cabecera

Miscelánea.

Thursday, June 16, 2011

Esbozo Biográfico: Los Años Malotes

Tras un millón de años en Ciudad Colonial, la familia del Pequeño Efe se mudaba a la capital del Profundo Sur, una inhospitalaria ciudad donde todo el mundo iba vestido de los mismos colores. Ya en el instituto sus compañeros le informaron de los conceptos básicos, para que así se integrara cuanto antes.

—¿Qué es eso?
—Un barbour.
—¿Un qué?
—Un barbour.
—¿Y por qué huele a plastilina?
—No es plastilina, es grasa de caballo.
—Iiigghhhsss, eso no suena mejor. ¿Y esa cosa acolchada tan fea?
—Un husky.
—¿Cómo los perros?
—Pues no sé.
—¿Por qué todo el mundo viste de ese verde horrible? Parecen que estemos en la China comunista, pero vestidos todos de extras de Los Santos Inocentes.
—...


El primer curso la integración en el instituto fue sencilla. Los indígenas hablaban una variante del idioma colonial extraña pero casi siempre comprensible. Como ese año Efe se había vuelto una Raspa, hasta podía quedar para hacer actividades lúdico deportivas sin morirse ni caer rodando. Estas primeras amistades le sirvieron para ir conociendo el idioma.

—¿Botines? ¿Qué pasa, estamos en 1920?
—Sí, botines, ya sabes, para hacer deporte.
—¿Tenis?
—¿Tenis?
—Zapatillas deportivas.
—Eso, botines. Ven con botines y calzonas y jugamos con éstos al boloncesto.
—¿Calzonas?
—Sí, pantalones cortos de deporte.
—¿¿Calzonas?? Dios, suena fatal. Habláis RARO.
—Anda ya, tú no vengas con chaleco y ya está.
—...
—Tampoco sabes qué es un chaleco.
—Es una prenda sin mangas que puede ser con o sin botones...
—No, sí, bueno, no. Es con mangas largas. Como para el invierno.
—Un jerséi.
—Mmmmmsí, eso, un chaleco.
—AGH.


El primer día de instituto Raspa Efe se sentó donde pudo, en la primera fila. A los diez minutos un chico parco en palabras y con una extraña devoción deportiva por San Antonio Spurs se sentaba a su lado. ¡Era el comienzo de una apasionante e indefinida amistad que duraría para siempre!

El segundo día de clase unas chicas malotas les quitaron el sitio a nuestros héroes, que se vieron relegados al final del aula, donde encontrarían a los futuros miembros de su pandilla... Así nacen las leyendas.

—Mami, me piro con los de clase al cine.
—¿Con quiénes?
—Con los de siempre, ya sabes.
—Ah, sí, con El Alto, El Feo y El Raro, ¿no?
—No los llames así que los vas a traumatizar.
—Pero si no me están escuchando.
—Vale, pues no los llames así o ME vas a traumatizar. ¡Esto no va a quedar nada bien en mis memorias!
—Desde luego, lo que tengo que aguantar, soy la mejor madre del mundo.
—Sí, has salido totalmente a mí.




Durante aquellos años locos de Terminator II, el Cobi y Las Tortugas Ninja, Los Cuatro Gilipollas formarían un grupo temido y respetado por todos los malotes del instituto. Nadie les quitó jamás la merienda. Una especie de aura los protegía de la terrorífica chusma que pulula por el centro. Casi se podría decir que los miraban con miedo reverencial.

—¿Los matamos?
—Ni hablar, los necesitamos para que hagan un equipo en la liga de baloncesto.
—¿Para qué?
—Hombre, a alguien le tenemos que ganar.
—¡Cierto!


De hecho, debido a las peculiares cualidades de la pandilla (pereza, dejadez, adolescentismo, incapacidad para escuchar, verborrea...) cada año que pasaba eran alumnos más lamentables, de modo que llegó tercero de BUP y, también debido a una inexplicable falta de logística por parte de la dirección, ellos eran lo peor de la clase. Los más malotes. Lo más rebelde. La chusma.

Imagínense un aula donde lo más peligroso que podría ocurrirte es que Raspa Efe dijera una pérfida ironía sobre los flecos de tu chaqueta nueva. ¡Ninguna serie televisiva los había preparado para esto! ¡Ni siquiera Parker Lewis!

Eran tan tan malotes que, de un modo inexplicable, incluso empezaron a salir con chicas. Ellas los amaban por su latente peligrosidad no exenta de honradez y masculinidad. Por el riesgo, la poesía y los portales a oscuras.

Es decir, que tenían muy poca vista.

Al año siguiente, cerrando al fin secundaria, Ya-Menos-Raspa Efe empezaba por fin a sacar unas notas decentes en sus exámenes, seguramente porque al fin lo habían colocado en la clase de los gafotas. Era una admiración extraña, retorcida, pero ahí estaba, eso tenía que ser amor. ¡Efe, un adaptoide, se sentía en la élite del aula y del centro!

—Míralos, nos miran.
—¿Quiénes serán?
—Creo que son las del fondo de la clase, la verdad es que no las distingo. Son como...
—Como biomasa.
—Sí, eso es. Qué bien nos entendemos, ¡estaremos juntos para siempre!
—¡Claro!


Desafortunadamente, los años malotes estaban llegando a su fin, lo que provocó algunas pequeñas incomprensiones sentimentales. La sutileza del equilibrio interpares escapaba a Efe, un novato en estas lides. Aunque su intuición le avisaba de que las cosas estaban llegando a un punto de no retorno, aún no sabía cómo lidiar con los cambios que se asomaban en el horizonte.

—¿Qué has sacado en biología?
—Mmm, me ha ido bien.
—¿Pero bien cuánto es?
—Mmmbien, mucho.
—¿Eso qué es, un ocho, un nueve...?
—Un sobresaliente, sí.
—¡Ya, pero CUÁNTO!
—Pero qué más da.
—¡Trae aquí tu examen...! ¡Tienes un diez!
—Mmmññññssí...
—¡Has sacado más que YO en MI asignatura preferida!
—Ya, sí, bueno, yo no quería, de verdad, lo prometo...
—¿Dónde está el Intrépido Malote Inteligente-Pero-Pasota con el que yo salía? ¿Dónde? ¡¿Es que crees que PUEDES sacar más que yo en MI asignatura?! ¡Te odio!
—Pero...
—¡Hemos terminado! ¡Y ni se te ocurra salir con otras!


Poco después de eso vendría la universidad, la renovación de los Mejores Amigos Para Siempre y todas esas cosas que pasan cuando uno pasa de todo el mundo. ¡Los mejores años de la vida!

O eso dicen, yo es que no los recuerdo mucho.

Labels: , ,

20 Comments:

At 16 June, 2011 08:40 , Blogger Totoro said...

Ainsss... que monerrimo! perdon queria decir que malote...jijiji.
Mis años de universidad fueron el horror. Termine la carrera por pura cabezoneria pero mi instinto me decia que lo mejor era llevar un pequeño bote con antimateria (lo malo es que no sabia donde comprarla y el napalm se habia agotado). El cole y el insti... fenomenal! cambios hormonales aparte.
PD: psss.. un secreto... yo tambien era de las malotas de clase que sacaba notas chachis...jijiji que gafapastas somos!!!

 
At 16 June, 2011 10:27 , Blogger molinos said...

Oh..estás inventándote un pasado heróico para ligar. Eres lo peor.

Tu no has sido malote en tu vida. Y si te hubieras dejado robar la merienda quizás ahora no serías esférico...


En el siguiente capítulo ¿ inventas los antibióticos?

 
At 16 June, 2011 11:02 , Blogger Miss Hurry said...

"una inhospitalaria ciudad donde todo el mundo iba vestido de los mismos colores" jajajaja! pasan los años y siguen igual!
Por cierto, malote?? parece que no...

 
At 16 June, 2011 11:34 , Blogger apple said...

A mi también me sorprendió que llamaran chalecos a los jerseys, pero que se puede decir que quien viven en un barrio y cuando van al centro dicen voy a la capital del profundo sur.

Chico malote? no lo habrás soñado verdad?

 
At 16 June, 2011 12:10 , Blogger raindrop said...

jó, si estos son "los años malotes", cuando nos cuentes sobre "los años patéticos" va a ser para ir preparando las herramientas de suicidio colectivo...

Tu faceta de castigador me tiene en un sinvivir...
xD

 
At 16 June, 2011 12:19 , Blogger Goethita said...

Molinos, que mala eres!!! me parto...

 
At 16 June, 2011 16:51 , Blogger breadbimbo said...

Mmmm, interesante niñez.
La última conversación me ha descolocado un poco. Esa novia eres tu en realidad? o salías con una versión tuya de un universo alternativo femenino?

http://usuarios.multimania.es/osmolukult/Series/Red_Dwarf/Enano_Rojo.htm#2x06
temporada 2 episodio 6)

 
At 16 June, 2011 17:05 , Blogger ca_in said...

No te has dibujado granos, presumido retrospectivo.

El chaleco sin mangas debe ser la expresión favorita de los visitantes para describir las rarezas de los indígenas de la capital del Profundo Sur.

 
At 16 June, 2011 17:27 , Blogger Efe Morningstar said...

Totoro, la verdad es que recuerdo poco porque no duró nada de nada. Acababa de empezar a estudiar y ZAS, de repente ya había terminado: un verdadero fastidio.

Dombimbo, nono, qué va. Era un ente aparte, muy atractivo y más nazi que yo.

Caín, lo siento pero mi metabolismo siempre ha pasado del acné. Alguna derrota ocasional pero la guerra fue mía y la gané sin poner nada de mi parte. Como Dios manda.

Moli, eres lo peor. Ya he dicho que yo era un santo varón, que los demás eran unos sosos. Es que no me lees BIEN.

So chunga.

Miss Hurry, pues yo debo de haberme acostumbrado porque ya no me parecen tan clónicos todos, salvo que me pasee en SS o similar.

Apple, sí, bueno, ¡éramos los más malotes de la clase! ¡Los demás eran unos ñoños, no es mi culpa!

Raindrop, sí, ya, ejhem. Qué quieres, a mí me pegan más las puñaladas y los envenenamientos, no los enfrentamientos escolares. Es mi naturaleza, sobs.

Goe, traidora, perraca, te alías con el Demoño Mamá.

 
At 16 June, 2011 17:59 , Blogger Goethita said...

Pues claro!! hay que aliarse con el mas fuerte!!! lo aprendi en las calles!!!

PS: parker lewis!! joer..donde quedo...

 
At 16 June, 2011 18:07 , Blogger molinos said...

tuttifrutti...tus lectores me hacen caso.....tus lectores me quieren.....ains..soy un gurú.

 
At 16 June, 2011 18:35 , Blogger Miss Hurry said...

La verdad es que la última vez que estuve por allí era Semana Santa... igual es por eso

 
At 16 June, 2011 18:59 , Blogger bequipequi said...

ains, los más buenos de ahora son como los malotes de antes... y así os luce el pelo a los maehtroh

monérrimo el dibu de efe adolescente, muy tierno él

 
At 16 June, 2011 19:06 , Blogger Luna said...

¿malote? ¿rebelde? ¿chusma?

Efe, me parece fatal que te las des de Rebelde sin causa, cuando todos sabemos que fuiste más de El club de los cinco...

Por otra parte, si todos tus copañeros llevaban barbour y huskis (imagino que también castellanos y las niñas rebequitas en tonos pastel) tu colegio era muy pijo. Luego todos esos vinieron a mi facultad...

-Confieso que a mí también me miraron raro cuando llegué a Madrid y dije "botines" (en vez de tenis o deportivas), "chaleco" (en vez de jersey), y "échame cuenta" (en vez de "hazme caso")-

 
At 16 June, 2011 20:30 , Blogger Efe Morningstar said...

Goe, ¿en las calles? Pero qué dices, ni que vivieras en Baltimooor.

Molinos, mis lectores te quieren porque no te han sufrido en persona, como yo. ¡Ah, son unos seres viles y cobardes que se ocultan en las sombras y se creen todo lo que les dice la publicidad!

Lo raro es que no me quieran a mí, algo falla...

Luna, tú es que hablas igual de RARO que TODOS los de TU PUEBLO. Yo te lo advertí pero no me hiciste caso, ¡como siempre! Y de rebelde nada, aburrido, que ya lo he explicado por ahí. Jopelines, es que me leéis mal.

Miss Hurry, tienes una ideas extrañísimas... Mira que bajar a la Capital del Profundo Sur en SS... Si no hay sitio peor en La Tierra en esos momentos, mujer.

Bequi, pues sí, algo así. Yo ya he propuesto rociar con tila, bromuro y CO2 a los niños cada media hora, pero nadie me hace caso. Lástima, planeaba cambiar todo por benceno, cianuro y H2SO4...

 
At 16 June, 2011 20:34 , Blogger bequipequi said...

Hazme caso, azida sódica, fijo que se quedan de un quietito....

 
At 16 June, 2011 20:41 , Blogger Álex Esteve said...

Como molan las Efe Adventures.
Yo no fui malote jamás, aunque en bachillerato florecí bastante y desarrollé mucho mi sentido del humor, pero nada más.

 
At 17 June, 2011 14:44 , Blogger Aliena said...

Vaya, qué chasco! este relato me descuadra completamente la imagen que tenía de ti.. en serio jamás te robaron la "mirienda"? no lo puedo creer!

Barbour??? en mi vida lo he oído! de qué capital del sur hablamos??? siento que te mueves en un universo paralelo...

 
At 17 June, 2011 14:47 , Blogger breadbimbo said...

Barbour es Barbate en versión guays.

 
At 17 June, 2011 15:11 , Blogger Aliena said...

Ahhh Barbate? yo lo situaba más hacia el interior...

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home