cabecera

Miscelánea.

Wednesday, March 6, 2013

Vikingos, semitas y Lizzie Bennet

El Canal Historia descubrió hace poco, con un western bastante exitoso, que podía dedicarse a hacer series de ficción como cualquier otra cadena hija de vecino. Lo único que necesitaba era presupuesto y alguna excusa histórica semirrazonable. El resto quedaba en manos de los espectadores, gente fiel que empezó devorando documentales sobre el sherman, la campaña africana o el Me-262 pero que luego se había acostumbrado a devorar información sobre el Imperio Hitita, Genghis Khan o los mitos de Quetzatlcoatl.

Así, de su mano, dos series.

Vikings coge de la mano a un pequeño poblado sueco en el siglo octavo (estoy calculando a ojo) y nos enseña cómo vivían esos pedazos de carne barbada[1]. Ragnar, un pelirrojo padre de familia, es el encargado de protagonizar la acción. Con él, sus hijos, su mujer[2], su hermano, sus amigos... Y al mando de la región, haciendo de malo grisáceo-intrigante, Gabriel Byrne, uno de esos tipos que siempre está bien aunque no quiera.

El primer capítulo comienza con un combate en tierra y acaba con un drakkar. Por en medio hay una asamblea (el thing), un par de juicios, sabiduría popular vikinga, una piedra solar (¡mola!), un constructor chiflado, una condena capital, muchas malas miradas, hidromiel por un tubo y hombres malos con ganas de apoderarse de buenas chicas del campo. Pese a lo esquemático de la idea, serie muy bien realizada, con ganas y un casting más que convincente. Muy fan desde ya.



La Biblia es, sin embargo, su hermano tonto. La productora no se ha atrevido a morder todo el material del que dispone y en lugar de hacer un alarde de peterjacksonismo ha preferido quitar las partes menos interesantes. La serie empieza con un pequeño prólogo con Noé, dedicándole a Eva, Adán, Abel y Caín apenas unos segundos. Nada del pobre Set ni de sus descendientes inmediatos. Nada de cainitas tampoco.

Tras Noé pasa a Abraham, saltándose, por ejemplo, cómo el primero condena a su hijo Cam y su descendencia (los cananeos) a servir a sus hermanos como esclavos, culpable del terrible delito de verlo sin ropa durmiendo la primera mona de la historia.

De Abraham omite su manía de decir que su esposa era su hermana para que sus pretendientes (y luego amantes) no lo mataran y cuando menciona a Lot olvida que ofrece a sus hijas para salvar a los ángeles en Sodoma. Luego, cuando huye con sus hijas de la ciudad, también deja correr que éstas lo emborrachan y se lo zumbam, aburridas de no tener ningún otro hombre cerca.

Nada del Isaac adulto, padre de Esaú y Jacob, ni tampoco de éste, heredero miserable, tramposo y calzonazos que luego tendría doce hijos, de los que tampoco se dice nada. Una pena, porque la venta de José como esclavo es una de las acciones más memorables del Génesis. Nada de vacas gordas ni vacas flacas (¡eso es educativo!), nada cuenta de cómo y por qué llegan los israelitas a Egipto. Se pasa directamente a Moisés, cuya historia ya nos la contaron mucho mejor Charlton Heston y De Mille, y se olvida del becerro de oro y de que el pobre patriarca acaba no siendo patriarca de nada, ya que no tiene hijos y el mando pasa a Josué, quien años más tarde (¡viva la elipsis, viva!) ya está frente a Jericó, dispuesto a pasarla por el hierro y la sal para poder acceder a la Tierra Prometida.

¡Hasta Onán queda en el baúl de los descartes!

En resumen: una versión muy blandita que intenta complacer a todo el mundo censurando las partes más divertidas del Antiguo Testamento. Menos mal que han dejado la destrucción de Sodoma y que ahora viene la matanza de Jericó, que si no todo esto se quedaría en nada.

Floja y sin emoción. Para fanes con muchísimo tiempo libre.

Dejamos atrás la historia y la mitología y pasamos a Jane Austen y The Lizzie Bennet Diaries, una puesta al día bastante enloquecida de Orgullo y Prejuicio realizada a través de varias redes sociales por un equipo de actores y guionistas que se merece desde ya un monumento. Así, a través de un vlog en youtube, varias cuentas de túiter y un tumblr (básicamente de moda) se cuenta la historia de siempre pero de otro modo. Lizzie es una chica actual que va subiendo entradas en su vlog contando la vida amorosa de su hermana Jane, los desmanes de Lydia (mucho mejor aquí que en las novelas, es quien más ha ganado con la actualización) y las manipulaciones de su madre. La historia ya la conocemos todos pero nunca la habíamos visto contada así. Tan divertida como debería ser y además original y adictiva...

Y aún no ha acabado así que mejor enganchaos ya, que tragarse cuarenta vídeos de youtube en un día es una locura que sólo unos pocos podemos hacer sin que se nos caigan los ojos.

Es tan genial que me atrevo a decir que le gustará a gente que no puede con la novela. Eso sí, es una modernez absoluta así que no intentéis que la vea ningún troglodita porque os va a mandar a buscar lechugas al huerto. Para fanes de Austen, casi obligatorio.

[1] Atentas, forofas del Norueguismo Empotrador.
[2] Atentos. Ejhem.

Labels: ,

11 Comments:

At 06 March, 2013 01:55 , Blogger Miss Hurry said...

Como soy una alumna aventajada y con muchííííísimo tiempo libre he visto Vikings, que promete mucho, y parte de los vídeos de Lizzy Bennet, que me encantan (tengo que leerme el libro, sí, pero ¡he visto la serie y la peli y me encantan!).
La de la Biblia, si no va a poner las partes oscuras mejor la dejo pasar, que tengo pendiente de leerme el Génesis y seguro que ahí no se dejan nada :).

 
At 06 March, 2013 08:55 , Blogger Johan Solo said...

El primer capítulo de Vikings ha estado entretenido. Espero que sigan así.

Está bien que en el Canal de Historia se hayan dado cuenta que se habían convertido en el Canal del Cuento y se hayan decidido a hacer series.

 
At 06 March, 2013 09:54 , Blogger Microalgo said...

Quién tuviera tiempo ya de ver series...

 
At 06 March, 2013 10:18 , Blogger bequipequi said...

días de 48 horas, eso es lo que hace falta

 
At 06 March, 2013 10:49 , Blogger Goethita said...

¡¡Muerte a Elizabeth Bennet!! Por PEDORRA.

(No, no he visto los diarios esos. Yo hablo de ELLA)

 
At 06 March, 2013 11:12 , Blogger NáN said...

Si no hay cainitas, ni verla. Además, seguro que no cuentan lo de esa ciudad a la que le dieron siete vueltas tocando las trompetas y se rindió (o se cayeron los muros). En la versión gore, no son trompeteros sino Sergio y Estíbaliz cantando sus grandes éxitos.

Las otras tampoco las voy a ver, pero son manías mías.

Me ha dado mucha pena ver al cerdito llorando delante del noruego con hacha.

 
At 06 March, 2013 11:31 , Blogger Goethita said...

Tranquilo NáN, no llora. Es que Efe dibuja fatal y te confunde.

Y porque Efe ha parado la imagen en ese intante, pero si no se vería cómo el brazo de Ishmael cede por el peso del hacha y cae hacia atrás. Todo muy ÉPICO.

 
At 06 March, 2013 12:14 , Blogger Totoro said...

Jodo Efeeeeee.... que no, que no y que no.... que por una tonteria mia tambien necesito dormir y comer.. pspsss, lo se... soy una debil pero por ahora no me puedo desenganchar!!!
En fin... apuntadas quedan en mi megalista (menos la de la Biblia de cual paso ampliamente).

 
At 06 March, 2013 16:08 , Blogger Ana María said...

Ishmael de noruego empotrador tiene lo que yo de Azofaifa ;)

:*

 
At 06 March, 2013 16:40 , Blogger NáN said...

me tranquilizas, Goe. Tú le conoces y puedes saber que el hacha le va a desequilibrar. Siempre se ha dicho que el hábito no hace al noruego.

Quiero tanto a ese cerdito.

 
At 07 March, 2013 03:06 , Blogger Efe Morningstar said...

Missurri, nada de "he visto las pelis y la serie", Orgullo y prejuicio es obligatorio. ¡Así va el país!

Solo, pues lo que estuvo muy bien es el western que menciono en el texto, Hatfields and MacCoys. A ver qué tal el segundo de Vikings, que ya lo han emitido.

Micro, el problema es que haces muchas cosas superfluas, como dormir y comer. Una vez eliminas eso te quedan un montón de horas para ti.

Bequi, que no, que no, que te organizas fatal.

Goe, eres una BLASFEMA. ¡Mal, todo mal!

NáN, esa ciudad es Jericó. Ahí justo lo han dejado. El próximo día toca derribar las murallas de la ciudad y masacrar a todos sus habitantes.

Y deja ya de mirar a Martin como si fuera comida.

Totoro, ahora me dirás que ves muchas series ya. Venga ya, qué rollo es ése. ¿Cuántas ves? ¿Diez, veinte, treinta? Seguro que te quejas por vicio.

Ana María, es, errr, un cosplay. Sí, eso.


 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home