cabecera

Miscelánea.

Thursday, June 21, 2012

Subnormales Anónimos (6)

Carlitos nació en provincias durante la posguerra. Pese a las dificultades, su familia, alineada siempre en la orilla correcta de la nación, se mantuvo próspera durante esos años difíciles, pudiendo otorgarle a Carlitos una educación primorosa en los mejores colegios jesuitas del país.

Estaban todos llenos de niños sanos, felices, con esos pantaloncitos cortos eternos que sólo se abandonaban el día que te afeitabas el bigote.

Y qué bigotes.

Carlitos, ya con pantalón largo, empezó sus estudios de derecho con la devoción implacable de quien sabe desde pequeño que su vida es su carrera y su carrera es su vida, dejando de lado las ofertas matrimoniales que le llegaban de todas partes. La hija del marqués, la sobrina del obispo, la hermana del vecino de su mejor amigo, la viuda del coronel, la ahijada del ministro... Todas lo miraban pizpiretas, casi se diría que bizqueantes, pero su desflorante belleza no hacía mella en él.

Carlitos resistía a la tentación con duchas frías, flagelo, cilicio, misa diaria y fútbol los domingos.

Caramba, qué pantaloncitos tan cortos llevan los jugadores.

Hehco ya un juez hecho y derecho, empezó a despuntar en los ochenta en la incómoda pero bellísima San Sebastián, ciudad donde había pasado algunos años de formación y donde se granjearía enemigos incómodos y, por una suerte de efecto kármico, amigos interesantes.

Al cabo de los años, como premio a su bondadoso corazón y su intachable carrera desestimando casos incómodos, Carlitos fue destinado a Marbella, ciudad donde tenía algunos buenos amigos. Gente siempre humilde poco dada a salir en prensa. Gente anónima, digamos, sin interés político ni social.



Allí, pese algunos contratiempos puntuales (ETA llegó a mirarlo mal, probablemente por un exceso de celo en sus objetivos paramilitares), siguió feliz con su trabajo y su vida. Y su vida era su trabajo.

Por eso a veces se iba a la playa a trabajar, en bañador, con su mano derecha.

Que tu mano derecha no sepa lo que hace la mano izquierda, decía Jesús, y él lo seguía a rajatabla.

A su mano derecha el bañador le sentaba fenomenal.

Al final, por algunos desajustes en las cuentas, a Carlitos empezó a irle mal en su trabajo, lo que conmocionó grandemente a sus amistades, que empezaron a verle con incomodidad por un quítame allá esas pajas. Tanto fue así que el chico de provincias acabó dimitiendo de su cargo, un cargo importante, por no contrariar demasiado a la opinión pública, buscando siempre la discreción y alejándose de esa hipocresía tan natural en otros en su misma posición.

Y es que su posición moral era firme. Firme como sus creencias religiosas. Firme como un cirio, como una columna, como un obelisco, como un cañón...

Su posición. Firme.

Mmmm...

El resto es historia.

Labels:

10 Comments:

At 21 June, 2012 23:09 , Blogger ca_in said...

Te estás obsesionando con los pantaloncitos masculinos.

 
At 22 June, 2012 00:38 , Blogger breadbimbo said...

Lo hace para mostrar la superioridad de sus sexirrillas, dibujando las tristes pantorrillas del resto de los mortales.

 
At 22 June, 2012 08:42 , Blogger Totoro said...

Bimbin (puedo llamarte Bimbin? o solo tiene derecho Javi? jijiji)
es de sobra conocido que Efe y sus sexirrillas causan furor entre las feminas (y no tan feminas) del profundo sur, hordas de jovencitas descontroladas le persiguen (jijiji), por eso las enseña con tanto entusiasmo.

El dibu de Carlitos...muy logrado. Si señor.

 
At 22 June, 2012 11:32 , Blogger Ana María said...

El relato es muy sórdido, es como pa contarlo en un internado masculino en Profundo Sur...

Y se rumoreaba que tenía novio, nada de cilicio, ¿no?

Lo que más "pena" me da de esta situación es que él ha dimitido, pero todos los demás, que también hacen viajecitos a cargo del Estado, siguen en el mismo sitio.

Aunque, bueno, nadie dijo que la vida fuera justa, por otra parte...

Besos ;)

 
At 22 June, 2012 11:50 , Blogger Goethita said...

¡Como te gusta dibujar pierna! Estás fatal. Necesitas una buena mujer que te dé hijos para dejar de pensar en cuerpos (de hombre) en bañador.

PS: cada vez te salen mejor las caricaturas, las calcas, ¿verdad?

 
At 22 June, 2012 15:03 , Blogger breadbimbo said...

Por cierto Pe, eres una proxeneta mierder. Dejas que todo el mundo me putee.

 
At 22 June, 2012 16:48 , Blogger Holden said...

Reconoce que te has esforzado poco en la viñeta, Efe.

Eso sí, el post muy guay. Incluso muy gay con eso de los pantaloncitos.

 
At 22 June, 2012 17:16 , Blogger Efe Morningstar said...

Caín, no soy yo, es el verano. Cuando todo el mundo va en chaqueta nadie se queja de nada, ¡discriminación!

Holden, pero qué dices, si hasta a Goe le ha gustado y ella es una quejica total.

Goe, lo de los hijos lo tengo ya medio apalabrado, tengo un par de alumnos que no quiere nadie, me los dejan baratísimos.

Uno está en busca y captura y la otra está embarazada. ¡Me los regalan!

Bimbim, mis sexirrillas no sólo son ideales sino que además son cosa de familia. ¡Que todas las mujeres sepan esto! ¡Hijos con sexirrillas asegurados! ¡Razón: aquí!

Totoro, qué va, si lo he calcado. Me ha costado mogollón, eso sí, encontrar una foto suya en la playa. Qué tío tan escurridizo.

Ana María, claro, ¿lo de "mano derecha" no ha quedado claro?

 
At 22 June, 2012 18:06 , Blogger Holden said...

¡Goe confunde la lechuga con el repollo! No es fiable.

 
At 22 June, 2012 18:29 , Blogger Óron Mornen said...

¿Cuando decís que vamos a poner la guillotina en La Puerta del Sol?

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home