cabecera

Miscelánea.

Sunday, December 23, 2012

Aldiss, Economix, Berkeley

Economix es de lo mejor que he leído este año. Tras un entrañable disfraz de tebeo bonito se esconde un libro de introducción a la historia de la economía que es ameno, divertido y muy interesante. Desde el feudalismo hasta el auge neoliberal que arranca en los ochenta pasando por Adam Smith, el imperio colonial inglés, el marxismo, la esclavitud, el crack del 29, las guerras mundiales y el estado del bienestar.

Realmente recomendable, debería ser lectura obligatoria en secundaria. Deberíais correr todos a Amazon y comprarlo y sacar así de la pobreza a sus dos autores, Goodwin y Burr, que seguro que viven bajo un puente.

Mola mucho. Es felicidad.

No está aún en español, lo que me parece una desgracia como otra cualquiera. ¡Editoriales españolas, alzaos de las tinieblas!

Frankenstein desencadenado es una locura de Brian Aldiss. En un futuro relativamente cercano se producen unas grietas en el espaciotiempo que mandan al protagonista a un siglo diecinueve que es y no es como debería ser. Por una parte allí están Byron, Shelley, Polidori... Pero también Víctor Frankenstein y su monstruo. Una curiosidad.

PeT

Principios del conocimiento es un colosal despropósito de Berkeley, un filósofo de principios del siglo dieciocho que llevó el empirismo más allá del ridículo. Negó la existencia del mundo material, de la ley de gravitación, del principio de causalidad [1] y de cualquier cosa que no fuese directamente percibida y sólo mientras era percibida. De esta manera el mundo sólo existe porque es percibido y, aquí llega lo gracioso, percibimos porque es deseo divino. Es decir, Berkeley se molesta en elucubrar sobre el mundo sensible mientras deja un hueco —bien hermoso— donde encasquetar su dios y apoyar todo en él.

La ciencia, para Berkeley, es poco menos que un sinsentido que más o menos funciona. Y las matemáticas, obviamente más alejadas del mundo sensible, se llevan la parte del león de su incomprensión y desprecio: "no se puede elaborar una idea general y abstracta del triángulo", "que pruebe cualquiera a ver si puede, mediante la abstracción mental, concebir la extensión y movimiento de un cuerpo con entera independencia de las demás cualidades sensibles", "no se puede hablar de la diezmilésima de pulgada"...

Resumiendo, para Berkeley, si un árbol cae en medio de un bosque y no hay nadie cerca entonces ni hay ruido ni árbol ni bosque, a menos que Dios está mirando. Berkeley, qué duda cabe, era tonto de capirote. [2]

[1] "El fuego que ves no es causa del dolor que experimento sino sólo una señal que me lo advierte".
[2] Sí, ya lo sé: "¿Por qué te lo has leído?" Pues porque estaba en el kindle, claro.

Labels: , ,

5 Comments:

At 23 December, 2012 21:14 , Blogger breadbimbo said...

Frankenstein me ha picado la curiosida. Me lo apunto para esta navidad.

 
At 23 December, 2012 22:45 , Blogger Martes said...

La causalidad ya la negó Hume, y le desprecio por ello. No me puedo creer que haya más gente por el mundo negándolo. ¿Cómo puedes negar la causa? ¿Cómo se sostiene un sistema filosófico sin principio de causa? Losers.

 
At 24 December, 2012 00:11 , Blogger ca_in said...

¿Si te encuentras en el kindle las memorias de Aznar, también te las leerás?

¿Brie lee con las pezuñas o utiliza libros como alfombra? (El mundo de los superpoderes es raro)

 
At 24 December, 2012 12:17 , Blogger NáN said...

Berkeley es, por tanto, el inventor del juego "Veo, veo", "¡¿Qué ves?!", "Una cosita", "Con qué letrita es".

Solo por eso, merece una posición elevada en la historia de la cultura occidental.

 
At 26 December, 2012 12:12 , Blogger Goethita said...

Debería estar prohibido reseñar libritos en lenguas bárbaras. ¡Y avisas AL FINAL! ¡A traición! ¡Cuando mi corazoncito late desenfrenado por la emoción! MUY MAL.

ca_in, la pregunta es... ¿por qué insultas el alma de tu kindle llenándolo con mierdacas?

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home