cabecera

Miscelánea.

Sunday, September 29, 2013

La pirámide de Klein

Al principio de cada curso, en una astuta maniobra envolvente que nos garantiza que los alumnos se estén relativamente quietos hasta que podamos amenazarlos con exámenes, inundamos a los chavales de fichas, pruebas, tests y cuestionarios de todo tipo. Ellos, por su parte, siguiendo los procesos lógicos de una guerra fría, contraatacan dejando en blanco la mayoría de preguntas, redactando mal las respuestas y llenando de tachones todos los apartados con respuestas múltiples.

Es decir, que sacar resultados comprensibles es un rollo repollo.

Tampoco ayuda que yo les diga a los chavales cosas como: "No os sintáis obligados jamás a responder preguntas de índole personal". Es como salir de parranda con tu propio aguafiestas incorporado en el software. A ver cuándo aprendo a no decir lo que pienso.

Una de las mil millones de cosas que, pese a la adversidad, hemos aprendido estos días es qué aficiones tienen los chavales. En la pregunta del cuestionario que nos pasó el departamento de orientación no se especificaba claramente si debían escribir sólo su afición preferida o bien todas las que tuvieran; tampoco decía si había que ordenarlas o no, así que cada infante ha respondido según le ha parecido, dando una respuesta, dos o tres.

Podría ser peor, tengo un compañero que me pasa ejercicios donde siempre separa las milésimas de las diezmilésimas con un punto. La confusión entre la chavalería es total, diabólica, digna de la romería de El Rocío.

Las respuestas, como siempre, absolutamente previsibles.

De veintiocho alumnos doce son aficionados al fútbol y diez de ellos juegan regularmente fuara del horario del colegio. (Entre esos doce, una chica que es fan pero no juega).

Cinco disfrutan montando a caballo. En serio.

Cuatro leen. No sabemos qué, pero leen. Quizás lean el Cosmo, quizás a Camus. Imposible saberlo pero, y esto es interesante, las cuatro son chavalas.

Dos admiten que les gusta el baloncesto. Hay otro que dice el tenis. Uno dice que juega con la PS3. Otro dice que juega sin especificar a qué, con quién ni cómo. Igual es un eufemismo de "paso las horas muertas viendo porno en internet" o "aún juego con los geipermanes de coleccionista de mi padre, pero no quiero que se sepa". No sé qué es peor. Bueno, sí.

Tambián hay un par de chicas que dicen que les gusta bailar y una que dice que canta. No sabemos si se decanta por los trunchitos o Álex Ubago, pero, de nuevo, falta información.

Tres chavales no han respondido a la pregunta. O no tienen aficiones o no tenían ganas de escribir o creen que no vamos a comprender que por las tardes apedreen perros, gatos y compañeros con gafas, roben chucherías, fumen e insulten y asusten a ancianitas que vienen de la compra.

A lo mejor tienen montado un club homosexual secreto de swingers, quién sabe. ¡Los miniadolescentes son un misterio!

Por último tengo un alumno que me ha dejado desconcertado.

Le gustan los concursos de palomas.

No sé siquiera si eso significa lo que literalmente parece que significa.

¿De verdad existen concursos de palomas?

¿No será jerga de drogadictos? ¿Y si es heroinónmano y me está lanzando un grito desesperado de auxilio?

Con los niños de trece años nunca se sabe.



Dejo para el final lo realmente importante: ninguno ha situado la televisión entre sus aficiones pese a que todos comentan a diario qué han visto la noche anterior, ya sea la última serie española de moda, un programa para pornomarujas o fútbol.

La conclusión es obvia: la televisión no es una afición, la televisión siempre está ahí, como el oxígeno, los bollos de margarina con jamón york de los cumpleaños y las madres. Es una necesidad, un subtexto, la base de la integración social y familiar. No es una afición, es el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

A los guionistas de Dream On les habría encantado.

Labels: ,

12 Comments:

At 30 September, 2013 07:26 , Blogger Gárgamel said...

Palomistas y caballistas... Cada vez te envían más al Profundo Sur. Como sigas así vas a acabar viajando en el tiempo. Lo próximo será la cetrería y el bordado de tapices.

 
At 30 September, 2013 09:17 , Blogger Totoro said...

Bueno, sirve la tele como objeto decorativo animado? yo llego a casa y la enciendo... y ya. Queda estupenda, casi sin volumen pero dando colorinchus chupis a la habitación....
Caballos eh?...ummmm... interesanteeeee...
Yo que tu, vigilaría al chaval de las palomas... es perturbador....ñeg.ñeg.ñeg.

 
At 30 September, 2013 09:49 , Blogger Microalgo said...

Dos de veintiocho, el baloncesto. En mi clase éramos diez de treinta y cuatro. Y todos federados.

Lo de la tele es curioso, sí.

En comentario aparte, les dejo una cita de Pere Calders.

 
At 30 September, 2013 09:50 , Blogger Microalgo said...

(Es una nota al pie, casi al inicio de la novela):

"Por una discreción elemental, conviene que el presente libro no caiga en manos infantiles. Pese a esto, y por mucho daño que nos hayan hecho la mordacidad y el escepticismo, lo cierto es que entre la palabra «amante» y la palabra «barco» un niño ―por ejemplo― se sentirá más atraído por esta última. En un test realizado hace poco en una gran democracia americana entre niños procedentes de todas las clases sociales y de casi todas las razas, se procedió precisamente a una prueba que ilustra lo que se ha dicho. En una gran pizarra fueron escritas las palabras «amante» y «barco». Los niños tenían a su alcance material de todo tipo para construir o, para decirlo con mayor exactitud, para expresarse plásticamente y se les pidió que, de acuerdo con lo que les sugiriera alguna de las palabras escritas, procedieran a concretarlo con modelos corpóreos. El resultado fue el siguiente: de cien niños examinados, noventa y ocho hicieron barcos de todos los modelos y tamaños, muchos de ellos con una manifiesta incapacidad de flotación. De los dos niños restantes, uno modeló con plastilina la figura de un vecino de su casa y el otro, que aborrecía el mar a causa del mareo y no sabía el significado de la palabra «amante», construyó (con una estremecedora mezcla de misterio y poesía), una noria egipcia. Si alguien debe evitar la lectura que ofrecemos es este último niño y los que como él divagan con malicia" (Pere Calders: Ronda naval bajo la niebla).

 
At 30 September, 2013 10:53 , Blogger Pétalo said...

"La gustan"? really? Estoy intrigada con el concurso de palomas...serán mensajeras, no?
Cómo va a ser la tele una afición si es como de la familia, hombre?

 
At 30 September, 2013 11:34 , Blogger Àlex Esteve said...

Claro, lo de la tele es como si dijeras que la cena es tu afición.

El chaval de las palomas tiene pinta de que vaya a ser el más normal. Eso o lleva peinado-cenicero y camiseta de tirantes (o como sea que vayan hoy en día los canis).

 
At 30 September, 2013 12:08 , Blogger bequipequi said...

Pues tienes alumnos de lo más originales, porque vamos, lo de montar a caballo tampoco es que sea lo más normal del mundo (sí, supongo que en un pueblo más que en la ciudad, pero aún así...). A mí esas encuestas me ponían mala, nunca se me ocurría qué poner, yo es que siempre he sido de tener pocas aficiones

 
At 30 September, 2013 16:57 , Blogger ca_in said...

Admitamos ver la tv como afición. Nos quedaríamos igual que con los que leen. ¿Ven tertulias de la TDT? ¿Videoclips? ¿Zapean buscando anuncios? ¿Necesitan mirar la pantalla mientras acometen viajes astrales?

Si al colombófilo no le está obligando su padre o su abuelo, posiblemente sea el más mentalmente sano de la clase.

 
At 30 September, 2013 17:13 , Blogger Ana María said...

Tú... Pareces nuevo, jolín. De verdad, qué hacemos contigo... Lo que hay que decir es que hay que responder a todo, A-TO-DO. Que luego es que yo no sabía y sucedáneos, y así NO.

Hay quien tiene la tele puesta 24/7 y es un mueble más, que a veces pía y a veces colorinchis. Y yo que enciendo la tele un rato al día cuando me coincide con ver una peli...

La mujeres leemos más que los hombres, aunque sean las etiquetas de las cremas.

Las palomas me dan mucho asco. Mucho. Merecen todos los polvos amarillos y todos los cacharros con pinchos que se ponen en las fachadas. Soy más pro-gorrión.

:*

 
At 30 September, 2013 22:59 , Blogger Efe Morningstar said...

Gárgamel, es que aquí el Profundo Sur lo es todo, lo impregna todo. Ni siquiera hay que salir de casa, basta con escuchar a los paisanos del bar de abajo. Profundísimo todo.

Ana María, que no, hay que educar a la gente un poco. Que luego llegan los listos, les hacen un truco de papiroflexia y acaban votando a quien no es o, peor, al primo de quien no es, que tampoco es pero también se presenta.

Las palomas con ratas plumíferas. Esto se veía muy bien en "Lluvia de albóndigas", ese clásico moderno.

Totoro, que no, que no la tienen de adorno, que la ven y están ATENTOS. Lo que pasa es que es tan absolutamente normal que no la consideran especial.

Micro, en general observo que el baloncesto es más urbanita y que en algunas provincias (digamos Málaga) se da más que en otras (por ejemplo Cádiz). La tradición y las infraestructuras hacen bastante.

Muy bueno el copipaste.

Pétalo, lo de las palomas me parece marcianísimo... La única persona que conocía que estaba interesada en ellas era Don Pantuflo Zapatilla, y mira que era irreal, además de gordo.

Álex, perrrrdona, ¿qué tienes contra la cena? ¿Eres uno de esos organismos cibernéticos sin paladar?

Bequi, lo de los caballos me parece raro... Pero, claro, en según qué sitios hay mucha tradición. Hoy, sin ir más lejos, había una romería en el pueblo de al lado y han faltado un montón de alumnos que se habían pirado con sus padres.

Caín, lo que me sorprende es que ninguno la haya mencionado. Según los estudios que se les hace a los chavales pasan entre dos y cuatro horas diarias viéndola. ¡Y no la recuerdan! ¡Ni siquiera han preguntado si cuenta! ¡No existe en sus cabezas...!

¡Es oxígeno, ya lo he dicho!



 
At 01 October, 2013 09:16 , Blogger bequipequi said...

Blas (el de Epi y Blas) también era colombófilo, ahí lo dejo

 
At 01 October, 2013 22:38 , Blogger Jose a. said...

Los concursos de palomas son frecuentes en el profundo sur. La colombofilia es común por estas tierras dejadas de la mano de dios. Ah,y hay machos de paloma que pueden valer miles de euros.
Breadbimbo

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home