cabecera

Miscelánea.

Thursday, April 25, 2013

Hawkeye y mil cosas más

Hawkeye es el mejor tebeo que ha publicado Marvel en algunos años. El guionista, Fraction, monta una comedia de aventuras donde el personaje principal, un eterno secundario bastante golferas, imprudente e irresponsable, igual rescata un perro que juega a los espías en el lejano oriente, un día se mete en líos con una pelirroja desconocido y otro se enfrenta a la mafia rusa, come hamburguesas con sus vecinos o bebe el café directamente de la cafetera. Es un tebeo divertido como pocos que recupera y reconstruye un Clint Burton que jamás ha sido tan interesante.

Superheroicidades, pocas, eso sí. ¡Cuidado, marvelzombies!

Y si el guión es bueno, el dibujo de David Aja es cosa de otro mundo. Las portadas de cada número son una maravilla, la composición de la página es para enseñarla como ejemplo y el dibujo de cada viñeta, lo que llama más la atención, va de estupendo hacia arriba. Las chicas son sexis, los malos son auténticos tarugos, los vecinos parecen tan normales como cualquiera... Y sus posturas, los gestos, la forma de caer del cuerpo, de colocar el peso, los brazos, las piernas, la línea de la ropa, son perfectos. Los dibujos de David Aja son absolutamente crueles con los de la mayoría de dibujantes profesionales, que apenas saben dibujar siete cosas mal contadas y muchos músculos tensionados sin sentido, pies flotando sobre un suelo irreal y caras indistinguibles.

Para redondear el trabajo, Hollingsworth, el colorista, juega con la gama de colores del personaje (violetas, malvas, magentas, azules, rojos) sin equivocarse jamás y remata un tebeo impecable (y sexi).

En la edición en español creo que se han pasado un poco con la saturación. Además, incluye un texto infumable de Raimón Fonseca, al que se le nota demasiado que no le gusta ni un pelo tanta modernez ni tanta ropa de paisano. Pobre hombre.



Plebs es una serie británica sobre un grupo de plebeyos romanos que sobrevive como puede en su trabajo y cuya única obsesión es ligar todo lo que puedan, que es poco. Es chusca, cutre, graciosa y olvidable. Si la echasen por la tele la vería mientras duermo la siesta. Quizás.

Onion News Empire es una descacharrante serie que parodia el mundo de los noticieros con un humor enloquecido, sin sutilezas, con un siempre inmenso Jeffrey Tambor y un montón de disparates por minuto. El mayor peligro de una serie así es que el humor acabe agotando al espectador, aunque eso sólo nos pasa a cuatro, o que bien no haga ninguna gracia, pero el primer capítulo es muy divertido y la serie apunta maneras.

Those who can't es una serie sobre tres profesores lamentables (de EF, español e historia) que sufren a unos alumnos odiosos de un instituto público inglés donde todo el mundo padece de cretinismo. Entre la risa, el horror y la vergüenza ajena.

Defiance es una serie de CF que tiene buena pinta y cuyos dos primeros capítulos son notables. Esto es tan raro que se merece un par de líneas extras. La historia arranca en un futuro próximo en el que La Tierra, tras una invasión alienígena, una guerra y un armisticio, ha quedado hecha unos zorros y varias especies conviven con los terrícolas en una civilización muy venida a menos, sujeta con pinzas y en proceso de reconstrucción multicultural. El protagonista, un exsoldado, viaja con su hija adoptiva alienígena y se refugia en una ciudad, Defiance, donde tienen la posibilidad de integrarse y dejar su vida de fugitivos postapocalípticos.

Recuerda un poco a Eureka, por el planteamiento central de los protagonistas, y mucho a Babylon-5, por la mezcla de especies en conflicto. Comparado con los horrores de CF que han salido últimamente (Continuum, por ejemplo), esta serie es un regalo.

Tierra prometida es la última película dirigida por Gus Van Sant, en la que Matt Damon produce, guioniza, y pone caras de americano medio. La historia, sencilla, cuenta las negociaciones de una compañía de gas con los granjeros de una región emprobrecida donde la empresa quiere perforar. Granjeros avispados, idiotas, pobres, desahogados, cada cual tiene su opinión (y su precio), su dignidad y sus deudas. Todos son más o menos conscientes de que nadie regala nada y que las perforaciones entrañan cierto riesgo, pero también saben que su modo de vida está en vías de extinción.

Damon, el empleado honrado de la malvada compañía, empieza a negociar absolutamente convencido de que es lo mejor para los granjeros, pero cuando va conociendo a los vecinos (¡y vecinas!) y aparece un diabólico ecologista las cosas empiezan a volverse grises. Y si hay algo en la película que la saca de su normalidad es ese personaje encantador, eficiente, comprometido con el medio ambiente que traerá de cabeza a Damon. Así, el protagonista, un buen tipo, trabaja para los malos y sin embargo su antagonista, odioso e insufrible, sirve a la Madre Naturaleza.

Luego, claro, pasan cosas.

Steve Canyon es uno de esos tebeos históricos que tiene la fama que se merece. Por si alguien no lo conoce, digamos que su autor, Milton Caniff, se hizo un nombre con Terry y los piratas y que ésta era su segunda tira de prensa, que arrancaba poco después de la segunda guerra mundial contando las aventuras de un piloto, Canyon, y su tripulación, que se alquilaban para transportar cualquier cosa de una punta a otra del mundo. Por sus páginas van pasando paisajes exóticos, mujeres fatales (a porrillo), villanos de opereta, recursos cómicos con patas, mafiosos, mercenarios... De todo un poco.

El dibujo es alucinante. Caniff se mueve en las tiras de prensa como un virtuoso. Cualquiera que quiera aprender qué es un tebeo debería dedicarle una tarde a ver cómo el autor presenta los personajes, cómo los describe con una frase, dos gestos, una mirada, una conversación o una prenda de ropa. Cómo los introduce, los mueve, los aparta o centra su atención en ellos según le interese a la narración.

Labels: , , ,

8 Comments:

At 25 April, 2013 10:52 , Blogger bequipequi said...

Hoy no hay nada que me llame la atención, no compro.

Por otro lado, no sufras, en el hipotético caso de que Martin pudiera coger un arco no sería capaz de tensarlo, así que... ahórrate el esfuerzo

 
At 25 April, 2013 12:28 , Blogger Totoro said...

Voy a por el de Hawkeye de cabeza.... me gusta este tipo.
Del resto, como ya te comente en otro post... paso millas. Hasta que no baje mi volumen de "cosas que ver/leer/hacer" pendientes no hay tu tia... y eso pasara en verano... con la caló y ezo.
Martín esta moniiiisimo con antifaz y vestido de morado... resalta su peculiar tono droza.

 
At 25 April, 2013 17:01 , Blogger Miss Hurry said...

Me gustan los tebeos aunque, de momento, tendrán que esperar. Y de series me quedo con Onions News y Defiance, a ver qué tal.

 
At 25 April, 2013 18:00 , Blogger Goethita said...

Ummmm... entonces... ¿Hawkeye SÍ o NO? ¡Dilo claramente!

 
At 25 April, 2013 23:15 , Blogger ca_in said...

Pienso que te habría bastado con poner el arco vertical por detrás de Martín en plan lo sostengo con la oreja que no ves.

 
At 25 April, 2013 23:27 , Blogger Efe Morningstar said...

Bequi, tu falta de fe en los bracitos algodonosos de Martin resulta molesta.

Goe, CLARO.

Caín, es que sus espalditas peluchiles tampoco dejan espacio para mucho. Seguramente habría acabado pareciendo como si le salieran cuernos, pinchos o alas de la espalda.

Totoro, todo el mundo sabe que la gama de los morados sienta fenomenal a todo el mundo. Siendo "todo el mundo" exactamente siete personas, de las cuales dos salen en Hawkeye. Yo no soy una de las cinco restantes.

Missurri, Onion News Empire te gustará más si ya has visto The Newsroom, porque es inevitable trazar paralelismos sangrantes y malévolos.

 
At 26 April, 2013 01:06 , Blogger Óron Mornen said...

Hawkeye.... ¿Luego hablarás de deadpool? ARGGG.

 
At 29 April, 2013 00:05 , Blogger Ana María said...

A ver si me hago con él si es que es tan rematadamente buenísimo como dices :P

:*

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home