cabecera

Miscelánea.

Thursday, May 9, 2013

El voto proporcional

En estos días de zozobra económica e intelectual en los que tan raudo salta el dedo al botón rojo de las privatizaciones, al naranja de los despidos y al marrón miérder del recorte de derechos laborales, hay dos cosas que siguen intocables en este mundo de Dios. (Tres, si contamos la sacrosanta monarquía. Cuatro, si añadimos a la bondadosa iglesia católica. O cinco, si recordamos el IRPF de los ingresos que decuplican el salario mínimo.)

El primer intocable es la cantidad ingente de asesores colocados a dedo, verdadera guardia pretoriana de familiares enchufados, que puede encontrarse alrededor de cualquier político meridianamente importante, ya sea alcalde, presidente de diputación, de gobierno, de CCAA, ministro, etc. Los asesores son parásitos que el sistema ha creado para autoperpetuarse en la poltrona y el único modo de librarse de ellos es regular con una guillotina su contratación. Esto no se hace porque, como decía, son familia y a la familia hay que quererla, que para eso es el pilar fundamental de la sociedad.

Hay inspectores para todo menos para los que mandan. Seguro que es una coincidencia.

El segundo intocable es el número de diputados, concejales, senadores, etc. Centrémonos un momento en el Congreso y pensemos cómo funciona.

Tenemos trescientos cincuenta señores con unos sueldos muy importantes, dietas y mamandurrias varias, que se reúnen no tanto como parece para debatir unas propuestas de ley que luego votan armoniosamente siguiendo el dictamen del partido. Pero no todos estos señores intervienen en los debates. Cada partido tiene uno, dos, tres, diez oradores que son los que se reparten el total de las intervenciones de cada legislatura y un fondo de armario (que suma unos trescientos diputados) que se limita a corear, abuchear, hacer palmas y pulsar (casi siempre) el botón de voto correcto.

Los diputados, en cualquier caso, es posible que tengan opiniones propias, alejadas de la doctrina ideológica de su grupo, pero no se les permite votar en conciencia so pena de ser castigados de algún modo por sus correligionarios [1]. Esto ocurre, lo sabemos todos, porque en España las listas son cerradas y los escaños pertenecen a los partidos y no a los diputados.

Resumido: Nadie puede moverse mucho si no quiere salirse de la foto.



Ahora bien, qué sentido tiene que las circunscripciones sean provinciales si a fin de cuentas la gente no está eligiendo a un representante humano, con pensamientos propios y derecho a disentir o a equivocarse, sino meramente eligiendo su partido preferido, quien luego colocará un títere sin cerebro en un asiento. ¿No podemos prescindir de los palmeros y de todo ese paripé que lo sustenta?

Mi propuesta es la siguiente:

1) Que cada partido con representación en el Congreso tenga entre uno y quince diputados según los votos totales obtenidos. Por ejemplo, por cada 3% de votos (o fracción) ganas un representante, hasta ese máximo de quince.
2) Que cada votación quede en manos del portavoz del grupo, que vota representando al total de votantes de su partido. Por ejemplo, si tu partido obtuvo un 41% de votos en las elecciones entonces el voto en el Congreso vale un 41%.
3) Los votos en blanco y los votos nulos cuentan. Es decir, si hay un 3% total de votos nulos y/o en blanco entonces el total de la cámara sólo podrá sumar un 97% de votos. Menos pastel para todos.
4) Las leyes son aprobadas cuando se supera el 50% en la votación pertinente.

De este modo:

1) Se dificulta la gobernabilidad dictatorial que gusta tanto a los partidos grandes, a cambio se favorece el consenso y la negociación.
2) Se recortan 300 sueldos de diputados palmeros. (Y en el resto de estamentos, tres cuartos de lo mismo).
3) Se acaba con el paripé de la disciplina de partido. Los diputados actuales son robots: cuanto antes se asuma mejor.
4) Los políticos tienen la opción de volver a repasar cómo se hacen sumas y restas.
5) Se acaban las discusiones sobre las circunscripciones y D'Hondt.
6) Se mantiene el corte del 3% mínimo para obtener representación.
7) Se obtiene un sistema de representación realmente proporcional.
8) Los sucesivos presidentes de gobierno dejan de presumir de mayorías absolutas que en realidad distan de tener.

El sistema es, por supuesto, perfectamente compatible con las papeletas cainitas.



[1] Hace unas horas Celia Villalobos, por ejemplo, ha sido multada por no apoyar los devaneos criptocatólicos de Gallardón y sus cofrades.

Labels: , ,

11 Comments:

At 09 May, 2013 00:33 , Blogger Àlex Esteve said...

Debes estar muy enfadado, has dicho mierder y luego has hablado de guillotinas.
No acabo de entender porque hacen falta 15 diputados. Con este sistema con uno por partido ya cumpliríamos.

 
At 09 May, 2013 00:52 , Blogger Miss Hurry said...

Haces dos entradas seguidas de llorar, ¡voy a necesitar un par de días de playa para recuperarme de la pena! :). Lo más triste de la entrada es lo razonable de tu sistema y que nunca va a existir.

 
At 09 May, 2013 10:47 , Blogger Pétalo said...

Ay, eres un romántico!

 
At 09 May, 2013 11:37 , Blogger Ana María said...

Sobre los 20.000 asesores, prefiero no hablar, que la cainita población española se queja de las vacaciones de puta madre que nos pegamos los profesores (?) y del sueldazo (??) que cobramos por aguantar a su prole, pero de esta gentuza, que sí cobra un sueldazo, pero por rascarse los cojones en coche oficial, ni mú.

Para la próxima entrada de éstas, me gustaría que pensaras en una idea para cuando un presidente o alguien en cargo gordo se retira o deja la política. ¿Cuánto tiempo ha de pasar hasta que pueda volver a la empresa privada? En el caso de que volviera a la empresa privada, ¿se les retiraría el sueldo vitalicio cojonudísimo que tienen? ¿Votamos el ostracismo ya, porfi, porfi?

Efe, soy muy fan de "diputados palmeros" como concepto. Yo me los imagino así:
Ol mai lovin

:*

 
At 09 May, 2013 12:04 , Blogger NáN said...

Joé, buena gente, qué bien se vive copn el router quemado y el Servicio Técnico de puente.

En estos días he hecho de todo. Sobre todo, y por este orden, leer a lo bruto, descansar oyendo a Tete Montoliú y sacarme el cerumen de las orejas, que falta me hacía.

Estaba a punto de cortarme las uñas de los pies, para dejar de rayar el parquú, cuando han venido los técnicos y mi vida vuelve a ser agobiante.

Buenas propuestas, has hecho.

Voto sí a todo lo que sea malo para los supermillonarios y las grandes corporaciones.

 
At 09 May, 2013 12:23 , Blogger Microalgo said...

Y yo me sumo, como los luchadores de ídem y los ídem de naranja.

 
At 09 May, 2013 12:28 , Blogger _Xisca_ said...


La robotización inexorable de todo y su consiguiente post-materialismo. Que se den prisa, que no me gusta vivir en la dolorosa transición a todo ello.

 
At 09 May, 2013 14:14 , Blogger Goethita said...

Efe, ¿tu objetivo vital no es universal? ¿hay gente que quiere otras cosas? ¿EN SERIO?

 
At 09 May, 2013 19:03 , Blogger Efe Morningstar said...

Álex, no: uno por partido sería poco. No sólo no cabrían los ministros en el Congreso sino que además los diputados serían comprados demasiado baratos.

Missurri, claro que sí, con los Lego me funciona súper bien.

¡Pétalo, CLARO, LO DIGO SIEMPRE!

Ana María, creo que acabas de dar en el clavo: el problema es la empresa privada.

NáN, es que contra los supermillonarios y las megacorporaciones no sirve de nada votar. Es como ser un pez y querer morder un satélite. No hay caso, está fuera del agua.

Micro, has hecho un triple combo con juegos de palabras tan espantosos que meceres una y mil veces la muerte. A ser posible muy sanguinaria, con ratas.

Xisca, es que, puestos a tener robots, yo quiero uno que trabaje por mí y me traiga el pan (metafórico) a casa.

Y que limpie, friegue, cocine, planche...

Vamos, una madre con tuercas, pero menos rebelde.

Goe, tú lo has dicho: "hay gente". ¿Tú sabes qué es eso? ¡La gente es lo peor que hay! (Después de la Coca Cola Zero).

 
At 09 May, 2013 20:38 , Blogger ca_in said...

Bueeeeno, a ver si hoy funciona bien mr.blogger, que ayer se comió mi comentario y parece que algunos más.

Veamos. Se sobreentiende que solamente habrá una cámara, ¿no es así? Bien.

Los ministros ya has confirmado que salen de donde yo imaginaba que saldrían, pero no me cuadran mucho las cuentas, a menos que quieras gobiernos con ministros de varios partidos.

¿Por qué no incluyes las abstenciones como diputados? ¿Es por el éxito que supondría el voto cainita?

El término diputado palmero mola mucho, pero me suena que ya existe un nombre para ese tipo de diputados, aunque ahora no caigo.

 
At 09 May, 2013 21:36 , Blogger NáN said...

¿Puedo dispararles con una recortD?

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home