cabecera

Miscelánea.

Wednesday, July 10, 2013

Caminos, canales y puertos

Primer acto. En el centro de la habitación hay una mesa grande de roble. Tras ella hay un señor gordito que rellena fatal un traje. Enfrente hay dos señores más. Uno va bien vestido y el otro se ha caído dentro de su ropa. Son el Personaje Público, el Capitalista Mañoso y el Señor Ingeniero.

—Entonces estamos de acuerdo, ¿no?
—Perfectamente. Nosotros construimos la autopista con la subvención europea que le habéis birlado a Rumanía, la hacemos de peaje a precio popular y en treinta años os la devolvemos como nueva. Eso sí, primero hay que mejorar los accesos y embellecer la circunvalación con un scalextric adecuado. Señor ingeniero, ¿qué opina?
—Pues sí, claro, hay que descongestionar la Urbe y para eso lo mejor es...
—¡Eso es, descongestionar es la clave!
—¡Descongestionar, el peaje y las comisiones de asesoramiento!
—¡Exacto!

Segundo acto. En una pista de paddle hay dos señores. El gordito lleva una cinta en la frente y unos calcetines blancos con líneas roja y azul. El otro lleva el pelo repeinado hacia atrás. Los dos juegan. Nunca consiguen darle tres veces seguidas y no parecen nada alegres.

—¡Mariano, nos ha jodido tu ingeniero!
—¡De eso nada, es tu ingeniero!
—¡No!
—¡Es tuyo! ¡Lo trajiste tú!
—¡Pero es tu sobrino!
—¡Pero está casado con tu hija!
—Mira, mejor dejemos a la familia fuera de esta discusión. ¿Sabes lo que ha hecho?
—Un scalextric carísimo con vías de tres, cuatro y hasta cinco carriles, eso ha hecho.
—No, digo ADEMÁS de eso.
—Mmm... No.
—Aprovechando que tenía que trazar nuevas vías para los accesos y, errr, embellecer todo con puentes, tréboles, nudos, rampas y túneles, ha desviado el recorrido de la antigua autovía para que no pase por la Urbe.
—Ah, pero eso es bueno, ¿no?
—¡No, no lo es!
—...
—¡Queríamos la autopista para descongestionar la salida de la Urbe...! Si construyes una autovía que logre eso mismo y que es GRATIS, entonces, ¿quién va a pagar por ir por la autopista?
—Ahh... Pero, ¿la autopista no ahorra mucho camino?
—¡Sí, eso sí, muchísimo...! ¡Diez kilómetros!
—Y los precios populares, ¿cómo de populares son?
—¡Cinco euros! ¡El precio de una entrada de cine!
—Paco, te quiero mucho aunque no vayas nunca al cine, pero no veo el problema...
—¡Nadie pasa por la autopista!
—Y eso es malo.
—Mariano, después del AVE sin pasajeros y el aeropuerto sin aviones sólo nos faltaba una autopista sin coches...
—¡Hay que llamar YA a tu ingeniero!



Tercer y último acto. Tres señores están sentados en un MacDonals. El gordito ha pedido dos menús big macs grandes, el repeinado tiene una cocacola light y el asustado, aunque no tiene hambre, ha pedido trocitos de pollo frito y mirinda de naranja.

—Te voy a matar.
—Ehh, no, no.
—La autopista es una ruina.
—Pero si no nos ha costado nada...
—¡Pero no estamos ganando dinero! ¡Estamos haciendo el ridículo! ¡Ya no se me levanta!
—Ah...
—Calma, haya paz. Aquí lo que hay que hacer es pensar cómo podemos hacer que la gente coja más la autopista. A ver, ingeniero, ¿qué ventajas tienen las autopistas de peaje?
—Uhhh... Son más rectas, no hay radares, el tráfico es más fluido... Se va más rápido y se llega antes.
—Muy bien, y con esta autopista, ¿cuánto tiempo ganamos?
—Bueno, como son diez kilómetros menos, a ciento veinte por hora, mmm, un doceavo de hora... Que son cinco minutos.
—¡Cinco minutos menos por cinco euros! ¡Es un chollo!
—...
—...
—Es un chollo, ¿no?
—Paco, yo te quiero mucho aunque jamás hayas visto un billete de cinco euros, pero a la gente normal igual le parece mucho. ¿Verdad, ingeniero?
—Sí, sí. Es un robo, claramente.
—¡Pues algo hay que hacer!
—...
—¡Ya lo tengo! ¡La autovía es muy rápida, hay que hacerla lenta!
—¡Imposible, si tiene tramos rectos de cinco carriles! ¡Es un gustazo! ¡Rapidísima!
—¡Pues le bajamos la velocidad máxima a cuarenta por hora!
—Eso se va a notar mucho, papá.
—¡Te he dicho mil veces que no me llames así! ¡Y mucho menos en público!
—¿Y si lo ponemos a sesenta?
—Imposible.
—¿Ochenta, cien?
—Cien no se notaría tanto, sí, mmmm.
—¿Y eso cuánto tiempo ahorraría?
—Pues, mmm, treinta kilómetros a cien por hora son, errr, un poco menos de un tercio de hora, dieciocho minutos. Y, uhuh, veinte a ciento veinte es un sexto, o sea la mitad. Ganamos casi diez minutos. Bueno, nueve.
—¡Calla, diez está bien! ¡Diez minutos por cinco euros! ¡No llega a un euro por minuto!
—¡No es suficiente! ¡Hay que bajar el precio! ¡Lo pondremos a cuatro noventa y cinco!
—¡Perfecto, parece menos pero no lo es! ¡No mucho!
—¡Exacto!
—Ay, no... No podemos hacerlo. ¡No hay billetes tan pequeños!
—Paco, yo te quiero mucho pero de algunas cosas no sabes nada. ¿No has oído hablar de las monedas?
—¿Las qué?

Labels: ,

15 Comments:

At 10 July, 2013 08:31 , Blogger Microalgo said...

Ay.

Me reiría si me acordara de cómo hacerlo.

 
At 10 July, 2013 13:56 , Blogger Miss Hurry said...

¿Va a haber una segunda parte en la que al final consiguen que el gobierno se quede con la deuda que ellos mismos han generado ya que no les costó hacerla?
Lloraría si no fuera por el calor.

 
At 10 July, 2013 16:09 , Blogger Óron Mornen said...

Yo sigo queriendo ver a Cañete montando en Poney.

 
At 10 July, 2013 16:14 , Blogger Àlex Esteve said...

El problema es suyo por no acostumbrar a la gente a pagar peajes. Los catalanes somos más listos y lo tomamos como una seña de identidad.

 
At 10 July, 2013 16:14 , Blogger Àlex Esteve said...

seguimiento...

 
At 10 July, 2013 19:20 , Blogger ca_in said...

Con lo sencillo que es convertir la autovía en un manifestódromo, y el circuito habitual de todas las carreras populares del ayuntamiento (desde carreras de sacos a sanfermines).

 
At 10 July, 2013 20:17 , Blogger Ana María said...

Qué mala eres, Muriel. Ya te vale.

:*

 
At 10 July, 2013 20:53 , Blogger Àlex Esteve said...

Yo había escrito un comentario diciendo que esto en Cataluña no pasa porque nos encanta pagar peajes y que la culpa es de vuestros políticos por no enseñaros las maravillas de hacerlo.

 
At 10 July, 2013 22:57 , Blogger Gárgamel said...

Espero que no estés intentando insinuar que estas cosas pasan con un gobierno de gente intachable como el que tenemos.

 
At 11 July, 2013 00:06 , Blogger bequipequi said...

No solo falta el escocés, además sobra el cuadro, que parece la portada de un folleto de viajes de novios cutres a la Riviera Maya...

 
At 11 July, 2013 03:40 , Blogger Efe Morningstar said...

Micro, reírse es de pobres. Basta con que levantes ligeramente la comisura de los labios, que es justo lo que haría Batman.

Missurri, no, claro que no. La historia acaba así, con una autopista infrautilizada y una autovía estupenda por la que no se puede correr nada.

Óron, hombre, ¿pero no ves que el poni tendría que ser imaginario?

Álex, eres muy popular en mi carpeta de spam. Algo malo habrás hecho.

Lo de Barcelona con los peajes no tiene nombre, por cierto.

Bequi, lo del cuadro está hecho a propósito. Menos mal que alguien se da cuenta.

Caín, ¿carreras populares? ¿Eso qué es? ¿Qué significa "carrera"? ¿Y "popular"?

Gárgamel, desde luego que no. Estoy seguro de que hay mucha ficción en este post. Los nombres y eso, sobre todo.

 
At 11 July, 2013 06:48 , Blogger NáN said...

Así son las repúblicas bananeras. Qué suerte que nosotros vivimos en Europa. Gente seria.

 
At 11 July, 2013 10:28 , Blogger Unknown said...

Y las convencionales a 80, y se han echado detras en poner algunas vias a 140, que seguro que hubieran coincidido,que casualidad, con las autopistas de peaje.
Estos es como los indultos de la nueva ley de costas...

 
At 11 July, 2013 10:30 , Blogger Unknown said...

Y en las de peaje si hay radares, si no los hubiera eso de los 120 no tendría la menor importancia...

 
At 11 July, 2013 10:41 , Blogger Àlex Esteve said...

Anda, mi comentario original ha vuelto. Seguro que fue culpa de mi mal karma.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home