cabecera

Miscelánea.

Wednesday, December 5, 2012

Privatizar significa no tener que decir nunca lo siento

En esta ola neoliberal tardofranquista feudal que nos invade, las privatizaciones están a la orden del día. Pero, ¿en qué consisten y por qué se realizan...?

Desde el punto de vista ideal de la economía de niños de teta, privatizar una empresa estatal significa dos cosas. La primera, la obtención de unos ingresos inmediatos para las arcas del Estado. La segunda, el fin de un monopolio en cierto sector. Esto, a su vez, lleva a la aparición de la competencia entre las nuevas empresas, lo que produce necesariamente una bajada de precios y una mejora del servicio.

En la economía de los niños con pelánganos en las piernas, las cosas son un poquitín diferentes. Para empezar, vender una empresa significa renunciar para siempre a sus beneficios... Que no tienen por qué ser siempre económicos. El estado del bienestar necesariamente mantiene servicios deficitarios.

Un ejemplo: Telefónica. Todos odiábamos lo malvadísima que era (y que es), pero cuando era una empresa estatal cubrió de cables todo el país, por mucho que en algunas zonas no compensara económicamente. Si no hubiese sido una empresa pública el pellizco de pueblos incomunicados durante años habría sido sin duda mucho mayor. [1]

Por otra parte la competencia entre empresas es un maravilloso ideal sin sentido: la esencia del capitalismo exige que las empresas crezcan a costa de sus competidoras, para así comérselas y dominar el mercado; momento en el cual se llega justo al monopolio que se quería evitar. Algunos estados, para solventar esta incoherencia propia del sistema, imponen leyes antimonopolio que sirven, sobre todo, para dar de comer a muchos abogados especializados en saltársela.

¿No llegó a tener Windows un 95% del control del mercado de sistemas operativos? ¿Cuánto domina ahora? ¿Sólo un 90%? ¿Un 80%...? ¡Pobres víctimas del comunismo!

En España y en otros países de similar astucia ni siquiera se llega a esta situación: esas empresas que supuestamente iban a competir entre ellas y mejorar sus servicios deciden que es mejor pactar los precios y coordinarse para machacar a sus clientes.

Este proceder parece taimado pero en realidad es un ejemplo excelente del dilema del prisionero.

Todos podemos ver la salvaje competencia entre aerolíneas [2], compañías petroleras y de telecomunicaciones [3]. ¡Salta la sangre!

PeT

Llegados a este punto podríamos empezar a temer que estamos en manos de idiotas que no saben lo que hacen, que privatizar empresas no reporta nada bueno y que, sabiéndolo, nuestros gobernantes siguen despiezando el estado para malvenderlo y pagar algunas facturas de origen incierto.

¡Calma, que no cunda el pánico...!

En realidad es ligeramente peor.

El proceso para privatizar una empresa, sea o no rentable, es sencillo. El primer paso consiste en convencer a la Estupidez Colectiva de que dicha empresa es una ruina.

El caso de ésta que tenga pérdidas (aunque sean pequeñas y merezcan la pena al ciudadano promedio) es trivial: sólo hay que sacudir una cartulina con números rojos delante de cualquiera para que se produzca un asentimiento bovino.

En el caso en que la empresa gane dinero se realizan inversiones fortísimas en unos pocos años. Así, aunque se genere dinero, durante años el neto será negativo y parecerá que las cosas van mal.

Esto puede hacerse, qué se yo, duplicando los hospitales (pero sin doblar el personal médico) o construyendo estaciones ferroviarias y aeropuertos por todas partes. Es cuestión de ser creativos. (De hecho, dichas inversiones podrían ser beneficiosas a largo plazo pero a corto siempre son deficitarias).

Una vez hemos logrado convencer al Colectivo de que la empresa es ruinosa, hacerle creer que una mala venta es mejor que nada es un paso trivial. Basta con gritar mucho y agitar los bracitos, nunca falla. Hecho esto el paso siguiente es encontrar un buen comprador.

Esto es más sencillo de lo que parece: basta con buscar en la agenda personal del ministro correspondiente. ¡Siempre hay un viejo compañero de colegio, de seminario o de club de petanca que estaría interesadísimo en adquirir una empresa por menos dinero de lo que vale! [4]

En este paso la simbiosis entre la Amistad y el Capital es total. [5]

A partir de ahí, obviamente, sólo resta buscar la siguiente empresa a privatizar. Y así sucesivamente, hasta que no quede nada por vender y hayamos vuelto al año 711. [6]

PeT


PS: De la mafia hablamos otro día.

[1] Pensemos un segundo a qué zonas llega o deja de llegar Ono. Tirar cables por todo un país tan grande y disperso como éste no es siempre rentable. Otro tanto pasa con las empresas de transporte, ya sean públicas o subvencionadas. A veces interesa mantener vivas las comunicaciones aunque haya pérdidas económicas (dentro de un límite razonable). Una empresa pública puede asumir tener un neto cero, una privada no.

[2] Las aerolíneas son malvadas y no compiten entre ellas. Todas mantienen precios ridículamente altos para los perezosos y los desesperados y ofertas para los tranquilos, los rácanos y los desocupados. La idea es buena: si necesitas un avión pagarás lo que sea por él y si no lo necesitas te bajamos el precio lo suficiente para que te tiente. Es un sistema tan bien establecido que las únicas aerolíneas que se distinguen de las demás son las que tratan a la gente como ganado.

[3] ¿Alguien ha dicho "establecimiento de llamada"? ¿He oído "SMS" al fondo?

[4] Si no tiene dinero no pasa nada, le decimos a nuestro otro viejo compañero de colegio, que ahora es banquero, que le preste el dinero que necesite. Al lado de esto el Comercio Triangular es una partida de parchís.

[5] Yo te rasco la espalda a ti, tú me abres una cuenta en Suiza a mí.

[6] ¿Se imaginan una policía privatizada? No es difícil: la formarían los mismos cabestros que ahora y servirían exactamente a la misma gente, pero sin el Estado como intermediario.

Labels: , ,

31 Comments:

At 05 December, 2012 09:51 , Blogger bequipequi said...

últimamente te veo deprimidísimo, anímate hombre! con un poco de suerte el mundo se acabará el 21 de Diciembre y no sólo nos libraremos de ver todo esto, sino también de la Navidad (puajhh)

PD. para cuando un post de formulitas?

 
At 05 December, 2012 10:03 , Blogger Ana María said...

En la frase de Martin me he sentido muy identificada. Cuando me mandan al infierno siempre pregunto si allí se aparca bien ^_^

BTW, doy fe del stalinismo que te invade últimamente. Al gulag los mandaba yo a todos, así te lo digo, que en Siberia ahora debe hacer BUENO.

Pedro Jota mucho hablar de los hospitales privatizados de Madrid, pero nada de la huelga INDEFINIDA de los MIR andaluces. Luego dirán que hay clases y hay clases... O que en un sitio gobierna el PP y en otro el PS... Oh, wait ¬¬

:*

 
At 05 December, 2012 12:06 , Blogger Miss Hurry said...

Es todo tan deprimente... A mí me sigue gustando la idea de la guillotina, aunque no sabría dónde parar.

 
At 05 December, 2012 12:40 , Blogger Óron Mornen said...

Vale, entonces voy anotando a quien vamos a echar a los peces:

-Políticos.
-Gente menor de 20 años sin el título de ESO.
-Banqueros.

¿Quién da más?

 
At 05 December, 2012 12:40 , Blogger Óron Mornen said...

Seguimiento.

 
At 05 December, 2012 13:06 , Blogger Goethita said...

Orón, es más fácil apuntar quién se salva de los peces. ¡Venga! ¡Empiezo la lista!
1.- Yo (¡las féminas atractivas y sexis no pueden desaparecer!)

Podéis continuar...

 
At 05 December, 2012 13:15 , Blogger Microalgo said...

Que lo ven deprimido, dice.

Es que es para deprimirse.

 
At 05 December, 2012 13:39 , Blogger Teddy said...

Es errónea esta entrada. Capitalismo se basa en que el Estado no intervenga nada, tú solo estás describiendo el compadreo entre el político y el empresario de turno.

 
At 05 December, 2012 13:53 , Blogger JJ said...

A mí me tiene pasmado el mecanismo mental que produce que, cuando un servicio público es un desastre (véase Telemadrid), los críticos no apunten a los gestores (tan liberales ellos) sino al conjunto de los políticos, sindicalistas o, (gasp) funcionarios. Tendría su gracia también que, cuando privaticen esos servicios, pusiesen al mando a los mismos ceporros.

 
At 05 December, 2012 16:05 , Blogger Efe Morningstar said...

Bequi, el mundo es tan espantoso que seguro que se acaba cuando ya no me importe. Es que está todo tan mal pensado...

Tengo pendiente un par de cosas sobre formulitas pero es que me he puesto y me han parecido demasiado complicadas para el blog. Pero sí, me apetece.

Ana María, suelo poner enlaces a El Mundo porque es el primer periódico que leo. Luego va ABC y luego Público. Después La Vanguardia y a partir de ahí lo que me ofrezcan la Red y Dios Padre.

Missurri, no, la guillotina no, que ensucia mucho. Mejor una trituradora. Se mezcla con un poco de pasta de celulosa y, hala, pienso para paces baratísimo.

Óron, ¿cómo que menor de 20 años...? ¿Y los de 28 qué? No seas racista de edades: quien no sepa leer ni escribir comprensivamente a la hoguera.

Goe, estás HENCHIDA de protagonismo. Qué exhibición, qué poca vergüenza, y en mi blog nada menos, que es una Casa de la Humildad y la Mesura siempre.

Micro, hombre, tú es que eres un optimista también, ya veo.

Teddy, el capitalismo sin Estado sólo existe en África, donde unos señores de la guerra se matan entre ellos, esclavizan y asesinan a quienes quieren con la impunidad del poder. Creer que el capitalismo funciona seximente sin Estado es como creer que se puede jugar al fútbol profesional sin árbitros.

Es decir, se puede jugar, claro, pero se acaba a patadas. (Bueno, si te gustan las patadas no tengo nada que objetar).

JJ, los críticos informados y honrados son los menos. La mayoría de la gente embiste contra quien se le dice sin pararse a pensar un minuto en qué está pasando.

Y tampoco es que la información fluya perfectamente transparente y objetiva. Ni recurriendo a internet es posible estar al tanto de todo, es normal que en mayor o menor grado todos estemos siendo manipulados continuamente.

Es súper divertido en cierto modo horrible, en realidad.

 
At 05 December, 2012 16:39 , Blogger Óron Mornen said...

Efe, tengo 27. ¿Insinúas algo? ¬¬

 
At 05 December, 2012 16:46 , Blogger Goethita said...

¡Me has llamado gorda!

 
At 05 December, 2012 21:44 , Blogger watchman said...

Qué sexy estás cuando te pones didáctico a la par que reivindicativo, Efe...

 
At 06 December, 2012 10:36 , Blogger NáN said...

Plan A

Objetivo: matamos a casi todos los políticos, pero por cada uno de ellos tiene que morir un banquero, un potentado de las finanzas, un gran empresario y un alto ejecutivo de una Great Company.

Modus operandi: dice mi amiga Di que no le gusta el derramamiento de sangre, que es mejor usar sogas de esparto y revitalizar un cultivo que da mucho trabajo. En cambio yo, que soy tradicionalista, prefiero el ambientazo de la guillotina o la eficacia peliculera del pistoletazo.

Plan B
Dado que los neoliberales necesitan mucha masa laboral ociosa para imponer sus condiciones, nos matamos entre nosotros digamos que 8 millon es de trabajadores.
Las empresas se verán obligadas a darnos sueldazos, vacaciones con el spa pagado y cesta de navidad.
Habrá más puestos de trabajo que trabajadores y el paraíso será con nosotros para siempre hasta la siguiente Matanza.

 
At 06 December, 2012 18:11 , Blogger _Xisca_ said...


No me explico como alguien puede seguir defendiendo este sistema, aunque le esté jodiendo vivo. Es lo que más incomprensible me resulta de toda esta situación.

En cuanto a tu post, demasiado bien lo entiendo.

 
At 06 December, 2012 21:31 , Blogger Speedygirl said...

Matar gente? Me ha parecido leer matar gente? Donde hay que apuntarse? ;P

 
At 07 December, 2012 13:41 , Blogger Efe Morningstar said...

Óron, ¿27 ya...? Ay, cómo pasa el tiempo. Recuerdo cuando eras zagal y no levantabas dos pies del suelo.

Goe, ja, te he pillado, ¿eh?

Watchie, que no, que estoy sexi siempre.

NáN, claro, es que sobra gente. Para empezar, los piratas, y después la masa estulta.

Xisca, pero si la gente no sabe ni leer, ¿qué esperas?

Spidi, aquí lo que hace falta es iniciativa. Tú ve recogiendo voluntarios para ir al Leroy Merlin y hacerse con todas las hachas gordas (¡por las que siento tanta devoción!).

 
At 07 December, 2012 14:47 , Blogger Goethita said...

Para nada. ¡Estás proyectando!

PS: matar a hachazos cansa mucho, ¡yo quiero un disruptor neural!

 
At 08 December, 2012 01:13 , Blogger Óron Mornen said...

Goe, el visisonor tiene más caché. Pero claro, hay que ser un mutante.. Pensándolo bien: ¡Látigo neurótico!

 
At 08 December, 2012 07:21 , Blogger NáN said...

No hemos ni matado un poquito y ya nos hemos dividido en 5 facciones solo por el asunto del arma.

 
At 08 December, 2012 15:00 , Blogger Miss Hurry said...

Efe, las hachas ensucian más que la guillotina :p
Nán, si nos los vamos a cargar, ponernos de acuerdo con el arma seguro que no es un problema.

 
At 08 December, 2012 19:57 , Blogger Teddy said...

No existe ninguna sociedad capitalista que diga que estado deba desaparecer del todo.

A lo que me refiero es que estás haciendo trampa. El capitalismo tiene que basarse en una separación total entre la economía y el Gobierno como la que existe (o debería existir) entre religión y Estado. Tú sólo describes una situación intervencionista que no tiene nada que ver con lo que es el Capitalismo en realidad. No estás diciendo la verdad.

 
At 09 December, 2012 01:18 , Blogger Efe Morningstar said...

Goe, deja de leer space opera y pásate ya a las lecturas serias. O sea, a Conan.

Óron, tus referencias son oscuras. Seguro que eres uno de esos frikis que salen en las pelis de Kevin Smith.

NáN, todas las armas son bienvenidas, aunque yo prefiero las armas blancas, que molan más y quedan muy bien colgadas sobre la chimenea.

Missurri, el problema REAL de la guillotina es que no se puede llevar una a cuestas. Eso es esencial.

Teddy, el capitalismo sin intervención del Estado es la ley de la jungla, que es lo que no pareces entender. Si no hay un estado con un sistema judicial detrás todos los intercambios económicos se sustentan o bien en la buena fe de los contratantes o bien en el poder de los mismos. Lo primero no existe y lo segundo lleva al abuso de poder.

Es decir, asumo que el Estado interviene porque sin esa intervención el capitalismo se viene abajo. Puedes culpar a los parásitos especuladores, si te place, o bien a la incompetencia de los bancos, pero la cuestión real es que por sí solos son incapaces de hacer que el sistema funcione (de forma más o menos justa).

La religión, por otra parte, es una necedad, no es que haya que separarla del Estado, es que hay que eliminarla guadaña en mano.

 
At 09 December, 2012 12:26 , Blogger NáN said...

Ah, "guadaña", me gusta. Los leones estaban bien, pero es engorroso conseguir que no salten a las gradas.

Y a ver cómo, sin intervención del Estado coercitivo, las grandes empresas contaminantes se ponen de acuerdo para arruinarse ellos en lugar de arruinar el planeta.

Tienes razón, Teddy, en una cosa: dicen que el Estado no debe intervenir salvo parea pagar la factura de las empresas que se han pasado 1.000 pueblos pero son demasiado grandes para caer.

El caso es: o nos matan ellos poco a poco, o los matamos nosotros antes de que eso suceda.

 
At 09 December, 2012 16:32 , Blogger Teddy said...

Efe,

No, la sentencia correcta es exactamente al revés: el Capitalismo se viene abajo con la intervención del Gobierno. Los bancos deberían haber quebrado como cualquier otra empresa y no pocos Liberales, por ejemplo, han expuesto sobre la mesa la opción del Bail-in en vez de ir a rescatarlos.

Un sistema Bancario, por cierto, bastante lejos de lo que piensa la gente en cuanto a desregulación y libertinaje.

Y no, que no exista intervención gubernamental no significa que no existan leyes. ¿Cómo se defiende la propiedad privada o una sociedad contractual entonces? Me refiero a que el Estado no dirija la economía hacia fines ulteriores. Ya estamos viendo las consecuencias de cuando lo intenta.

De todas formas, sea posible aplicarlo o no, sigues diciendo cosas incorrectas a tus lectores. Estás describiendo un escenario intervencionista, y asociarlo con la libertad del mercado es falaz.

 
At 12 December, 2012 04:03 , Blogger Efe Morningstar said...

Teddy, los bancos no estarían en situación de quebrar si, para empezar, no se permitiesen las operaciones a corto (que tienen el mismo sentido ético que apostar a que tu propio equipo va a perder el próximo domingo) ni las operaciones con derivados. Y esas dos cosas son hijas bastardas del capitalismo.

A Adam Smith le habría salido un sarpullido tremendo sólo de oírlas mencionar.

Por otra parte es obvio que se podrían haber dejado quebrar los bancos. Eso se hace un par de veces y quizás durante media generación nadie vuelva a hacer el idiota con el dinero que no tiene... Pero soy mucho más partidario de anticipar las catástrofes limitando los riesgos. No por nada sino porque aunque el mercado se autoregula (y esto lo tengo clarísimo), dicho proceso de autoregulación ni es instantáneo ni tiene porqué ser justo con todos.

Ya sabes, el ecosistema se autoregula estupendamente, pero las cebras no se comen a los leones.

Si no te gusta que el estado intervenga en la economía te felicito, nos quedan dos telediaros para llegar a eso.

(Otra cuestión es que yo quiera un Estado Inteligente con gestores capaces que, por lo visto, no existen en ninguna parte salvo en Oz... ¡Ah, lástima!)

Y no he dicho nada incorrecto, es que asumes cosas de lo más divertidas, como que el capitalismo se viene abajo etc. Eso es una idea neoliberal como otra cualquiera, está más cerca de ser un acto de fe que un teorema. A mí me parece un disparate pero no te condenaría por presentarte al concreso diciéndolo. Tampoco te votaría, claro.

NáN, guadaña es una palabra preciosa que deberíamos recuperar mediante el metonímico uso del objeto que toma dicho nombre. Deberías organizar una recogida de firmas o algo así.

Yo, mientras, voy a exorcizar este post.

 
At 12 December, 2012 20:28 , Blogger Teddy said...

Podríamos estar discutiendo eternamente y tú seguirías sin comprenderme.

Lo que he dicho es sencillo. Lejos de lo que piensa la gente la banca es uno de los sectores más regulados y privilegiados que existen. Me explico : Los bancos se pueden endeudar a muy corto plazo para invertir tales fondos en la adjudicación de préstamos a muy largo plazo (como las hipotecas a 30 años). Esto no sería posible sin las prebendas del Gobierno a los bancos centrales capaces en el sistema actual, de expandir el crédito muy por encima del ahorro real. Cuando esto se produce, se distorsiona la economía principalmente en los tipos de interés (para entendernos el precio del dinero), y, como resultado, los inversores ya no distinguen las malas inversiones de las buenas. Y ¡plop! surgen las burbujas.

Porque no estamos hablando de si es viable o no la intervención del Estado; de nuestras ideas políticas y petulancias varias; de si tú a Boston y yo a California. Cada uno tendrá su opinión. Lo que pasa es que afirmas cosas que son mentira. Sin ir más lejos, la escuela Austríaca de Economía (la más capitalista) es una de las más criticas con este sistema de privilegios a los Bancos Centrales y del sistema de reserva fraccionaria que dinamita toda estructura financiera. El capitalismo tiene tanto de intervención gubernamental como el socialismo de mercado libre.

Así que es mejor que te informes un poco o revises tus falsas premisas (¿Estado Inteligente? Da la impresión que no puedes concebir un gobernante corrupto e inteligente a la vez.) Ciertamente, la realidad es muy distinta a lo que quieres demostrar.

 
At 12 December, 2012 20:59 , Blogger Efe Morningstar said...

A estas alturas ya ni sé qué tiene que ver esto con las privatizaciones, de verdad de verdad de la buena.

Vamos a ver, estás criticando que el Estado es demasiado magnánimo con el sistema bancario. Estoy de acuerdo. Por otra parte sigues creyendo que digo que el capitalismo necesita del estado y no es así.

Estoy diciendo: a) que las intervenciones del estado son necesarias en la economía; b) que la desregulación del capital es un dislate absoluto; c) que la privatizaciones no son beneficiosas per se.

Es decir, no digo que el capitalismo NO PUEDA existir sin el estado (¡calma!) sino que NO DEBE porque esa situación produce una sociedad que es un absoluto despropósito (algo que entiendo no compartes o que, francamente, no te importa).

Ahora bien, si no comprendes ese matiz pues mala suerte. No pasa nada, el mundo no se viene abajo por no saber leer.

En cualquier caso, Teddy, me has llegado a aburrir al tiempo que estás siendo progresivamente maleducado, lo que es inadmisible en casa ajena. En lo sucesivo, antes de que me acuses, además de embustero, de comer bebés, te sugiero una correcta (o afrancesada despedida) y un buen viaje por esos blogs de Dios.

 
At 13 December, 2012 03:42 , Blogger Teddy said...

Te vuelvo a repetir (una vez más): no es lo que pienses tú que es, o pueda ser, o debería ser el capitalismo. Es lo que es en realidad el Capitalismo y que contradice completamente tu artículo. Vamos, es que no tiene nada que ver.

En tu entrada lo que describes es un compadreo entre el gobernante y empresario de turno pero no tiene que ver con un mercado donde nadie es privilegiado o castigado según el capricho de cualquier burócrata, sencillamente porque al estado no se le deja entrar. (Al menos, claro, que haya fraude u otro tipo de ilegalidad).

Dicho esto jamás te he llamado embustero. Dije que es una mentira y una falacia asociar los datos que estás aportando con el Capitalismo pero no he personalizado en ningún momento (tú si que lo haces conmigo).

Por eso y por otras cosas más, niego la mayor y no me retractaré. Cualquiera puede informarse sobre qué es lo que propone la escuela Austríaca de Economía para comprobar, sencillamente, que lo que dices es incorrecto.

 
At 13 December, 2012 03:56 , Blogger Efe Morningstar said...

Para ti la perra gorda.

 
At 13 December, 2012 03:57 , Blogger Teddy said...

Argumento devastador. Me has vencido.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home