cabecera

Miscelánea.

Sunday, April 28, 2013

Democracia cainita

De todo lo que nos dejó el movimiento Dogma 95 sólo recuerdo dos cosas. La primera, el aburrimiento supino. La segunda, una escena maravillosa de La celebración, película que contaba las típicas anécdotas danesas que ocurrían en una fiesta de cumpleaños familiar.

En esa escena, punto álgido de la celebración, el primogénito se levantaba de su silla para brindar por su padre, decía que había mucho que contar y que, al no poder decidirse, había decidido escribir dos tarjetas, una amarilla y una verde, y que sólo era cuestión de elegir cuál leer. La familia, a su alrededor, lo miraba con cierta tensión, anticipándose al desastre. Algo, alcohol aparte, no iba bien.

Creo que era la tarjeta amarilla la que explicaba cómo el padre había abusado de sus hijos y cómo eso había llevado al suicidio a la hija mayor. Ni que decir tiene que de ahí en adelante la fiesta decaía considerablemente.



En cualquier caso, qué gran idea la de las dos tarjetas. Una buena, otra mala. Un poco como el Chollo y el Antichollo de Ibáñez Serrador, pero sin ese olor a desesperación.

Imagine que le dan a elegir entre dos premios, uno bueno para usted y otro malo para otra persona que usted elija. ¿Bajo qué circusntancias preferiría el segundo al primero? ¿Tendría que ser muy decepcionante el primero? ¿Tendría que guardar un profundo rencor hacia alguien? ¿Tendría que tenerlo todo? ¿Querría que alguien no tuviera nada?

Imagine que en vez de un premio es una papeleta de voto.

Es época electoral, los candidatos llevan meses vomitando consignas, balbuceando respuestas, demandando apoyo y regalando promesas que pocos (los idiotas) se creen. Usted está en su casa y no quiere dejar el sofá ni los taquitos de queso porque sabe que votar no le reporta nada positivo. Puede votar en blanco si quiere pero eso sólo afectará, y negativamente, a los partidos pequeños. Puede votar al candidato que menos grima le dé. Puede votar, incluso, al que le caiga simpático o al que comulgue más o menos con sus ideas sobre el papel. También puede pintarrajear un voto o meter en un sobre un billete del Monopoly.

Tiene media docena de opciones pero habrá veces en las que absolutamente ninguna le satisfaga del todo porque lo que usted tiene en la cabeza no es una lista de preferencias sino una lista de Gente A La Que Poner En Una Pica. Es decir, es usted una persona mentalmente sana.

Imagine ahora que en lugar de haber esas sosísimas papeletas blancas de voto hay disponibles papeletas de dos colores. Seamos originales: digamos que unas son rojas y otras verdes.

Imagine que usted sólo puede meter una papeleta en un sobre, ya sea de un color u otro.

La papeleta verde suma un voto.

La papeleta roja resta un voto.

¡Democracia con idiosincrasia 100% española!

Piénselo un momento.

¿Cómo habría votado en las últimas elecciones?

¿Cómo cree que sería ahora el reparto de poder en el Congreso?

¿Qué cara tendría un presidente que sabe que hay un millón de personas (o dos o tres) que lo detestan oficialmente?

¿Creen que sería tan fácil obtener mayoría absoluta?

¿Cuántas abstenciones habría si se votase de esta manera?

Labels: , ,

18 Comments:

At 28 April, 2013 21:06 , Blogger Àlex Esteve said...

Creo que votaría casi todo elmudno.
En las últimas generales no recuerdo a quien voté, creo que a un partido pequeño, pero creo que habría preferido votar en rojo.
Aún así, sería más divertido si tuviéramos 2 votos rojos y uno verde.

 
At 28 April, 2013 21:13 , Blogger Pal said...

Claramente quieres que cojamos la verde!
Oye y si añadimos una negra y si sale mayoría les matamos a todos y volvemos a empezar?

 
At 28 April, 2013 21:26 , Blogger Miss Hurry said...

Emmmmm ¿te refieres a una roja y una verde para cada partido, no?
Rojo, habría votado en rojo, pero, dadas las circunstancias, no sé si el Congreso sería muy diferente.
En otras circunstancias, claro, no sería fácil obtener la mayoría absoluta.

 
At 28 April, 2013 23:44 , Blogger Ana María said...

Hostias, Efe, esto parece un capítulo de Black Mirror, pero #Marcaspain. Qué miedo, ay mi madre.

Por supuesto, yo habría votado en rojo. Que se rían de su puta madre, dónde va a parar.

:*

 
At 28 April, 2013 23:46 , Blogger ca_in said...

Me siento aludido :p

Sería un folloncito de colores. Hay veces que tenemos tres colores: blanco para diputados, naranja para senadores y azul para nosequé europeos.

¿Hacemos papeletas a rayas?
Del Betis sería sí para el congreso y del atleti para que no. De Rojinaranja sería sí como senador y de Aquaman un negativo.
Del Azulverdoso (el color del fondo de este blog, ¿no?) que sí para el nosequé europeo, y del Barça en contra.

 
At 28 April, 2013 23:46 , Blogger _Xisca_ said...


Votaría una papeleta que sume o que reste dependiendo de qué previsiones tuviera sobre quiénes ganan las elecciones.

En la realidad, hice algo como votar a IU en 2004, porque era la decisión que ya había tomado ese año, por ejemplo. Y en 2008 voté al PSOE, por tanto, decidí sumar; y en 2011, voté a IU porque sigue siendo lo que más se acerca a lo que yo quisiera, aunque sé que es muy probable que jamás nos acerquemos a una mayoría. Pienso también que ser los suficientes para poder influir en decisiones como las que estamos padeciendo ahora mismo es muy importante.

Antes leía los programas de los partidos que me interesaban y hacia un cálculo de que lo podrían cumplir o no, según cómo funcionan las cosas tal como está puesto el chiringuito. Ahora ya no lo leo, porque no es vinculante, y al PSOE tampoco me lo miro ya de cara, que va necesitando una nueva. Y soy consciente de que con ellos no se estaría volviendo a los años 40, al menos, no socialmente.

Sobre si sería tan fácil tener una mayoría absoluta, pues no.

 
At 29 April, 2013 00:08 , Blogger ca_in said...

Mecachis, me he liado con los colores. ¿Ves? Lo que yo decía: un follón bien gordo.

 
At 29 April, 2013 01:51 , Blogger _Xisca_ said...


Ah una cosa más, esto, camiseta:

"Un poco como el Chollo y el Antichollo de Ibáñez Serrador, pero sin ese olor a desesperación."

Y sobre la cara del presidente, con que no se viese únicamente por plasma, me vale.

Ahora no sé si he entendido bien lo de las papeletas, pero tiendo a sumar, y por tanto, creo que en las elecciones pasadas hubiese hecho lo que ya hice.

 
At 29 April, 2013 08:43 , Blogger Microalgo said...

No, cre oque la idea es que solo puedes depositar UNA papeleta: o verde o roja.

Tiene su intríngulis, pero siendo (como dice el inicio del post) éste un país cainita de cojones... ¿qué resultado sería el que TODAS las papeletas fueran rojas? Saldría "el partido menos odiado", pero no el que la gente quiere que gobierne.

Tendría su gracia, eso sí.

 
At 29 April, 2013 09:19 , Blogger Unknown said...

Probablemente saldría el mismo número de votos al pp, y el doble de antivotos contra el pp, así que la cosa tendría eroticos resultados...

 
At 29 April, 2013 09:27 , Blogger NáN said...

Lo del regalo bueno para ti o malo para otro va por territorios. Si hacemos caso de Antonio Machado, y de todo lo que hemos conocido personalmente: un 99% preferiría que su vecino se quedara ciego aunque él quedara tuerto.

No me vale.

El grillismo italiano ha sido la vía de re-entrada de Berluscono en la política italiana. ¿Era eso lo que buscaban los grillistas? Yo creo que muchos de ellos se están cagando en su puta madre, la propia, por haber parido un hijo/a tan gilipollas.

Si nos fijamos un poquillo, hay una parte del país en la que se hacen propuestas creativas, gracias a que la IU tiene cogidos de los huevos al PSOE. Lo que no podéis saber, porque estabais chapoteando en el líquido amniótico, es que en los primeros 10 años lo que mejos funcionó fueron los Ayuntamientos en los que los comunistas marcaban el paso de los socialistas.

Como persona que quiere acabar con el sistema de capitalismo brutal, creo que el voto es una herramienta más. Y no estoy dispuesto a dejar de usar ninguna herramienta.

 
At 29 April, 2013 14:58 , Blogger Óron Mornen said...

jiji. Está claro. Los partidarios de los grandes votarían al "contrario". PP y PSOE no saldrían. El congreso resultante estaría hecho de retales.

 
At 29 April, 2013 19:12 , Blogger HombreRevenido said...

La idea es grandiosa.
Ya no habría excusas para no votar, creo que el sistema sería más justo.
Resultados reñidísimos y la posibilidad matemática de empate global a cero.

Saco tarjeta verde a tu idea.
Y tarjeta roja a la injusticia, al paro, a Internet Explorer y al licor de melocotón.

 
At 29 April, 2013 22:41 , Blogger Efe Morningstar said...

Álex, no, de eso nada. Tiene que ser sencillo. Una papeleta por sobre y ya está. Que la gente ya se lía con eso.

SrRevenido, que sepas que no puede ser bueno tener en mente, como referencias a mano, el IE y el licor de melocotón.

Pal, pero es que para eso no hace falta votar, para eso ya está túiter.

Missurri, en las últimas elecciones unos tres millones de votantes del PSOE que se quedaron en casa habrían votado contra Rajoy alegremente. Y en las próximas elecciones, entre sumas y restas, tendríamos un bonito gobierno de coalición o una guerra nuclear con tomates.

Ana María, gran idea, que alguien me preste diez millones de euros y ruedo un capítulo. A ver si antes de empezar se me ocurre cómo meter las humillaciones, el sexo enfermizo y las ganas de saltarse la tapa de los sesos.

Caín, en realidad no hay obligación de votar TODO el mismo puñetero día. Teniendo en cuenta lo entretenido que es, cada año podrían hacer unas elecciones y no apretujarlas siempre en un domingo todas.

Xisca, lo del Chollo y el Antichollo tenía su miga. Ya no les quedaban ideas, el programa cada vez funcionaba menos y tenían que meter los personajes por todas partes, incluídos los tebeos de Bruguera, donde aparecían en juegos, sorteos y demás. La última etapa del 1, 2, 3 era un cadáver en descomposición. El primero que veía en televisión.

Yo votaría en rojo casi siempre. En realidad, una vez se votase de esta manera tres o cuatro veces todos empezaríamos a comprender bien cómo piensa la gente y podríamos decidir qué nos convenía más.

A los políticos, eso sí, les obligaría a CAER BIEN y NO HACER ENEMIGOS.

Pobres, si ya no saben.

Micro, ¿para qué nos dio Dios los números negativos? ¡Para tener un presidente con votos en rojo! Así iría a juego con la deuda pública. Aunque no creo que eso sucediera... Nadie se molestaría en votar en negativo a los partidos pequeños.

NáN, Antonio Machado y la Teoría de Juegos son UNO, no cabe duda. Lo de Grillo, Italia, la gobernabilidad y el pseudópodo de Berlusconi no tiene nombre, pero es que esta gente es incorregible. No levantan cabeza desde, errr, ¿los Borgia?

Óron, no te creas, sólo votarían en rojo una fracción pequeña de gente cabreada con su partido que preferiría fastidiar al contrario antes que abstenerse. Yo creo que serían un 10%-15% del electorado total, como mucho.

Unknown, hombre, como el voto al PP es una constante universal, su resultado neto dependería de cuanta gente del PSOE consiguiesen cabrear. Este sistema, por cierto, sólo perjudica al PP, precisamente porque siempre les vota, A FAVOR, la misma gente.

Ahora bien, en contra...

 
At 30 April, 2013 09:28 , Blogger breadbimbo said...

Tu sistema nos discrimina abiertamente a los daltónicos. Pediré a alguien que me diga cual es la papeleta roja y te la otorgo a ti, so discromatófobo.

 
At 30 April, 2013 09:54 , Blogger Goethita said...

¡IMPOSIBLE! ¡Me faltan votos rojos!

Yo añadiría una nueva norma: si un partido saca X votos rojos, todos A LA PUTA CALLE (y sin poder presentarse a otras elecciones en 10 años)

Una vez más, Efe no actualiza hasta que yo comento. ¡¡Ah!! la sumisión, ¡cómo es! ¡Cuánta belleza! ¡CUÁNTA!

 
At 30 April, 2013 14:56 , Blogger Óron Mornen said...

Está claro Goe, Efe te hama. (Prepara un bolso lleno de ladrillos cuando quedéis)

 
At 30 April, 2013 18:29 , Blogger Goethita said...

Mejor que lo prepare él. Soy peligrosa... GROARGHHHH!!!

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home