres y con quién...

 
At 22 October, 2010 13:47 , Blogger molinos said...

"Natalie Portman es menos sexy que la zarzaparrilla"..dijo EL días antes de escribir un post en el que hemos de imaginarlo desnudo ( sin su jersey de escamas), con los poros abiertos porque se ducha con agua hirviendo y peleando con una cortina de ducha...que..por cierto..¿ no será de pana amarilla como el sofá?

Sin duda alguna hay una nueva comparación en el mundo.." eres menos sexy que efe duchandose".

 
At 22 October, 2010 15:14 , Blogger LaNiña said...

Madre mía Efe, cada vez que entro en tu blog me encuentro a alguien poniéndote fino jaja. Nos hacemos querer, ¿eh? :P

A mí con la cortina me pasa lo mismo, pero como la bañera es una enormidad ( entran tres canijas como yo, es un gustazo :D) y también utilizo el truco de pegarla con agua al borde de la bañera, no problem. Y el día que esté más loca, siempre puedo echarme para atrás. Tengo sitio de sobra XD

PD: Ya he leído el post de las actrices. Qué gusto más raro tienes para las mujeres...

 
At 22 October, 2010 15:47 , Blogger Cattz said...

Lo que odio es la mámpara de la bañera de mi madre. Es tan enana que te tienes que duchar pegándote a una esquina de la bañera y siempre apuntando con el agua a la misma dirección para no empaparlo todo.

Y cuando tenga dinero cambiaré mi mampara de ducha de 2 metros por una que llegue hasta el techo, que luego hay gente más alta que yo que me llena el baño de agua.

 
At 22 October, 2010 16:00 , Blogger Pétalo said...

Oh, las malvadas cortinas. El problema de usar el agua para que no se te pegue es cuando tienes plato de ducha en lugar de bañera. A mí me pasaba en italia, era un sistema mucho más precario. Ahora por suerte tengo mampara, y en casita tambien. Las mamparas son amor. Las cortinas son malvadas.

 
At 22 October, 2010 17:54 , Blogger ca_in said...

Buf... Ya te acostumbrarás. Yo tengo plato desde hace dos años, y ahora ni duchándome a oscuras se levanta la cortina o salpico fuera.

Lo que tienes que pesnar es que los anteriores inquilinos debían ser muy -pero muy- feos, y la cortina ahora se siente entusiasmada con tu orondo cuerpo.

 
At 22 October, 2010 18:17 , Blogger Efe Morningstar said...

Moli, en serio, no sé qué le ves tú a Portman. Es una chica atractiva con cara de lista, pero más guapas y hermosotas que ella hay a punta pala.

Niña, no sé si quiero saber qué haces duchándote con dos amigas a la vez, pero en cuanto a mis gustos, no sé, yo no les veo ninguna pega, sois vosotros los raros.

Cattz, si la mampara llega al techo moriréis cocidos al vapor. Me temo que la solución es un hacha. Drástico pero definitivo.

O unas banquetitas...

Pétalo, los platos de ducha son la hez. El genio que los diseñó aún debe de estar riéndose. Son inútiles o poco menos.

Caín, que no, que no, que mi cuerpo tiene ese efecto sobre todo, es mejor poner mampara y asegurarse de que su libido queda bien fijada a la pared.

 
At 22 October, 2010 19:08 , Anonymous Silf said...

Aiii!!!!
Yo me crié viendo a Beakman y con diferentes cortinas de colorines.
Ahora soy mas feliz porque hace unos años disfruto del cobijo de una mampara que evita que mi torpeza tome el control y me haga caerme al salir de la ducha xD
Por otro lado... echo de menos a los pingüinos Don y Herb, que le daban ese toque tan especial al programa.
Lo del Contacto ese a mi ya no me pilló ¿ves?

 
At 22 October, 2010 20:56 , Blogger Sota said...

Aparte de lo de duchar la cortina antes de ducharte tu, si aún así te ataca, otra opción es poner pinzas en los bajos de la cortina. Y si con las pinzas no basta, añadirle pesos. Que el peso supere la fuerza ascensional de los movimientos del aire, vamos.

Eso sí, hay que ponerlos repartiditos por la cortina, que si no es peor. Como uno cada diez centímetros, y asegurándose de que ambas esquinas tengan uno.

(y piensa que si las cortinas pillan una infección mohosa y luego se pega a tus piernas... Bueno, te lo puedes imaginar, no?)

 
At 23 October, 2010 13:07 , Blogger Efe Morningstar said...

Silf, pero bueno, ¿qué edad tienes? Ya se nos ha colado otro veinteañero aquí. Es terrible, no pilláis la mitad de referencias, merecéis la muerte.

Yo veía Beakman con mi hermana pequeña, que le encantaba. Luego tenía que reexplicarle las cosas porque no se enteraba de nada de la parte de ciencia. Eso no ha cambiado nada, por cierto.

Sota, lo de las pinzas es esperpéntico. Si lo hubiera llegado a ver en una película de Azcona habría pensado que es una locura.

El moho es del reino fungi, mi némesis. Tranquilo, lo mantengo a raya.

 
At 23 October, 2010 15:30 , Blogger Sota said...

Esperpéntico, pero funciona.

Y por mucho que tu seas una mónera, no un hongo, también te puedes infectar con ellos...

 
At 24 October, 2010 04:08 , Anonymous Silf said...

Eii!!!
Yo me enorgullezco de decir que soy aficionada a muchísimas cosas anteriores a mi nacimiento y que de momento voy pillando las diferentes referencias que salen a colación de tus posts ¡JUM! ¬¬'

Y vale, admito que acabo de cumplir los 20, pero oye, algo tiene que decir a mi favor que me resulte interesante las cosas que se comentan por aquí =P

 
At 24 October, 2010 14:24 , Anonymous McKel said...

Efe, por razones simplemente prácticas prefiero la cortina a la mampara (a pesar de los intentos de violación sistemáticos), porque la mampara es un cognazo de limpiar para quitar las manchas de agua y la cortina con meterla a la lavadora, listo. Así que Dios, estate quietecito, por favor.

 
At 25 October, 2010 07:36 , Blogger Efe Morningstar said...

Sota, que no, que me niego a vivir en una película de Azcona.

Ahh, Silf, eres una chica súper jovencita... Algo me dice que deberías ocultar escrupulosamente esa información. Ya es demasiado tarde para huir, eso sí.

McKel, limpiar una mampara es facilísimo, hombre. Sobre todo si pagas a alguien para que la limpie por ti. Ejhem.

 
At 25 October, 2010 08:58 , Anonymous Codeman said...

Pues a mí también me pasó al cambiarme de mampara a cortina en el piso actual, y como con remojar la parte de abajo de las cortinas no era suficiente, opté por abrir una vía de escape alternativa en el extremo opuesto a la alcachofa de la ducha. Con las cortinas no del todo corridas, el aire frío entra por ahí y se evita el temido "gélido abrazo" de las malosas cortinas.
Me costó más hacerme con la regulación de la temperatura del agua, acostumbrado como estaba a los grifos monomando. Pero eso es otra historia ^^

 
At 25 October, 2010 15:32 , Blogger Sota said...

Efe, reconoce que si tu vida la hubiese guionizado Azcona, vivirías mejor que con el guión actual...

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home