cabecera

Miscelánea.

Thursday, March 24, 2011

Rubias y Morenas

En el imaginario colectivo del Hollywood clásico las mujeres podían ser rubias (guapas y tontas), morenas (perdidas y fatales) o pelirrojas (con un carácter de mil demonios) [1]. No es que tuvieran nada personal contra sus actrices ni prejuicios de ningún tipo, simplemente pasaban los años y las coincidencias empezaban a dibujar perfectamente el bestiario de fábula del cine.

Con todo, debido a que chicas pelirrojas siempre ha habido pocas, la mitología y los gustos del cinéfago se polarizaban en torno a rubias y morenas, entendiendo cada cual que en su elección iba unas características que iban mucho más allá del pelo. No era el color, a fin de cuentas, sino la actitud.

Como somos una gente humilde que sólo usa el plural mayestático en contadas ocasiones, vamos a comentar tres películas paradigmáticas, de modo que hasta el lector más juvenil nacido de una col pueda comprender el maravilloso mundo en el que viven sus eternos ancestros.



En Los caballeros las prefieren rubias Marilyn Monroe y Jane Russell protagonizaban una historia de enredo en la que la primera, aparentemente sencilla y tonta, buscaba casarse con un millonario mientras que la segunda, más inteligente y cínica, rebotaba de chungo en chungo sin aprender de sus errores. Ni que decir tiene que ambas eran de impresión, la primera rubia y la segunda morena.

Cualquiera que vea la película pensará en un primer momento que los estereotipos son crueles y hacen sangre de la pobre chica rubia... Pero un segundo vistazo desvela que precisamente el personaje de Monroe es el motor de la historia y el único que sabe perfectamente lo que quiere y cómo conseguirlo. La chica morena, sin embargo, es quien salva la historia, desenredando un enredo indesenredable, amor mediante.

Los personajes masculinos de la película, en general, son unos bobos idiotas sobrepasados por el vendaval de curvas que se les viene encima. Siendo éste precisamente uno de los tópicos que más juego da en la comedia romántica, desde La fiera de mi niña hasta Su juego favorito.

Las mujeres parecen idiotas y los hombres demuestran serlo: ¿No les encanta el cine?

En Mogambo una espectacular Ava Gadner compite con la modosita Grace Kelly por los afectos del mono más mono de la época: Clark Gable. Ava es morena, inteligente, soltera, apasionada, dura y alocada. Grace es rubia, frágil, casada, sumisa, boba y serie. La primera tiene una aventura con Gable desprovisto de todo romanticismo, son una pareja salvaje, visceral, hechos tal para cual. Luego llega la rubia e inicia un romance adolescente y tontorrón con el cazador.

Mientras Ava se ahoga en bilis y Gable se enamora del encanto inane de Grace, su marido permanece ajeno a todo. Es uno de los cornudos más ciegos del mundo del cine. Más incluso que el insoportablemente bondadoso Victor Laszlo.

La morena es majestuosa, una bestia preciosa, el animal más bello del mundo y una mujer, a fin de cuentas, de moral laxa. La segunda es una santa, una muejer tierna y cariñosa, la joya de la corona... Pero engaña a su marido en sus mismísimas narices y luego no es capaz de enfrentarse a su propia hipocresía. Es una cobarde sin remedio.

Ava, en una escena genial, salva los muebles y permite que el matrimonio vuelva a su cielo particular, quedándose ella en el purgatorio mucho más saludable de la pasión sin dobleces.

Ivanhoe es una de mis películas de aventuras preferida. En mitad de las luchas entre sajones y normandos Robert Taylor, nuestro héroe, es desheredado por interferir en los planes políticos de su padre. Tras unos años en las Cruzadas vuelve a Inglaterra decidido a casarse como sea con la mujer de sus sueños, una Joan Fontaine que vive enamorada esperando su regreso de Oriente.

Mientras intenta recuperar el favor de su padre, Ivanhoe entabla amistad con Isaac, un judío cuya hija, una bellísima Liz Taylor, se enamorará totalmente de él. Pero el héroe no repara en la chica más que como una hermana.

No así su enemigo, el templario Bois-Gilbert, que sí tiene buen gusto y se enamora perdidamente de la judía, que lo rechaza.

Fontaine es simpatica, adorable y comprensiva, pero juega con todo a favor. Liz Taylor sufre de un amor imposible del que no puede esperar nada más que dolor. Cuando parece ya resignada, las cosas toman un cariz aún peor y es acusada de brujería, llevada a juicio y condenada a la hoguera, de modo que sólo si un paladín intercede por ella podría salvarse.

Bois-Gilbert, que la ama, mira a su alrededor y sabe que caerá en desgracia si la defiende pero no le importa. Se apoya en su silla y se prepara para levantarse y desafiar a su destino. Pero entonces llega Ivanhoe, al que odia, y se erige en defensor de la chica. Ella lo ama. Él no la ama a ella. Bois-Gilbert lo sabe y lo odia más que nunca. Ha de matarlo aunque con ello se condene a él y la condene a ella...

El héroe es para la rubia, sí, pero es la morena quien se queda con el amor del villano sin corazón.

Qué tontísimo que es Ivanhoe.

Y qué imparcial que soy. Perdón, somos.



[1] Las castañas eran unas wannabe que no interesaban a nadie, así que se quedaban con los papeles sosos, indefinidos o de locas.

Labels:

19 Comments:

At 24 March, 2011 05:46 , Blogger Martes said...

¿Esto es para recordar la gloria de Liz Taylor? La morena más guapa de su tiempo, que me ha dado una penita inmensa que se muera :(

Por cierto, Mogabmo es un rollo y lo único interesante es verla con su doblaje franquista para echarte unas risas. Y ni así. Clark Gable es el horror.

 
At 24 March, 2011 07:48 , Blogger Gallinica said...

La pobre Grace Kelly no sale muy bien parada en Mogambo, su personaje es pavisoso y moñas hasta el hartazgo y no le llega a la Gardner ni a la altura del betún, aunque en La Ventana Indiscreta o en Atrapa a un Ladrón es la elegancia personificada. Pero yo soy más de morenas o pelirrojas.
Martes, comparto tu penita por la muerte de la Taylor. Ayer le hice un homenaje viendo "la gata sobre el tejado de Zinc" (bueno, empezándola, que me quedé sopa en el sofá...).

 
At 24 March, 2011 09:36 , Blogger Inés said...

"El héroe es para la rubia, sí, pero es la morena quien se queda con el amor del villano sin corazón."

Oh. Eso me ha dejado un poco sin palabras.

Fdo: una castaña de esas que no interesan a nadie, con un claro papel de loca en esta vida. Ñañaña

 
At 24 March, 2011 10:27 , Blogger raindrop said...

Morenas, sin duda. Y más en este día de resaca pos-Liz-Taylor.
Y qué decir de Ava Gardner... pues como decían Les Luthiers: avant-garde, ¡qué hembra!

Oye, has dejado una viñeta final que daba su juego... porque a Martin le gusta la Doherty, que es morena, pero resulta que en la serie esa de los pijos de Beverly Hills también había una rubia. Y no sé si una era la modosita o la mala pécora.
Bueh, no, lo dejo, esto no interesa a nadie xD

 
At 24 March, 2011 11:10 , Blogger breadbimbo said...

Yo no me decido.. no soy tan superficial como para hacer discriminaciones por el color del pelo (ni tan guapo/rico/famoso como para poder permitírmelo -a.k.a. follamises).
Liz T. preciosa, Ava G. espectacular y M.M. morbosa... lo dicho, no podría decidir entre rubias o morenas.

En cuanto a las reseñas me ha sorprendido la seriedad y el respeto de tu prosa. Eres efe? o has hecho un Ana Rosa Quintana?

Y por cierto, me han parecido muy buenas críticas.

 
At 24 March, 2011 12:51 , Blogger _Xisca_ said...

Iba a decirte "Cállate calva" como en los Simpson, cuando Homer entra en una fábrica-discoteca del Chueca de Springfield, pero quisiera hacer unas puntualizaciones:

-¿Shannen Doherty es morena? no, es castaño muy oscuro, nada de pelo negro, habrá que establecer quiénes son morenas y quiénes no, si a partir de Castaño café de Colombia o a partir de Negro Petróleo de la Noche con Obuses.

-Las rubias, otro problema, ¿dónde empieza el rubio oscuro y dónde termina el castaño claro? ¿cuántas mechas se consideran rubio?

Y ahora sí: CÁLLATE CALVA!! *subida a un altavoz y con tres cubatas robados a las amigas*

 
At 24 March, 2011 13:10 , Blogger Goethita said...

Me pido a Clark Gable!!! (liz es tonta por enamorarse del panfilo de ivanhoe, y escarlata misma cosa, con el pusilanime de ashley)

Bimbo, eres un pelota!!!

 
At 24 March, 2011 13:19 , Blogger Aliena said...

ES que todas las actirces que recuerdas son MUJERES ESPECTACULARES, yo no sabría por cuál decidirme...bueno, sí, Liz Taylor probablemente (descanse en paz..qué tristeza jolín, era una diosa!!!).

Clasificar a las mujeres por el color de su pelo (siendo éste la mayoría de las veces ficticio) es tan simple y carente de lógica que sinceramente me parece que no merece comentario XD. No obstante, abogo por las rubitas oscuras que son más discretas y tienen la justa medida de características de ambos grupos.

Las pelirrojas son raras y punto.

Molan tus críticas peliculeras o televisivas, haz más!!!!

 
At 24 March, 2011 14:01 , Blogger Efe Morningstar said...

Martes, que no,Mogambo es genialy Clark Gable mola siempre.

Gallinica, Grace Kelly era elegante pero mortalmente sosa. Recuerda a Audry Hepburn, que era lo primero pero no lo segundo. Era una pava sin gracia... Como todas las que le gustaban a Alfred Hitcotch.

Inés, claro, ¿es que no has visto la película? Ese final es lo mejor de lo mejor. Qué grande.

Dombimbo, ¿insinuas que no soy serio normalmente? Lo que pasa es que no me entendéis... ¡Bellaco, malandrín, traidor!

Xisca, al final todo se reduce a pelo muy claro o muy oscuro y,sobre todo, a una actitud. Los matices intermedios caen en el anonimato del castaño y de las chicas nifúnifá.

Pero recuerda que es una fábula, igual que las zorras y los cuervos son listos, los perros nobles o los leones valientes.

Goe, muy bien, muy bien.

Aliena, claro que son espectaculares. Y no es el pelo, es la actitud.

 
At 24 March, 2011 15:38 , Blogger Pétalo said...

Las morenas molan siempre más, todo el mundo lo sabe. Tú lo has dicho, perdidas y fatales. Molonas.
Bimbo, follamisses soy yo, robainsultos.

 
At 24 March, 2011 16:16 , Blogger _Xisca_ said...

Ahora en serio, yo creo que estos arquetipos son más variados de lo que parece, por ejemplo, las morenas:

Tenemos a la brunette, que es más bien pálida de pelo oscuro, normalmente negro azabache, como la misma Elizabeth Taylor y con ojos verdes o azules, en la actualidad, Jennifer Connelly, aunque ahora no esté el sistema de estudios y las actrices sean más mutantes, muchas se tiñen constantemente, según el papel a representar y sería difícil catalogarlas de "rubias" o "morenas" en ese sentido.

Luego tenemos a la morena de piel y de pelo, tipo Jennifer López o Eva Mendes, que antes pues no sé, ¿Jennifer Jones en "Duelo Al Sol" serviría? ¿o Jean Simmons -mira otra "brunette"- en Narciso Negro?

Y bueno, si pensamos en Aishwarsha Rai o Freida Pinto o Halle Berry o todas las actrices asiáticas -estás sí de pelo negro negrísimo, piel clara y ojos oscuros-, como Gong Li o Maggie Cheung o Joan Chen, pues no acabamos nunca.

Luego las rubias, una cosa es una con ojos claros así glacial y perfecta, tipo la misma Grace Kelly o en la actualidad Charlize Theron, que cuando quiere que la tomen en serio se afea y se tiñe de un color más oscuro, lo cuál sigue siendo un poco triste, pero bueno y otra una con ojos oscuros y de bote que es tan indefinida como esas castañas que tanto te preocupan, que Natalie Wood, Audrey Hepburn o Keira Knightley son castañas, por lo general, y así muchísimas, es el color más frecuente y quizá con más tonos, representará a la chica más aburrida, más normal pero también con la que más se va a identificar al personal, al menos el más meridional.

Y las pelirrojas, que es mi color favorito, porque es como tener el pelo azul o verde, siempre me ha encantado el color, aunque creo que una cosa es ser pelirroja de verdad como Julianne Moore -alguien que suele representar personajes más bien serenos, aunque puede con todo- o Maureen O'Hara -esta sí un arquetipazo- y otra de bote, que puede dar muy buenos o buenísimos resultados como Rita Hayworth.

Personalmente, sigo con mi máxima, tanto para ellos como para ellas, pelo negro/castaño oscuro, ojos claros, algo que no se ve todos los días.

Y estar loca es divertidísimo, de eso que no quede duda :P

 
At 24 March, 2011 18:06 , Blogger ca_in said...

De pelirrojas (y pelirrojos), sólo se puede decir que tienen un aspecto abandonado. Como decía una locomotora de un cuento que no recuerdo: tienen la cabeza oxidada.

 
At 24 March, 2011 18:35 , Blogger breadbimbo said...

Pétalo, confundes perdido y fatal con molón. Así están llenas las mañanas de domingo, de lágrimas por malos malosos que ahora ya no resultan tan atractivos.

Goe, en mi mente eres morena.

_Xisca_ es divertidísimo pero agotador a medio/largo plazo. Te lo digo por experiencia(s).

Las pelirrojas no suelen resultarme atractivas, eso sí, la que me parece atractiva lo es y "muncho". Así, sin término medio.

 
At 24 March, 2011 18:35 , Blogger breadbimbo said...

Por cierto Pétalo, mi comentario era para las chicas en general, eh?

 
At 24 March, 2011 19:50 , Blogger _Xisca_ said...

Hombre, Breadbimbo, eso también depende del tono de la locura, la mía que sean mechas, que como sea negro azabache...

 
At 25 March, 2011 09:57 , Blogger Goethita said...

Oh!! bimbo, siento decepcionarte!! soy mas bien castañita claro... segun la entrada de efe soy sosa, indefinida y/o loca!! vaya panorama...

Bimbo, a que tu si que eres moreno??

 
At 25 March, 2011 10:50 , Blogger breadbimbo said...

No te lo creerás, pero no dije castaño (yo pensaba oscuro) para que no te lo tomases como una ofensa y sacases la bolsa de piedras.

Yo soy de pelo castaño oscuro/casi negro. Pero vamos, que es vox populi. No tiene mérito adivinarlo. :-P

_Xisca, para mi el grado de locura es inversamente proporcional al tiempo que soy capaz de aguantar.
Aunque efectivamente, para una relación duradera mejor que sean mechas y discretitas. :-)

 
At 25 March, 2011 11:06 , Blogger Goethita said...

Bimbo me tiene miedo!! bimbo me tiene miedo!! jijijiji!!

(umm...es vox populi?? y yo por que nunca me entero de nada?)

PS: Deberias contar lo de tus novias-locas.. es de interes general y eso...

 
At 25 March, 2011 13:55 , Blogger breadbimbo said...

Yo soy un caballero antiguo y no cuento esas intimidades (a no ser que lleve dos cervezas de más y en un sitio relativamente privado -no Cattz?).

Claro que es vox populi,lo que pasa es que te ciegas con tus piedras y no te enteras de las cosas. :-P

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home