cabecera

Miscelánea.

Wednesday, March 20, 2013

Jack el Matagigantes

Películas de fantasía pura hay pocas, así que cuando nos llega algo como Jack lo mejor que podemos hacer es correr a verla y llevarnos con nosotros todo el resto de infancia que nos quede. En la historia clásica Jack, un chaval más bien idiota, sube por una planta gigantesca a un castillo entre las nubes donde vive un gigante, encuentra un tesoro y una princesa, se mete en un lío de mucho cuidado y sale de él por la puerta grande.

En esta adaptación la historia se modifica un tanto pero permanece lo esencial: ahí están los malvados gigantes, los tesoros (aunque en muy segundo plano), la princesa, su padre... Y también los soldados, las intrigas palaciegas, la ropa cursi, las armaduras de fantasía, el oropel, las banderas, las torres inmensas y los tentempiés humanos. Una de las cosas buenas de la película es su vestuario, alejado de ese estilo de remaches-cuero-remaches tan noventero (vean Hansel y Gretel) y más propio del cuento de hadas clásico: la armadura dorada del Rey es imposible, la ropa de su general es una obra de arte pop y su guardia parece salida del último ataque a Mongo. Otro gran acierto es el ritmo de la historia, que no decae en ningún momento. No hay paseos entre las Montañas Azules, nada de paradas para poner miradas de intensidad, no hay persecuciones idiotas, no hay ningún Concilio, ningún chascarrillo con un búho ni una pelea con unas tías cabezonas, tampoco hay escenas panorámicas de Nueva Zelanda ni minutos de vídeo-juego mal disimulado.

Jack y la princesa son monos, ponen caritas, corren aventuras, se dan trompazos y de principio a fin sabes que van a estar juntos, aunque haya que matar un centenar de gigantes antes. Así es como debe ser. Muy divertida, de las tres películas basadas en cuentos de este invierno, Jack es la mejor de largo, además de ser la que menos se avergüenza de ser un cuento. No hay metachistes ni humor referencial, no hay anacronismos ni guiños a la actualidad. Es una muy buena película de aventuras, atemporal, perfecta para pasar la tarde de los próximos diez mil sábados.

Muy recomendable para niños de nueve años y para señores de cuarenta con gafas.



Ahora vamos con las pegas de la película. La primera, su flagrante antiprincesismo. ¿Saben qué es eso? ¿No? No se preocupen, yo lo explico. El antiprincesismo es una inflamación democrática mal digerida que provoca que incluso en los cuentos de hadas las princesas no quieran ser princesas y prefieran, llegado el caso, montar un sindicato, una revolución de octubre o una compañía de seguros. Y eso, señores, no puede ser: las princesas tienen que ser princesas. Las princesas tienen que casarse con un príncipe. Si un gigante captura a la princesa el Rey debe dar su mano y medio reino por ella. ¡Nada de modificar las leyes para que los plebeyos puedan desposar princesas, dónde se ha visto eso!

¿Recuerdan Sugar Rush? Pues ahí pasaba exactamente lo mismo. Toda la aventura y diversión se enturbiaba en un discurso lerdoprogresista metido con calzador al final de la historia. Si no quieres tener una princesa no la tengas pero no tomes por tonto al público ni intentes aleccionar a los niños con esa desgana simplona. Da vergüenza ajena. No hay nada peor que un cuento con moralina.

Otro fallo, importante, es el ridículo absoluto de las dimensiones del ejército real en comparación con el castillo. Uno no puede usar sólo doscientos sodados cuando ha diseñado un castillo (con el ordenador, eso sí) donde caben cien mil personas. O bien contrata a más extras o bien rebaja las pretensiones camelotnianas a unos niveles menos abrumadores. Es una cuestión de proporción y medida.

Por último, tampoco tiene ningún sentido que una centena de humanos tirando de unas cuerdas consiga resistir con éxito a media docena de gigantes. ¿Se imaginan a un adulto no pudiendo arrastrar veinte madelmans? Es un despropósito total debido al desnivel de masa entre los contendientes.

Miren el cartel de la película y verán que la cabeza de los gigantes bien pudiera medir unos tres metros de altura. Eso es diez veces más que la cabeza de una persona normal. Dado que la masa está escalada con el cubo de las proporciones, un gigante pesaría pues unas mil veces más que un humano (es decir, que son chicarrones de ochenta toneladas, tan enormes como los mayores saurópodos) y, por tanto, harían falta unos mil humanos por gigante para poder empezar a competir en un concurso de tira-de-la-cuerda. Sin poleas, claro.

¿Dónde está Cecill B. De Mille cuando hace falta?

PS: Asumimos que los gigantes son viables biológicamente, claro. Una cosa es la suspensión de la incredulidad y otra el sentido común.

Labels: ,

21 Comments:

At 20 March, 2013 23:23 , Blogger Álex Esteve said...

Seguro que a mis amigos les gustaría. No somos ni niños de 9 años ni señores de 40 con gafas pero somos un poco rarunos. (A mi seguro que me gusta)

 
At 20 March, 2013 23:24 , Blogger ca_in said...

Me esperaré a que salga en dvd, pues no la proyectan en vose.

Mi consejo cinematográfico de este post-finde es: ¡Huid de Weekend!

¿Cuántas cucarachas harían falta para arrastrar un efe fuera de su vivienda?

 
At 20 March, 2013 23:40 , Blogger Pal said...

Ese pijama te queda pequeño, lo saben hasta las cucas.

He dicho.

 
At 20 March, 2013 23:51 , Blogger Miss Hurry said...

La peli me gustó mucho (más después de haber sufrido Oz), pero conforme la estaba viendo pensé que le sacarías justo esos defectillos :) Porque los tiene, claro.
Creo que el antiprincesismo lo meten porque si ponen a una joven sumisa, seguramente la mayoría de mujeres nos quejaríamos; Que sí, que es un rollo que siempre sea una rebelde y tal, pero si me ponen a una pánfila que se deja mandar pues como que no me sentaría muy bien por la parte que me toca. No sé si me explico....
Y ahora lo importante: ¿te pones cholas para indicar que ya es primavera y, de paso, enseñarnos los pies, verdad?

 
At 21 March, 2013 00:18 , Blogger Nelson said...

¡Pásate al Giallo, Rata! ¡Al Giallo!

 
At 21 March, 2013 00:19 , Blogger Ana María said...

Tú esa postura, ni aunque hagas Pilates, guapo xDD

:*

 
At 21 March, 2013 07:40 , Blogger NáN said...

Pal, también yo he quedado impresionado por el pantalón del pijama, porque el otro día, le iban "sobraos". Este el es misterio.

Ya con el segundo café, he "visto" la solución. Efe tenía un pijama de camiseta verde y pantalones del mismo color pero de rayas diplomáticas, que se dice.

Como se le estaba gastando, compró otro exactamente igual, pero de talla mayor. Holgadito. El otro día llevaba el nuevo y anoche el viejo.

Cualquier cosa antes de reconocer que cuando pilla la perspectiva desde un punto más cercano a las cucas, el dibujo le sale peor.

 
At 21 March, 2013 08:49 , Blogger molinos said...

Asumo que como soy tu única lectora con hijos, cuando dices adecuada para niños de 9 años estás pensando en las princezaz quer además te conocen y sabes que son adorablemente insoportables como tu.

Mami, tu amigo con gafas el que iba con tu amiga que molaba tanto con perrito..¿donde está?

Ahora ya sé lo que les diré..en chanclas matando cucarachas.

Iré con ellas a verla y te contaré, pero ya te adelanto que el antiprincesismo es muy mal tolerado por C.

me debes un post de comics.

 
At 21 March, 2013 10:09 , Blogger Pal said...

NáN, si no viviese nuestro Efe en el profundo sur, yo achacaría el cambio a la secadora. Tiene pinta de no poder ser peor amo de casa.

Molinos, yo me uno a la petición del post de comics para princezaz.

 
At 21 March, 2013 12:01 , Blogger Goethita said...

Pal, NáN, yo creo que ha llegado la primavera y Efe "intenta" parecer sexi. ¡De ahí la postura sacando culo y el pijama ajustado! (No lo veis, pero se le marca TODO. Qué COCHINO)

¡¡¡¡Nelson HA VUELTO!!!!

 
At 21 March, 2013 13:15 , Blogger bequipequi said...

ca_in, a Efe no sé, pero a mí para echarme de mi casa bastan un par de cucarachas, una si es grande.

en cuanto a la peli me da una pereza de horror, lo sé, no tengo corazón bla-bla-bla, la ventaja es que no tengo niños que me obliguen a verla

 
At 21 March, 2013 13:16 , Blogger bequipequi said...

...

 
At 21 March, 2013 16:25 , Blogger Unknown said...

Ajajá, recuerda que precisamente por el cuadrado/cubo, proporcionalmente los humanos tendrían más fuerza. Como David el Gnomo. O una hormiga.
(digo por chinchar).

 
At 21 March, 2013 21:17 , Blogger Pétalo said...

Soy la única que encuentra esas cholas hipergayers? Pegan con un tanga, o algo. La peli no la he visto pero tampoco me llama mucho. Quizá en casa...

 
At 21 March, 2013 21:43 , Blogger NáN said...

Con respecto a la PS: eso es lo que se llama el "pacto de ficción". Si la cosa está bien hecha, todo te lo crees y se te ponen los ojos como platos. Si no te lo crees, tiras palomitas a los de la filas de delante y luego usas el blog para vengarte.

Con respecto a las cucas: me he fijado y en lugar de huir, parece que están montando un rave y pasándoselo estupendamente. Anda, mira la etiqueta del aerosol no vaya a poner MDMA y estés tirando la casa por la ventana.

 
At 22 March, 2013 01:33 , Blogger Efe Morningstar said...

Álex, es que está muy bien. Es lo que es pero está bien hecha.

Caín, ¿que huyamos de QUÉ? Dios mío, qué locura.

Pal, no es el pijama, soy yo que he crecido dentro de él.

Missurri, no se trata de que sea una pánfila sino que QUIERA ser princesa para MANDAR. Que arreglar el mundo está muy bien, pero echo de menos algo más de malicia. Recuerda, por ejemplo, a Blancanieves y su madrastra. Blancanieves MERECE LA MUERTE, realmente.

Nelson, eso esste finde, ¿no?

Ana María, pero qué dices, yo soy un junco, ¡qué digo un junco!, yo soy un hilillo de plastilina.

NáN, verás, lo que ocurre es que el pie es tan mono que no quería taparlo y, mmmm, de repente estaba escaneando y mis poderosas piernas habían aumentado dentro de la ropa.

Eso es.

Lo del pacto de ficción yo lo llevo fenomenal, siempre que no incurra en contradicciones evidentes con el sentido común. Aun dentro de la fantasía hay reglas, que no es una película dadaísta.

Moli, yo creo que a tus hijas les gustará porque es muy divertida, razonablemente cafre y tiene el punto justo de cursilería que necesitan los cuentos. Además, el chaval protagonista está perfecto, lo que es importante porque es un papel que puede ser muy cargante a poco que te extralimites.

Sí, mmm, post sobre tebeos para niños. Mmm... Si procastino un poco igual M cumple catorce años y me facilita un poco las cosas. Te parece bien, desde luego.

Goe, me fascina el modo en el que has sido capaz de ver a través de un insecticida, un brazo y una pierna para fijarte en esas cosas. Esto es un DON, sin duda.

Bequi, no digas absurdeces, ir al cine porque tienes niños al cargo es una idea espantosa. La peli es divertida y es un cuento clásico. No necesitas más para ir a verla, so rancia.

Unknown, no chinchas nada. ¿Alguna vez has visto una rata levantando a una persona? Las hormigas son más fuertes proporcionalmente... Es decir, que pueden levantar varias veces su propio peso y nosotros no. Pero es que "varias veces el peso de una hormiga" es una porquería total. Así que nada de nada. Vuelta a la casilla de salida.

Pétalo, después de llamar cholas a las chanclas has perdido cualquier potestad imaginaria que creyeras tener para criticarlas. Chincha.



 
At 22 March, 2013 10:24 , Blogger Goethita said...

¡Así soy yo! ¡FASCINANTE!

 
At 22 March, 2013 10:26 , Blogger Goethita said...

Pe, me molesta ser yo la que tenga que decirlo, pero alguien DEBE hacerlo. Efe tiene razón ¿cholas? ¿CHOLAS? Suena FATAL

 
At 22 March, 2013 20:08 , Blogger Pétalo said...

Miss Hurry también lo ha dicho!!! No entendéis los canarismos!!! Luego bien que os gusta venir a tomar el sol!

 
At 22 March, 2013 21:03 , Blogger Miss Hurry said...

¡Es que son cholas! Pétalo, no les hagas caso..

 
At 22 March, 2013 21:19 , Blogger bequipequi said...

en mi pueblo son chanclas-der-deo, así, todo junto

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home