cabecera

Miscelánea.

Sunday, June 23, 2013

Papá Kent, ¿por qué nos has abandonado?

¡Oh, vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!

Superman no es sólo un personaje de tebeo con casi un siglo de historia, es una franquicia. Sus historias han pasado por las manos de cientos de personas que han ido realizando aportaciones al personaje. Algunas han pervivido a lo largo de los años, dando lugar a lo que se entiende como el canon de Supermán, y otras han desaparecido, enterradas por las modas o el ridículo.

Superman es un alienígena que llega a La Tierra siendo un bebé y es adoptado por una pareja algo entrada en años que no puede tener niños propios. Todo el mundo sabe eso. Los Kent son unos señores estupendos que agradecen a Dios —no en vano son de Kansas— que les haya enviado a un niño cuando ya habían perdido toda esperanza. Son humanitarios, decentes, honrados, generosos, amables, comprensivos, abiertos, piadosos, prudentes. La sal de la tierra.

Cuando el chico crece aprende a controlar sus habilidades, siempre en un segundo plano para no destacar, y ya de adulto deja el pueblo para ir a Metrópolis, ser periodista, conocer a Lois Lane, enamorarse de ella como un idiota y mantener un tira y afloja sentimental hasta que le revela que el periodista de gafas y el tipo de la capa son la misma persona.

En la versión clásica de los tebeos Jonathan Kent muere cuando su hijo es un adolescente. Es una muerte esencial porque fija sus límites. Con todo su poder, Supermán no puede evitar perder a su padre por una enfermedad. Es la última lección que recibe en Kansas y la más dolorosa de todas. [1]

En la última versión de los tebeos, sin embargo, Jonathan Kent llega a ver a su hijo como un adulto y lo apoya tanto como su madre en estas circunstancias [2]. Es un despropósito de tal calibre que ni siquiera vamos a considerarlo.

Ahora vayamos con Man of steel, la última adaptación al cine del boy scout kriptoniano.



En esta película hay tres cosas que me molestan sobremanera. Cuatro, si contamos la pericia como director de Snyder. [3]

La primera de ellas es que Clark llega a metrópolis demasiado mayor y ya bien establecido como Superman. La segunda, que Lois Lane conoce su identidad secreta (a fondo, ejhem) desde el principio. La tercera es Jonathan Kent.

A diferencia de lo que uno podría esperar del Paladín De La Moral que se supone que es Papá Kent, el personaje interpretado por Kevin Costner es un señor que, aunque honrado y amante de su hijo, prima su seguridad sobre la de los demás hasta el punto de resultar tremendamente egoísta. Hay una escena de la película que lo retrata perfectamente: Clark acaba de salvar a unos compañeros de colegio y su padre se lo recrimina porque ha corrido el riesgo de que todos descubran sus superpoderes. El chaval le pregunta entonces si debería haberlos dejado morir a todos y el Pilar Moral De Occidente dice que tal vez sí.

No suena nada superheroico, ¿verdad?

Años más tarde un tornado irrumpe en Smallville y Jonathan se pone en peligro para salvar a su perro. Clark ve que su padre va a morir y lo mira, dudando si ir a salvarlo o no. Entonces Papá Kent le hace un gesto negativo, porque prefiere morir a que sus vecinos descubran que su hijo, además de introvertido, es especial.

Superman deja morir a su padre para que nadie sepa que es, por ejemplo, superrápido y superfuerte.

Es una estupidez tan enorme que alguien debería haber hecho que los guionistas se tragasen veinte litros de pasta de papel de tebeo. Pero nadie lo hizo porque, sencillamente, en Warner nadie ha leído jamás un tebeo. El resto del guión tiene cosas mejores y peores pero ninguna tan llamativa como ésta.

Por lo demás, la película tiene escenas espectaculares, escenas que sobran, batallas confusas, la siempre pavisosa Amy Adams haciendo de Lois Lane (qué horror de elección), un Superman Pecholobo [4] y, si la ven doblada, un villano con una voz terrible. El tono es bastante serio pero al final, en el epílogo, muestra el carácter luminoso que todos asociamos al personaje, así que deja las cosas bastante bien para una próxima película. Entretenida pero algo decepcionante.



[1] En la primera película de Richard Donner esto quedaba perfectamente reflejado. La posterior muerte y resurrección de Lois Lane lo estropea bastante, pero siempre nos queda el recurso (la excusa, más bien) de decir que ella muere por un accidente, algo evitable, y el padre no.
[2] El guionista que perpetró tal dislate, John Byrne, era un blandurrio sin conocimiento y un dibujante aburridísimo.
[3] La analogía religiosa con Jesucristo no es original. Es algo con lo que ya se ha jugado antes en los tebeos, con mayor o menor sutileza. En la película casi les falta anunciarla con trompetas, pero no es algo que me moleste. Tampoco me molesta, aunque es un dislate, todo lo relativo a la "atmósfera kriptoniana" de la nave alienígena. En peores plazas hemos toreado.
[4] ¡El atentado definitivo contra la depilación masculina!

PS: Para los amantes de los resúmenes:

Superman I + Superman II - Lex Luthor - Humor = Man of steel

PPS: Hay que hacer notar que hay un error subnormaloide en la analogía religiosa. Para hacerla aún más obvia hacen que Kal tenga treinta y tres años en el momento de la película pero, claro, Jesucristo empieza su ministerio tres años antes. Tantos años de peplum para nada.


Labels: ,

12 Comments:

At 23 June, 2013 22:22 , Blogger Miss Hurry said...

No recordaba que moría el padre... ¿así muere el padre? ¡Estoy contigo, los guionistas merecen un castigo ejemplar!
Después de las asociaciones con Nuestro Señor Jesucristo y el resto de indicaciones la veré con otros ojos (menos cuando salga el momento Pecholobo en que estaré en otras cosas ;p)

 
At 23 June, 2013 23:42 , Blogger Ana María said...

Ay mamá... Creo que iré a ver Gru, y esta la veré en el calor del hogar...

 
At 23 June, 2013 23:42 , Blogger Ana María said...

Joer, y besos, hombreyá!

:*

 
At 23 June, 2013 23:42 , Blogger Ana María said...

Joer, y besos, hombreyá!

:*

 
At 24 June, 2013 00:00 , Blogger ca_in said...

Hace tiempo que puse esta película en la lista de si no hay otra cosa y tengo mucho mono de cine, porque aún no he encontrado una crítica favorable (y que no sea sospechosa).

Respecto esa camiseta, no me parece que sea muy adecuado el color verde, aunque sea más apagado que el de la kriptonita.

P.D.: podéis pasar de Monstruos Universidad.

 
At 24 June, 2013 00:23 , Blogger Anniehall said...

A mí me ha parecido un rollo insufrible. Todo el prólogo de Kripton es innecesario, las peleas del final aburren, son repetitivas. Empezaba a preocuparme que coincidiéramos pero ya he visto que no del todo. A mí me gusta Amy Adams en general. Aquí... bueno, no está mal. Y quiero su pelazo. Ya.

El villano da grima, no tiene labio inferior. Y el maquillador le hace algo a Superman que parece de plástico. O sea, que también da grima.

 
At 24 June, 2013 00:39 , Blogger Chache said...

Por lo que veo a todo el mundo le ha "encantado" esta mubi.

Tocará verla por otros medios. Ejem.

 
At 24 June, 2013 01:13 , Blogger Gárgamel said...

Lo único reseñable es el momento pecholobo porque el resto... Me ha parecido pretenciosa, aburrida, incoherente,... Totalmente de acuerdo con usted en su análisis del comportamiento del padre y en el fallo de casting de Luisa Lanas. Y Lawrence Fishburne parece que se haya comido a Jimmy Olsen.

 
At 24 June, 2013 08:44 , Blogger molinos said...

Vale, captado.

Mi plan era ver con las princezaz las antiguas de Superman y luego ya si eso llevarlas a ver ésta. ¿Qué opinas?

 
At 24 June, 2013 09:49 , Blogger Anniehall said...

Que veas las antiguas y os ahorréis esta todos.

Yo de hecho salí pensando en ponerles las antiguas a los niños. Con Gene Hackman y Richard Pryor haciendo el ganso...

 
At 24 June, 2013 20:06 , Blogger Efe Morningstar said...

Missurri, yo sigo prefiriendo las dos primeras películas de Superman. La tercera es una patochada sin pies ni cabeza que bien podría haber sido protagonizada por el pato Donald, Superratón o Pixie y Dixie.

Ana María, desde luego que hay que ver Gru. Al menos tenemos garantizado que los gags visuales de los minions van a funcionar.

Caín, yo sigo insistiendo en que Monstruos S.A. es de las películas más flojitas de Pixar. Que hayan hecho una secuela pues no anima nada. De todos modos, si me aburro mucho esta semana igual cae.

Anijol, Amy Adams tiene un pelazo y su sosez encaja bien en otros papeles pero en Lois Lane no, nunca. Luego, es cierto, de Kripton sobra la mitad y de las peleas sobra la mitad también. Empiezas a recortar, quitas treinta minutos menos sin problemas y el resultado mejora.

En general, todas las películas con FX de los últimos veinte años duran casi el doble de lo que deben. El King Kong de Peter Jackson es el paredigma de chicle estirado, pero también tenemos Avatar, ESDLA, etc.

Chache, bueno, a mí no me ha disgustado pero, aunque no esperaba gran cosa de Snyder, creía que iba a ser mejor. Lloro.

Molinos, ni preguntes. Ponles a las niñas un maratón de Superman, obviando las últimas tres películas.

Gárgamel, Fishburne está tan planetoide que creo que ha abierto un blog personal y una cuenta de túiter. Es la única explicación que tiene la cosa. Con todo, como lo veo semanalmente en Hannibal, ya casi ni lo noto.



 
At 25 June, 2013 08:26 , Blogger Microalgo said...

Así que el padre de Zupelmán está ahora con la madre de Bambi.

Qué tien-no.

¿Se animará alguien, alguna vez, a hacer un Flash Gordon que merezca la pena? No, aquella ochentez espantosísima y barata con música de Queen no queenta.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home