cabecera

Miscelánea.

Monday, May 23, 2011

The Wire, Inside Job

Todo el mundo sabe, pues no me dejo de repetirlo, que soy muy especial con el humor. No me hace ni pizca de gracia el humor chusco, lo surreal me divierte tanto como me agota, detesto los juegos de palabras, el slapstick me deja frío... Sin embargo, me desternillo con el humor negro y con bastantes tonos de gris.

Una prueba de esto es que no pare de reírme con The Wire mientras disfruto como un enano, capítulo tras capítulo, de ese catálogo de incompetencias, miserias, chanchullos, chantajes, sobornos, nepotismos, malas elecciones, disputas familiares, traiciones, planes idiotas, ideas geniales, jefes subnormales, malotes sin seso, venganzas y funcionarios lamentables.

Es divertidísimo ver cómo malfunciona la policía, perdida en sus intentos de cuadrar a toda costa sus estadísticas de casos resueltos [1] mientras los —en general— más inteligentes traficantes aplican economía básica, mezclada sabiamente con mamporros y miradas malignas, a sus trapicheos diarios. También es divertidísimo ver cómo las peleas internas entre oficiales pueden descomponer la policía, cómo los políticos hacen y deshacen a su antojo protegiendo sus intereses a toda costa, cómo los capos de la droga son intocables porque jamás se exponen físicamene a cosas tan bastardas como el dinero y la droga misma...

The Wire es un maravilloso crisol de miseria humana, una serie coral perfecta, con unos personajes primorosamente descritos por sus acciones y un guion a prueba de bomba. Cada temporada se centra en una investigación, cada investigación lleva al tráfico de dinero, el dinero lleva a las altas esferas, las altas esferas detienen, molestas, cualquier investigación... La serie es una gozada.

Impepinable, señores.



Inside Job es, por su parte, un Documental De Humor Negro [2] tan tan bueno que me extraña que no hayan tirado aún a una fosa a sus realizadores. Es didáctico, entretenido y muy divertido, aunque es cierto que da muchísima información y que es posible perderse si uno no conoce antes el tema.

Y el tema es la Última Crisis, expuesta de forma muy cuidada, cronológica y señalando sin pudor a sus protagonistas y sus cuentas bancarias. El documental empieza con un prólogo sobre Islandia y el fin de un sueño protagonizado por unos créditos bancarios de diez veces el PIB anual del país. Después pasa a exponer los antecedentes, desde 1929, en que la banca americana (y con ella la de todos los países) fue maniatada para que no especulara con los depósitos que le eran confiados, hasta los años ochenta, cuando Reagan puso la primera pica a tanta socialdemocracia dando libertad de facto a sus banqueros [3].

Ya libres de todo control, los banqueros empezaron a vender paquetes de hipotecas a sociedades de inversión que jugaban en bolsa con ellos, a comprar las calificaciones de dichos paquetes a las Agencias de Calificación de Riesgo y a asegurar sus previsibles pérdidas en aseguradoras que tarde o temprano acabarían arruinadas.

Según pasaban los años, algunos pedían controles previendo la catástrofe [4] y otros saboteaban cualquier intento de acotar la actividad onírico-económica. La Reserva Federal (el banco central de USA) hacía de su capa un sayo vendiéndose al mejor postor, los economistas de las mejores universidades vendían informes positivos al pes, los banqueros saqueaban sin miedo y se embolsaban su botín antes de retirarse, las agencias de calificación seguían inventándose las calificaciones según se les pagara por ello... Y, a la vez, gente de todo el mundo jugaba a la bolsa de forma inconsciente con unos paquetes (ah, esas maravillosas subprimes) que no valían ni el papel en el que estaban registradas.

Pero, claro, dado que los bancos prácticamente revendían las hipotecas, no había ninguna limitación a la hora de concederlas, les quemaban en las manos, por lo que era cuestión de tiempo que, simplemente, los hipotecados sin dinero dejaran de pagarlas, dejando en evidencia que la pirámide económica se sostenía en una nube de mentiras. Y de ahí, en adelante.

Inside Job lo cuenta todo mucho mejor que yo, intercalando imágenes de archivo, mostrando grafiquitas aterradoras, incluyendo entrevistas a algunos implicados... Y aclarando cuando alguien no quería hacer declaraciones. Es especialmente divertido ver como algunas de las personas más poderosas de la última década rozan la subnormalidad profunda, son villanos de película, van al psicólogo a contarles sus aventuras con prostitutas, se venden al neoliberalismo más idiota o mienten como bellacos, quien sabe si por incompetencia, impotencia o sencilla maldad. [5]

Más que recomendable, Iside Job es imprescindible, además de hilarante.

[1] Vamos, como Mi Querido Ministerio con las estadísticas de aprobados.
[2] O, si eres menos cínico, de un Documental De Terror.
[3] Es divertido notar que el mismo auge económico de los ochenta, que finiquitó el modelo soviético por falta de competitividad, era una burbuja que explotó años más tarde y que, mejor aún, provocaría un ciclo eterno de burbujas y depresiones cada vez más brutales. El liberalismo total sólo produce cadáveres económicos. Y la competitividad que venció al comunismo, un farol. En cualquier caso, hasta 1999 no se derogaron las leyes impuestas tras el Crack del 29.
[4] Este señor tan majo fue puesto en fuera de juego por un quítame-allá-esas-putas-de-lujo, por ejemplo. Es interesante señalar que en el 2004 el FBI alertó de fraudes que se estaban produciendo en la concesión de hipotecas (pero no se les hizo caso) y que algunas voces discordantes del FMI, ya en 2005, habían avisado de que a esto le quedaban cuatro días.
[5] Obama siempre espectacular: quitó a los chicos de Bush al ganar, los escondió unos meses y luego les devolvió el puesto disimuladamente.

Labels: , ,

12 Comments:

At 24 May, 2011 00:04 , Blogger Cattz said...

Fargo tuvo que encantarte...

 
At 24 May, 2011 00:06 , Blogger Álex Esteve said...

Pff, no mola, The Wire aún, lo segundo demasiado pensar para lo cansado que estoy últimamente.
Cattz, no eres tú sin el dibujo del gato.

 
At 24 May, 2011 00:20 , Blogger Cattz said...

Tengo 2 perfiles de blogger, depende de qué navegador use para comentar se ve un avatar o el otro. La oveja es mucho más antigua :D

 
At 24 May, 2011 00:21 , Blogger Inés said...

Inside Job es espectacular. Pero sí, está claro que tenemos sensibilidades distintas porque a mí, reír, lo que se dice reír, no me hizo.

Me cabreó. Me dio mucho miedito. Y al final me invadió el cinismo y una oleada de pensamientos distópicos.

The Wire... Lo intenté (aunque no mucho). Vi un capi y no me enganchó nada de nada. No sé si no era mi momento o qué, pero es que no conecté nada. Si tuviera tiempo, a lo mejor le daba otra oportunidad, pero es que antes va Misfits, por ejemplo.

 
At 24 May, 2011 00:47 , Blogger watchman said...

The Wire es un regalo que no nos merecemos.

Y es que la serie es muy graciosa. No sólo por el humor negro de "joder cómo está el patio", sino graciosa de verdad, sin más.

"I bet there's a police detective somewhere right now lookin' at a table full of heads."

Bunk, te queremos.

 
At 24 May, 2011 00:56 , Blogger raindrop said...

Bueh, es que el humor por excelencia es el humor negro. Tendré que echarle un vistazo a The Wire.

Sobre los comentarios que haces a Inside Job, tiene tela que cada vez parece que todos somos más economistas que los economistas, pero nos la siguen dando con queso cosa fina. Nos tienen pillados por los esos sin que podamos evitarlo.
:S

 
At 24 May, 2011 02:22 , Blogger Efe Morningstar said...

Cattz, pues no mucho. No sé por qué pero no le cogí el punto en su momento y no he vuelto a verla.

Álex, no digas chorradas y consigue ver Inside job.

Inés, muy bien IJ, muy mal TW. Un colega salió cabreado de ver la película pero yo fui con otro y ambos nos estuvimos carcajeando durante toda la proyección, para desconcierto del resto de insipidísimos espectadores.

Watchie, la serie es genial. Los diálogos y las situaciones son magníficos. Ya te digo, yo me muero de la risa.

Raindrop, no creo que nadie nos la dé con queso. Es que la gente ni sabe ni le importa casi nada. Tenemos una clase política que va a la suyo y por encima una superclase económica que juega al monopoly con el dinero del resto. A mí todo me da igual, yo estoy esperando a que nos invadan los marcianos.

 
At 24 May, 2011 14:46 , Blogger Álex Esteve said...

Algún día, ahora me apetece 0.

 
At 24 May, 2011 17:22 , Blogger molinos said...

Veamos si ahora me deja...1, 2...1, 2

 
At 24 May, 2011 17:23 , Blogger molinos said...

Eres el ser más ruin de la bloggosfera...te mereces que Omar llegue al profundo sur y te de lo que te mereces...

...ni una sola mención a mi humilde persona que lleva un año dandote la brasa con The Wire...no pienso volver a mencionar tus recomendaciones de comics, las haré pasar por inspiraciones propias de mi talento.

 
At 24 May, 2011 21:16 , Blogger ca_in said...

¿Esto funciona ya?

¿Martín va de banquero enrollado vende-hipotecas-basura?

¿The wire? Pofueno, pofale... reseñita que va a mi neurona encargada de posibles series de televisión molonas.

¿Inside Job? No la he visto porque me dio (y me sigue dando) pereza ver algo que me machaca lo que aproximadamente ya sé.

 
At 25 May, 2011 09:46 , Blogger Goethita said...

Me pido a McNulty!! he sido la primer!! es MIO!!

Yo me rei mucho en inside job (con las entrevistas es dificil no hacerlo..y las escenas de las audiencias publicas de los comites del congreso, son miticas) y no era la unica, en el cine se oian un monton de carcajadas...Eso si, al salir del cine queria llorar...el final es demoledor..

A mi algunos esquemitas me parecian demasiado obvios, en plan: "sois lerdos, no teneis ni idea de economia, asi que yo os lo cuento como si fuerais retrasados". En concreto recuerdo uno de un buque que..en fin..se lo podian haber ahorrado...

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home