cabecera

Miscelánea.

Wednesday, May 23, 2012

House Pirata

House fue una gran serie sobre un médico cínico y cabrón que se reía de propios y extraños sin demasiados miramientos. Aunque no necesitaba excusas para ser un amargado, añadía a su historial personal una pierna hecha un siete, una adicción a los analgésicos opiáceos y una misantropía muy refrescante.

Según pasaban los capítulos de las primeras dos temporadas vimos cómo se exprimía el limón de la felicidad y se substituía por el drama pseudorealista y coñazo. Es decir, que la serie empeoraba sin remedio, espaciándose cada vez más los buenos momentos, los gags geniales, las bromas divertidas y la épica médico-garrafón. A partir de la cuarta o quinta temporada seguir la serie era un ejercicio de fidelidad, cabezonería, amor y frikismo.

Si a partir de la tercera temporada me hubieran contratado a mí como showrunner la serie habría seguido así:

Temporada Tres:

House, en un tour de force de seducción, vicodín y humor negro, se liga a Cuddy y a Cameron, mata por error a un paciente y es expulsado del colegio de médicos dejando el hospital en medio de un clima infernal. El capítulo seis empieza con House viajando en moto por la américa profunda, como Michael Landon. En cada capítulo salva una vida, se ríe de los pueblerinos y convierte al housismo a un par de predicadores con buena fe. Se mete en peleas y le parten la cara cada tres capítulos, huyendo siempre de los federales, que lo persiguen porque abandonó el estado cuando estaba siendo juzgado por incompetencia criminal, malos modos y barba raspante. El agente Flint es tuerto y tiene úlcera. Cada cuatro o cinco capítulos House queda con Wilson en alguna parte, charlan un poco y van a un espectáculo de camiones gigantes.

En el final de temporada House salva la vida de Flint con un poco de serrín, goma de mascar, un clip y un bolígrafo. También aprovecha para rediagnosticarlo y decirle que tiene cáncer, pero que es curable. Flint lo deja marchar en un emocionante capítulo final. House le roba la cartera.

Temporada Cuatro:

Empieza la temporada con un capítulo doble. House encuentra un meteorito en mitad de la Ruta 66 y junto a él un señor muy raro con una enfermedad misteriosa. House rápidamente acierta con su diagnóstico (lupus) y le salva la vida arrancándole su sistema linfático con unas tijeras de podar. El señor misterioso resulta ser un alienígena que ofrece a House dejar La Tierra y vivir aventuras como pirata espacial sindicado. House acepta y ya en el tercer capítulo vemos que han pasado seis meses.



House lleva ahora un bastón con estoque, es capitán de su propia nave mercante y está rodeado de profesionales con diversas adicciones, filias y fobias, la mitad de los cuales son chicas con apreciables curvas. Los alienígenas son todos antropomorfos (y sexis) a excepción de un perro llamado Bob. En cada capítulo House cruza la galaxia, salva a una princesa (de su padre maligno, de un príncipe blorgon o de una amigdalitis, cuando no de las tres cosas a la vez), convierte al housismo a dos alienígenas y cura las enfermedades imaginarias de su tripulación, especialmente las de Sue, la Piloto Neumática que vemos en ropa interior cada dos capítulos. En el final de temporada la misión de House lo lleva a La Tierra, donde, tras salvar a una princesa y hacerle el amor apasionadamente, pasa por casa de Wilson y lo secuestra.

Temporada Cinco:

Esta temporada sólo tiene diecisiete capítulos debido a la baja audiencia. House y Wilson son ahora piratas espaciales. Wilson quiere volver a La Tierra pero House le dice que eso es imposible porque han perdido su Brújula Cósmica (el Nidus), así que se dedican a piratear y a quejarse de ello.

En el cuarto capítulo Wilson conoce a la Princesa Winona y se enamora de ella. Desafortunadamente el Imperio Galáctico y el Sindicato Mercante quieren eliminarla debido a su desasosegante poder político (y sus pechos), por lo que Wilson y House deben ayudarla en su rebelión contra el Poder Establecido. En el capítulo seis Winona es secuestrada. A partir de ahí House y Wilson buscan a la princesa por toda la galaxia, encontrando por el camino toda clase de alienígenas enfermos a los que salvan la vida y housizan, dejando a su paso un reguero de futuros aliados políticos. Todos amanodian a House y adoran a Wilson, por lo que los seguirían al fin del mundo.

En el capítulo diecisiete todas las tramas terminan abruptamente con la muerte de House, Wilson, Winona, Bob y Sue, la Piloto Neumática, que desaparecen en el estallido nuclear de la Estación Espacial Especial, centro neurálgico de la resistencia rebelde. En la última escena de la serie vemos que el Emperador Galáctico es Mandingo, que sonríe con maldad y lleva una bonita capa negra. A su derecha hay una lámpara de ésas con dos fluidos, tan bonitas, con una leyenda impresa que dice Rosebud.

Labels: ,

14 Comments:

At 23 May, 2012 23:37 , Blogger Ana María said...

¿Qué refrito es éste de Sons of Anarchy, Thelma y Louise, la Venganza de Don Mendo y Mujercitas?

Rosebud, ¿de verdad osas?

Si vas a hablar de Ciudadano Kane, te lavas los lápices primero.

Y luego nos cuentas de qué planeta vienes, muchacho, todo son aliens esta semana por estas latitudes o_O!

Me han comentado que un bodriote épico el final de House, ¿no?

Besos!!

 
At 23 May, 2012 23:39 , Blogger Álex Esteve said...

Has probado algo que le has confiscado a algún alumno y te ha sentado mal, se nota.

 
At 23 May, 2012 23:53 , Blogger ca_in said...

La temporada cuarta ya te la negarían por presupuesto demasiado alto. ¿Y si en vez de al espacio exterior, le mandas a Canadá que es casi lo mismo para los estadounidenses?

 
At 23 May, 2012 23:54 , Blogger ca_in said...

Otra cosa. ¿Por que no llamas a la lámpara de lava por su nombre?

 
At 24 May, 2012 08:23 , Blogger bequipequi said...

En el espacio exterior, con gravedad cero a House la pierna no le molestaría nada, porque estaría flotando, sin forzarla, así terminaría con su adicción a los opiáceos, su mala hostia y su sexidad, todo de un plumazo. Te habrían cancelado la serie en la cuarta temporada, lo que bien mirado habría sido una ventaja.

Eso sí, el dibujo te ha quedado estupéndamente (al César lo que es del César) :)

 
At 24 May, 2012 12:05 , Blogger javi said...

Pero, pero, pero... ¿el Dr Mandingo no era Foreman? ¡El enemigo esta dentro!

 
At 24 May, 2012 13:05 , Blogger Efe Morningstar said...

Ana María, no, el final no ha sido... Mmm... A ver, el capítulo final es una castaña pilonga, eso es impepinable, pero los últimos cinco minutos son como debían ser. Despedida general y luego House perdiéndose con Wilson en la América Profunda.

Es un capítulo malo para un final razonable que llega tres o cuatro temporadas tarde.

Álex, no sé de qué hablas.

Javi, tener a Mandingo dentro no puede ser bueno, no.

Caín, ¿presupuesto? Esto se hace todo con cartón y papel pintado, hombre, a la inglesa.

Mmm, lámpara de lava... Sí, así se llamaba... Es igual, queda mejor descrita que nombrada.

Bequi, la pierna le duele aunque no la apoye, como se aprecia perfectamente cuando está tumbado. Me gusta lo de César, no sé por qué no me llamaron así.

 
At 24 May, 2012 14:23 , Blogger Óron Mornen said...

Efe ¿Estás chupando sapos?

 
At 24 May, 2012 17:51 , Blogger Totoro said...

Efe... deja las drogas duras!!!! y vuelve a la tierra hombreya!

 
At 24 May, 2012 19:09 , Blogger Kalitro said...

Tío, la temporada tres es Monster. Sólo que Tenma era majo, claro.

 
At 24 May, 2012 19:20 , Blogger breadbimbo said...

Jajaja, tener a mandingo dentro... dolor, desgarro!

Yo tengo una lámpara de esas, regalada por mi novia al principio, cuando se pensaba que yo era de ESOS frikis.

La cara de House te ha quedado chupi, sí señor, muy lograda.

 
At 24 May, 2012 21:58 , Blogger Efe Morningstar said...

Óron, qué dices, ighssss. Los batracios y yo somos dos.

Totoro, pero bueno... Mi carrera como showrunner muerta antes de empezar por la nula fe de mis conocidos.

Kali, yo estaba pensando más en algo entre Michael Landon, Kung Fu y Hulk. Ya sabes, las fuentes primigenias.

Dombimbo, tu novia te regalaba cosas equivocadas porque era joven. Seguro que ahora se compra lencería nueva cada vez que es tu cumpleaños. (Sois unos guarros).

 
At 24 May, 2012 21:59 , Blogger Efe Morningstar said...

Y sí, House me ha quedado bastante bien, teniendo en cuenta cómo me suelen salir las caricaturas.

 
At 24 May, 2012 23:54 , Blogger Óron Mornen said...

¡Ego-explosión! ¡Todos a cubierto!

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home