cabecera

Miscelánea.

Thursday, March 14, 2013

Romualdo, private eye

La vida del detective de niños pobres es muy dura. Los arrabales de las clases de tercero de la ESO, la suciedad mongólica de las escaleras y los pasillos laterales, las clases que nunca se cierran con llave porque sólo contienen muebles marcados con el filo de las tijeras y ordenadores con Windows XP, el aula de castigo que se abre de una patada, las paredes infecciosas, las tizas pisadas en el suelo, el amor de la Jenni al Cristian pintado en las columnas, los chicles en los laterales de los marcos, las papeleras sin bolsa, los contenedores vacíos para reciclar, el patio inmenso parcheado de gaviotas hambrientas... Los institutos son todos iguales entre sí, el paisaje se repite mancha a mancha, alumno a alumno, aunque unos son más iguales que otros.

En este instituto mandaba Viseritas y todos evitábamos cruzarnos con él. De hecho, yo llevaba dos años sin verlo cuando me encargó investigar el turbio asunto de Lanoe, desaparecida por un asunto amoroso en vísperas del carnaval, hacía ya tres semanas. En ese tiempo nadie la había echado de menos pero ese agujero en la asistencia empezaba a brillar en los ordenadores y era cuestión de tiempo que los de arriba se interesaran por su paradero. Había que encontrarla pronto, para ayer mejor que para mañana.

Viseritas se sabía los tópicos, las amenazas y las recompensas como si hubiera leído novela negra desde pequeño. Pero era mentira, jamás había leído nada que no fuese el Interviú de su padre, y sólo las letras en cursiva que acompañaban picantonas pero tontas al montón de mujeres sin ropa. Tenía pues la intuición del mafioso que domina sobrado el palo y la zanahoria. Una vida imposible por aquí, un premio o dos por allá. El asunto estaba claro y el caso era mío. No había nada que discutir.

Lo primero que hice fue preguntar entre sus compañeros. Ser pequeño y con gafas ayuda en ciertos aspectos, pero a la hora de zarandear al personal lo mejor es ser gordo, grande y estrásbico, por eso acudí a Montequinto, que me debía un par de favores, tres pizzas, cuatro hamburguesas, diecisiete bolígrafos, tres cuadernos, cuarenta euros y una cantidad innumerable de desayunos.

Nadie sabía nada. Esos descerebrados llevaban varios días rompiéndose el diafragma riéndose de Falete y nada iba a sacarlos de sus conversaciones circulares, ni siquiera las miradas turbias y los empujones de mi ayudante. El aula de Lanoe tampoco prometía gran cosa. Estaba tan sucia como todas, llena de esas marcas que no se van ni con lejía, agujeros en las sillas, nombres grabados en las mesas, tinta que ha traspasado la pintura de las paredes, cosas pegadas en el techo, carteles decorativos pintados, diríase, por jabalíes. Hasta el color de los rotuladores rezumaba podredumbre y hastío.



Los alumnos a veces escriben cosas interesantes en sus mesas, así que me propuse repasar todas, una a una, buscando una clave que me llevara al siguiente nivel, a la tarjeta de pasillos y a escapar de los recaditos de Viseritas. Pero esta vez no había nada en ninguna. Ni en las sillas. Nada en el tablón de corcho, nada escrito en las paredes. Lanoe había pasado por esa clase sin dejar apenas rastro, como un fantasma que aparece y desaparece, como un gato de Chershire. Como cualquier adolescente más.

Sólo quedaban las papeleres, repletas a rebosar de salivazos, bolas de papel, chicles, envoltorios plásticos y ese engrudo que es la tinta de bolígrafo cuando se libera. La huelga de limpieza estaba haciendo mucho por el espionaje industrial y muy poco por la salubridad de los pueblos, pero a mí me iba a venir estupendamente.

En efecto, casi al fondo, manchada de porquería, había una nota y su letra era perfectamente reconocible. Lanoe había pasado por allí y había dejado quién sabe qué tesoro para la posteridad, el director, los inspectores educativos, los servicios sociales y para mí.



¡Lanoe estaba enamorada sin suerte! ¡Y escribía fatal...!

Esto sólo podía significar una cosa: Lanoe, despechada, se había arrojado en los brazos concupiscentes de su profesor de clases particulares, un Leandro cualquiera de clases superiores, quien sin duda la había matado, violado y se había comido luego su cadáver. El misterio estaba resuelto y allí no había nada más que hacer. Quedaba dar parte a mi contratista y avisar del crimen a los familiares de la víctima. Ellos sabrían qué hacer con el culpable. Era una mera cuestión de rutina.

Y la tarjeta de pasillos era mía.

Labels: ,

25 Comments:

At 14 March, 2013 02:14 , Blogger Miss Hurry said...

Espero que, llegada la hora, Viseritas cumpliera con el pago acordado, que era...

 
At 14 March, 2013 07:17 , Blogger NáN said...

Cuántos buenos literatos ha dado el hecho de no ser elegidos para los fastos del mundo. Retirados a la penumbra de su hogar, solos y con problemas económicos (una deuda crciente con la licorería de la esquina), se vengan contando LA VERDAD. Lo que nadie quiere ver.

Ha nacido el Balzac de la enseñanza pública del profundo sur.

 
At 14 March, 2013 08:07 , Blogger breadbimbo said...

La venganza es una de las fuerzas más poderosas del universo, incluso más que la nucelar fuerte y débil juntas! Si no que se lo digan a ciertos ministros ingleses...

pD. Sí,he leído en diagonal.

 
At 14 March, 2013 09:34 , Blogger bequipequi said...

Bimbim, nada es más fuerte que la fuerza NUCELAR fuerte...

El verdadero misterio aquí es qué clase de chicas se liga un tío con una lupa (con o sin aumentos)

 
At 14 March, 2013 09:35 , Blogger bequipequi said...

seguimiento...

 
At 14 March, 2013 10:14 , Blogger Ana María said...

Ohú, shiquillo, ehto eh mu largo pa ser tan pronto xDD

No te cuentes rollos... Cuéntanos dónde está Lanoe, y dile a Montequinto que te devuelva lo que te debe, que no es poco, y está la cosa achuchá.

:*

 
At 14 March, 2013 10:57 , Blogger Lenteja said...

Qué perlas recoges en forma de notitas... :D
Buen microrelato, Efe. ¿Qué es la tarjeta de pasillos?

 
At 14 March, 2013 12:19 , Blogger Totoro said...

Oigs... que misterio misterioso, los pelos como escarpias de la intringulis... mon dieu!

 
At 14 March, 2013 12:38 , Blogger Goethita said...

Muy fan de Lanoe, CLARO.

 
At 14 March, 2013 14:14 , Blogger daniel said...

Pues yo sigo preguntándome qué coño fumarás antes de sentarte a escribir. Mola, por eso.

Un abrazo.

 
At 14 March, 2013 14:26 , Blogger Lenteja said...

Lagoe mola también. : P
Lanoe parece una marca de crema o cosméticos.

 
At 14 March, 2013 15:11 , Blogger NáN said...

Céntrate un poco, Goe. Lanoe está muerta, canibalizada, digerida. Desde hace tres semanas. Nadie la echó de menos en el Insti, menos nuestro héroes y los ordenadores que enfatizan las faltas de asistencia. Nadie, se supone, la echó de menos en su casa. Tenían una extraña sensación de paz, pero no buscaban la causa (los pobres no son dados a la abstracción), así que no pensaron que ella no estaba para convertir las comidas en una tormenta hormonal.

¡¿Cómo vas a ser fan de ella?!

 
At 14 March, 2013 16:32 , Blogger Efe Morningstar said...

Missurri, ¡¿qué pregunta es ésa...?! ¡Has leído todo en diagonal! ¡MAL!

NáN, ¿eso es que me vas a buscar novia o un trabajo mejor? No te he entendido muy bien.

Bimbim, qué va, has ido más allá: le has dado una nueva dimensión al concepto de "leer en diagonal". Cantor estaría contentísimo contigo.

Bequi, Bimbim, sois muy monos porque decís cosas como "fuerza nuclear" en lugar de "cromodinámica cuántica" e "interacción electrodébil".

Ana María, no sé de qué hablas, no me cuento rollos, soy un espejo donde se mira la sociedad. Soy Batman.

Lenteja, es una cosa que la primera vez la vi en una serie americana de tv pero que luego he podido coger con estas manos indignas. Es una tarjeta que das a un alumno para que pueda salir de clase y hacer recados sin que le echen la bronca. Es decir, un salvoconducto.

Totoro, muy bien pero, ¿mi jamón qué?

Goe, eres una fácil.

Daniel, ¿sentarse? ¿¿Sentarse en casa?? Perrrrdona, nosotros LOS SABIOS nos tiramos tumbados todo el santo día para bajar nuestra huella de carbono.

 
At 14 March, 2013 16:50 , Blogger breadbimbo said...

Nucelar, se dice nu-ce-lar.

Bequi, la fuerza nucelar fuerte solo es superada por la ira de una exmujer de ministro inglés despechada y chivata que va a scotland yard a confesar que dijo que era ella la que conducía a 110 km/h en una carretera de 80 cuando en realidad era su marido el que conducía.

Ea, ya lo he dicho, si es que me tiráis de la lengua. Hombreya.

 
At 14 March, 2013 17:00 , Blogger Miss Hurry said...

Jijiji, ¡qué mal! eso me pasa por comentar a las dos de la mañana y con sueño... ya decía yo que un profe investigador no debía tener esa pinta :S.

Bim, de dónde sacas esas noticias inglesas y por qué no las enlazas desde el principio.

 
At 14 March, 2013 17:03 , Blogger Goethita said...

NáN, Efe ¡qué decís, locos! Si "fuente" de Duchamp es una obra de arte, ¡este manuscrito es una de las maravillas de la humanidad! (la octava, o la novena, no sé, ¿por cuál vamos ya?)

No tenéis NI IDEA.

Lenteja, ¡claro!. Lo que no sé es por qué no me lo dice la gente todo el rato. ¡INCOMPRENSIBLE!

 
At 14 March, 2013 17:17 , Blogger NáN said...

Desde luego, Efe, hijo. Nos has echado la bronca a todos.

¿Qué culpa tenemos de que no te hayan nombrado Papa? ¿No ves que nosotros también lloramos porque ya soñábamos con una vida de la gran madre en Roma?

 
At 14 March, 2013 19:09 , Blogger bequipequi said...

Vaya, Bimbim, ni me había enterado de que habías mencionado lo del inglés, tus comentarios sí que los leo en diagonal...

 
At 14 March, 2013 19:21 , Blogger Goethita said...

bequi ¿sólo los de Bim? ¡Le vas a hacer llorar, ya verás!

 
At 14 March, 2013 19:26 , Blogger bequipequi said...

Soy una matona, Goe, me gusta hacer llorar a Bim

 
At 14 March, 2013 20:30 , Blogger Ana María said...

Goe... Con Duchamp no te metas...

Que me ha salvado de muchas xDDD

:*

 
At 14 March, 2013 20:56 , Blogger Óron Mornen said...

¡Eflanagan!

 
At 14 March, 2013 21:33 , Blogger breadbimbo said...

Miss Hurry, la noticia la comentaron ayer en varios informativos de televisión. No la enlacé porque pensaba que la conocíais todos ya cuando la comenté y por eso solo hice alusión a ella.
Me pareció muy graciosa por todo, que terminen en la cárcel por mentir sobre una multa de tráfico, que se haya descubierto porque la mujer confesó para fastidiar al marido, despechada, y terminase ella también en la cárcel... y por compararlo con lo que pasa en España (o lo que no pasa, que aquí ni dimiten ni entran en la cárcel por cosas mucho peores).

Bequi, me lees! oh, lo sabía, ME HAMAS.

 
At 14 March, 2013 22:25 , Blogger NáN said...

Jaume Matas fue condenado a seis años y medio. ¿Lo habéis visto vosotro en la cárcel? Yo, no. Pero claro, cárceles hay muchas y yo solo estoy de lunes a viernes al mediodía en Soto del Real.

No leas desde aquí, Efe, que te enfurruñas si nos salimos del tema:

¿Quién fue la que mantuvo la cita del mezcal? Mis aplausos más animosos. Contáis conmigo.

Estoy ern ello. Eso sí, necesito que seáis dos por lo menos, porque a horas muy tempranas os dejo. Todos mis amigos tienen de media 35 años y a lo que hago (desaparecer sin siquiera despedirme) lo llaman "hacer un NáN. (No intentéis nada en el sito de la bicicleta. El dueño pedalerará mucho, pero entre la clientela no he visto paquetes ni culos dignos de mención).

O sea, hay que hacer un bypass a Efe y montar aquí una casa de citas como dios manda.

O sea, mover esto que

 
At 15 March, 2013 09:18 , Blogger Microalgo said...

Háganle caso a Nán, que sabe. Primero mezcal y luego tequila...

¿A ver, qué pasa con el tequila? Y entonces uno de ellos abrió la botella y escanció el néctar de los dioses en los respectivos vasos, los mismos en donde antes habíamos bebido mezcal, lo que según algunos es señal de dejación y según otros una exquisitez de los mil demonios pues al estar el cristal, digamos, lacado con el mezcal, el tequila se encuentra más a gusto, como si a una mujer desnuda la vistiéramos con un abrigo de pieles (Roberto Bolaño: Los detectives salvajes).

No habéis entendido ná. La pobre Noelia está depresioná, víctima de un mal de amores por Dani, al que ha renunciado heróicamente, después de ver la película Crepúsculo Parte IV: el Amanecer por Antequera (de leer el libro ni mijita), en favor de Carmen, que mientras le mete al Dani la lengua hasta la glotis se siente mú malamente, quilla, porque Noelia le había confesado su hormonamiento pseudoreproductivo por el mencionado Dani.

Así que Noe está en casa llorando y hecha unos zorros voladores hasta que dentro de dos semanas, que es cuando su madre le ha conseguido la cita, el médico de cabecera la derive al psicólogo, que le va a meter dos hostias bien dás, por tonta.

Pues eso, tía.

Que hay que explicároslo todo.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home