cabecera

Miscelánea.

Sunday, February 6, 2011

La Isla de Romeu

Romeu se dio a conocer como humorista durante la transición. Desde entonces ha colaborado con medios como El Jueves, Interviú o El País, siendo su estilo, su ideología y sus personajes muy característicos. En El País, de hecho, trabajó durante más de treinta años, desde la fundación del periódico hasta que desapareció hace un par de años por alguna puerta trasera, sin dejar apenas rastro.

Su cese fue debido a que el humorista, hijo de otra época, tenía opiniones de izquierdas demasiado marcadas fuertes ingenuas de izquierdas que no le habían permitido amoldarse a la especial sensibilidad de los tiempos actuales, llegando a resultar incómodo para todo el mundo, en particular para sus contratantes.



Aunque, desde luego, no es lo mismo resultar incómodo para los tuyos que para los otros, para quien no tiene nada que para los que lo tienen todo, así que en cierto momento Romeu enfurruñó a algunos que confunden el todo con las partes, la crítica (agradablemente despiadiada) con el odio gratuito, y, como en un acto de magia, desapareció del universo visible y se recluyó en su propia isla.



Un par de años más tarde, un joven y espabilado cineasta daba muestras de una total inconsciencia en un medio público. Ni más ni menos que se le ocurría celebrar que llegaba a los 50000 seguidores haciendo la típica broma del evil doctor. Ya saben, el clásico: "Ahora que tengo más de cincuenta mil followers y me he tomado cuatro vinos podré decir mi mensaje: ¡Soy Julito Iglesias!". Sólo que nuestro particular antihéroe, Nacho Vigalondo, no dijo que era Julito Iglesias. Tampoco dijo que era un alienígena come bebés, ni que era un robot asesino, ni que él había matado a Kennedy, ni siquiera dijo que era Jesucristo... El muy inocente dijo que el Holocausto fue un montaje.

Sorprendentemente para él algunos (muchos) de sus seguidores eran tan tontos que no comprendieron que el chiste no estaba en el disparate de cierre sino en el conjunto celebración+evildoctor+disparate, y que para esta última parte servía cualquier sentencia obviamente ridícula. [1]

Es decir, que mientras Vigalondo estaba diciendo que los negacionistas estaban majaras, parte de su público estaba entendiendo que se ponía de su lado y defendía lo indefendible. O que, peor aún, bromeaba con el Holocausto [2], cosa que no hacía.

Menudos idiotas.

De repente el twitter de Vigalondo se volvió un polvorín de lo más absurdo en el que mientras uno decidía "filtrar a los idiotas" siguiendo con la broma, otros se indignaban, otros se lo pasaban teta con el desprósito... Y en mitad de toda la tormenta algunos, combinando mala leche con estupidez, pasaron esta discusión de bar a la prensa seria.

Y la prensa seria, que ni es blanca ni tinta ni tiene un color que no sea el amarillo, decidió sumarse al colectivo subnormal y linchar al bromista. ¿Para qué explicar la situación? ¿Para qué informar cuando rescatar el alquitrán y las plumas es mucho más divertido? Vigalondo era un antisemita, un negacionista, un cómico decadente, desvergonzado y peligroso al que había que destruir. [3]

El País, mientras tanto, había actuado como era de esperar. Si en el 2009 cedía a las presiones de la AJC y mandaba a Romeu a su isla, en 2011 y tras la entrada en el Grupo PRISA de Liberty, hija del buenrollismo internacional americano [4], liquidaba el blog de Vigalando, la campaña de publicidad que hacía para el periódico y su alma, y todo eso sin respirar ni mirar atrás.

El resto es historia. Vigalondo pidió disculpas y desapareció. Si no lo ven en algunos años no se preocupen, quizás ande por la isla de Romeu, enterrando los pies en la arena mientras se pregunta:

¿Pero cómo iba yo a saber los que idiotas que estaba filtrando eran mis jefes?

Por mi parte, como me incomodan el fascismo, la censura, la estupidez y, sobre todo, la hipocresía de la corrección política, le digo au revoir a ese mascarón de proa del periodismo español que era El País. [5]

Hala.



[1] Sí, he explicado el chiste. Mátenme, pero antes mátenlos a ellos.
[2] Es bien sabido que sólo un judío puede bromear con el Holocausto, así como sólo un negro puede llamar negro a otro negro en Hollywood. Igualmente, ser gordo te permite reírte de los gordos, si eres calvo puedes reírte de los calvos, etc. Es uno de los gajes de la corrección política y, aunque a primera vista parece que acabará con el humor, a la larga producirá unos cómicos hilarantes. Übercómicos que serán retrasados bisexuales judíos negros orientales gordos anoréxicos calvos con mullet. Y vestirán fatal, ya lo verán.
[3] La mayoría de la gente, ni que decir tiene, se ha sumado a la orgía de descalificaciones sin saber nada más que lo que le contaba su medio favorito. Los medios de comunicación dan una mezcla de diversión y miedo difícil de igualar. Quizás en los parques de atracciones...
[4] Léase con maldad.
[5] La Defensora del Lector declara que "hay líneas que no se pueden cruzar", lo que demuestra que es muy buen perro de su amo, que es idiota o que, ciertamente, no le puede llevar la contraria a una mayoría de submentales. Milagros de la unión de la Democracia con el Pesebre.

PS: Se ha creado un pequeño (y feo) manifiesto en apoyo a Vigalondo aquí. Ustedes mismos.

Labels: ,

20 Comments:

At 06 February, 2011 21:41 , Blogger Inés said...

¿Nadie ha comentado?

¿Pues qué decir? La verdad es que El País hace ya mucho tiempo que me defrauda y me informa más bien poco. Y eso que era el periódico de mi infancia, de mi adolescencia, el medio que más miraba en internet...

Pero desde luego, desde que se cargaron "El Pequeño País" dejaron de interesarme lo suficiente como para comprarlo.

 
At 06 February, 2011 21:42 , Blogger _Xisca_ said...

Es que yo ya he firmado y ya lo he comentado en facebook, tienes razón, ni que decir tiene. Y hace unos años que lees "El País" y te vas quedando a cuadros cada dos páginas...

 
At 06 February, 2011 21:55 , Blogger Efe Morningstar said...

Inés, bueno, yo siempre he sido bastante escéptico con la prensa, así que no me quita el sueño que sean unos liantes malvados. Pero, ah, que sean ruines, por ahí no paso.

Xisca, ya sabes, es esta modernidad tan hipócrita y manipuladora. A Maquiavelo se le pondrían los pelos como escarpias.

 
At 06 February, 2011 22:04 , Blogger HombreRevenido said...

Amén, caballero.

Los medios tradicionales y los idiotas tradicionales se superan. Si los mezclas con twitter ya es la leche.

Me siento a esperar la próxima. Como una polilla o un moribundo van corriendo hacia la luz.

 
At 06 February, 2011 22:10 , Blogger Álex Esteve said...

Se agradece que comentaras en la última entrada para responder. Y ya te
respondo que puede que sea un suavón, a veces soy un tanto moñas, pero bueno...
Estas realmente cabreado, nunca antes te había visto lanzar tanto improperio.

 
At 06 February, 2011 22:42 , Blogger M said...

Hoy en día la realidad no está en la prensa. Si quieres estar al tanto de lo que realmente pasa sin duda has de estar en internet. Lo que pasa es que no todo el mundo está, aún hay generaciones perdidas en el maremagnum del papel (léase mis padres).
Es necesaria la prensa pero cuando se mete a valorar asuntos de internet es como si nos trataran de explicar en código morse un reportaje sobre el conflicto palestino de 15 páginas.
Por mi parte, denuncio también el cierre de "La gente es gilipollas", que por supuesto no alcanzará el mismo follón mediatico que ha desatado Vigalondo pero que ha censurado los chistes de una comunidad de 2000 personas sin lugar a réplica.
Así que veo que todo esto se repite de forma alarmante a todos los niveles.
Saludos desde otra isla.

 
At 06 February, 2011 23:32 , Blogger ca_in said...

No sé si Romeu se fue a una isla o eligió jubilarse cuando le despidieron, pero sin duda es un caso bien distinto del de Vigalondo. Si un autor no coincide con la línea editorial, prescindir de él es algo lógico.

El caso de Vigalondo, hasta donde sé, coincido bastante con tu opinión, por lo que no digo nada.

Respecto hacer chistes con el holocausto, me acuerdo de haber leído opiniones judías contrarias a Maus porque banalizaba el asunto al ponerlo en viñetas. También recuerdo que no se quiso proyectar en Israel La vida es bella con pretextos parecidos. ¿Pero qué se puede esperar de unos fundamentalistas?

P.D.: Siempre me he preguntado que hacen esos náufragos de isla sin palmera cuando sube la marea, y con tu minipalmera se plantea el mismo problema.

 
At 07 February, 2011 02:09 , Blogger Efe Morningstar said...

Sr Revenido, no subestimo en ningún momento este espectáculo diario que nos brinda la realidad. Yo también me siento a esperar.

Caín, a Romeu lo echaron por presiones externas al periódico. La línea editorial no cambió de un día para otro. En el caso de Vigalondo las presiones son internas y el caso es muy diferente. Es la actitud de El País lo que me parece deplorable en ambos casos.

La marea está alta en el momento del dibujo. Cuando baja queda al descubierto la belleza natural de la isla semisumergida.

Álex, no estoy cabreado. Estoy indignado ante tanta estupidez y tanta vileza.

M, el problema es que uno no puede estar al tanto de todo así que es normal esperar que los medios, más aún los que considera afines, se comporten según cierta línea moral y no tergiversen la realidad en ningún caso. Mucho menos que se dediquen al innoble arte de la puñalada.

 
At 07 February, 2011 12:18 , Blogger Álex Esteve said...

Bueno, es que cuando yo me indigno me cabreo, hoyga.

 
At 07 February, 2011 12:43 , Blogger Superflicka said...

No conocía la historia de Roméu, y sólo me reafirma en mi desapego al País, que también ha sido el diario de mis padres desde pequeña. Sobre lo de Vigalondo, sólo puedo decir que soy de familia judía y creo que los judíos son unos histéricos (tú lo sabrás, siendo de donde eres). Y me alucina enterarme de que también tenemos lobby judío en España... Qué miedo...

 
At 07 February, 2011 13:14 , Blogger watchman said...

Y yo que me juego lo que sea a que el 99% de los que han puesto el grito en el cielo no han cruzado palabra con un judío en su vida, y por tanto no tienen ni puñetera idea de lo ofendidos que puedan estar o no...

 
At 07 February, 2011 13:57 , Blogger Trurl said...

Ignoro si es que de joven los periódicos me causaban una sensación distinta (el Mundo me parecía serio, y el ABC ni te cuento, que hasta tiene grapas y todo) o es que han ido progresivamente a (mucho) peor. En cualquier caso, no creo que sea casualidad, de un tiempo a esta parte, la aparición variable de las opiniones del señor Levy, D. “bloqueo y ataque a la flotilla justificados”, ese que pone a caldo todas las barbaridades que vienen del mundo islámico (que hay para regalar) pero no habla de la tortura sistemática en las prisiones israelíes (aprobada por la constitución, por cierto) o sobre tirar bombas de fósforo a colegios y hospitales. Es sólo otro movimiento más. Están aquí, y vienen para quedarse. No sé si celebrar mi Hanuka ateo o afiliarme a los hermanos musulmanes…

 
At 07 February, 2011 15:07 , Blogger Holden said...

A mí Vigalondo me encanta, hay un corto suyo colgado en mi blog. No sé si lo conocerás, el de "7.35 de la mañana".

Entre tú y yo: el corto me gusta porque pienso que todas las chicas a las que he conocido tienen la suerte de que no hiciera ESO para empezar una conversación con ellas.

 
At 07 February, 2011 16:05 , Blogger Efe Morningstar said...

Álex, es que tú eres muy pasional. Yo, por contra, tengo los biorritmos de una bombilla.

Holden, hombre, claro. Vigalondo se dio a conocer precisamente por ese corto, que era estupendo.

Flicka, qué va, el lobby judío es americano, pero es capaz de presionar a un periódico de aquí sin problemas. Después de lo que wikileaks ya no hay que extrañarse de nada.

Trurl, aunque el pueblo judío siempre me ha resultado simpático, la fundación de Israel fue un despropósito y su gobierno desde entonces un dislate. Un caso claro de niño malcriado que ahora ya tiene poco arreglo. De todos modos, tal y como está el patio, quien esté libre de pecado...

Watchman, hombre, teniendo en cuenta los poquitos que hay en este país, igual un 99% es pasarse. Ya sabes, de todos modos, que lo importante no es cuántos se quejen sino cuánto ruido puede hacer cada uno de ellos. Con uno molesto y bien situado es suficiente para que te echen de tu trabajo, si es que trabajas para PRISA.

El resto de medios igual, aunque quizás cada cual tenga sus lobbies preferidos.

 
At 07 February, 2011 20:17 , Blogger raindrop said...

Demasiadas cosas mezcladas leo por aquí...
Si empezamos con el tema de la censura, hace poco vimos cómo un programa de la tele que pagamos entre todos fue suprimido (y luego repuesto, porque menudo fue el despropósito) porque un minúsculo grupo de enfadados escribieron unas cartas a otro periódico para quejarse de que ese programa no había hecho en cierta ocasión lo que en ningún otro programa de la serie había hecho antes. Me refiero al "Españoles por el mundo", evidentemente.
Sobre líneas editoriales de diarios, sesgos retrospectivos, clientelas consecuentes y demás, ¿qué podríamos decir que sonara a nuevo? Que censuren o despidan a una persona porque no se ajusta a una línea editorial de un negocio privado (por cierto, si alguien quiere demostrarme que la línea editorial de "El País" es pro-israelí se va a ver en aprietos) es comprensible. Comprensible: no justificable para mí, pero sí comprensible.
Más problemático veo que alguien decida no ya que no puedo trabajar en su cortijo privado por expresar ciertas cosas, sino que no debo seguir en este mundo por expresar ciertas cosas. Eso sí me parece gravísimo en extremo: amenazas de bombas por unas caricaturas de un profeta, sentencias de muerte por unos comentarios de un libro o unas críticas a un sistema socio-político-religioso...
En fin, que entendería que a los esquimales les fastidiara mucho que me fuera al polo a venderles neveras (sobraditas las justas), pero sería absolutamente inaceptable que los esquimales buscaran matarme por querer venderles neveras.
Habrá que ver quién es quién en todo esto, aunque hay que asumir que cada cual está en su derecho de alterarse por lo que estime oportuno. Faltaría más.

 
At 07 February, 2011 20:46 , Blogger Efe Morningstar said...

Raindrop, qué va, no hay muchas cosas mezcladas. Que la gente no entienda un chiste me parece normal, visto el patio. Que los medios se lancen al destripe también, porque ganan peces en el río revuelto. Que el humor negro sea más o menos divertido tampoco es algo que esté discutiendo.

La línea editorial de El País quizás no sea proísraelí, o quizás no lo haya sido nunca hasta hace poco (lo que está por ver), lo que sí es cierto (y es lo que me indigna) es que ante presiones de uno u otro tipo siempre elige la vía fácil, que es deshacerse del colaborador molesto.

Es una política de empresa perfectamente legal y válida, pero también es ruin, miserable y traicionera. Lo cortés no quita lo valiente.

 
At 07 February, 2011 23:55 , Blogger raindrop said...

Lo que quería decir es que Romeu o Vigalondo, al lado de Salman Rushdie, Wafa Sultan o Ayaan Hirsi Ali (por ejemplo) sí que me dan la risa.
Lo mismo que me dan risa las tácticas de El País, al lado de las tácticas de los muy-sulmanes.

un saludo :D

 
At 08 February, 2011 00:27 , Blogger Efe Morningstar said...

Ah, pues a mí me parecen peor la hipocresía y la falsedad que el estar simplemente majara.

Así me va, claro.

 
At 08 February, 2011 00:47 , Blogger raindrop said...

Bueno, yo sigo prefiriendo que un hipócrita me mande a la calle (que le den) a que un majara me mande al otro barrio.

Lo tengo bastante claro.

 
At 08 February, 2011 01:01 , Blogger Efe Morningstar said...

Tú eres un pragmático de ésos. ¡Qué poco glamour!

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home