cabecera

Miscelánea.

Monday, November 4, 2013

Thor: Pedorreta Wars

Thor es un dios vikingo que Stan Lee adaptó al universo de Marvel allá por los años sesenta. La historia de presentación, vista con un poco de mala baba, es ridícula: el doctor Donald Blake se encuentra por casualidad con un bastón mágico que al golpearlo lo convierte en el dios mazas que todos conocemos, al tiempo que el bastón se convierte en Mjolnir, su martillo mágico de combate. Teniendo en cuenta que no era un superhéroe irradiado ni mutado, su origen era original, pop y cultureta. Así eran los años sesenta. Nivelón.

En los números siguientes Blake, además de repartir mamporros, se debate entre su vida mortal y la de Thor. Por un lado tiene gigantes, dragones y dioses y por la otra tiene sus cositas del hospital, incluida una más-o-menos-novia enfermera, Jane Foster. Más adelante se desvela que Blake es una creación de Odin, padre de Thor, y que no existen ni sus padres ni sus recuerdos ni nada: su vida como mortal es producto de un hechizo. Cuando una Infanta quiere enderezar a su hijo lo manda a un internado en el extranjero (sin éxito), cuando es un Dios, lo castiga a vivir como un mortal durante años, borrándole sus recuerdos anteriores (con éxito dispar).

Thor, una vez descubre que su vida como Blake es un engaño pues... Le parece bien. Es un castigo normal, no pasa nada. En Asgard no hay cuarto de los ratones. Además, como está enamorado de la sinsustancia de Jane Foster tampoco le ve demasiadas pegas al asunto. Los picores, ya se sabe.

Tras cientos de números de ridículo cósmico, los guionistas se dan cuenta del disparate que tienen entre manos y entierran la identidad de Blake y todo lo que la rodea, incluyendo a Jane Foster. Thor es Thor. Es el hijo cabezón, honrado, noble y más bien simple de Odín. El preferido, el más querido, el más guapo, el más alto, al que le queda mejor la barba, etc.

Del ochenta y cuatro al ochenta y siete Walter Simonson realiza los mejores tebeos de Thor, una obra de artesanía en la que las aventuras, las traiciones, las batallas épicas y los cliffangers se suceden casi sin descanso. Odín es por fin un dios guerrero, sabio e imponente, Thor un encantador desastre invencible, Loki un puñetero (y sexi) liante... Y además aparecen grandes secundarios que hacen de esos números mis preferidos entre los cuarenta años de historia de Marvel.

Jane Foster no tiene ningún papel.



Veinte años más tarde, alguien recupera a la enfermera, ya reconvertida en doctora, al tiempo que crea un nuevo alter-ego humano para Thor. Es una vuelta a los orígenes innecesaria, producto del pastiche argumental en que se convierten las franquicias americanas cuando están en su estado natural. Tebeos que no pueden releerse una vez pasados unos meses porque no tienen pies, cabeza ni alma.

Entonces llega el cine a Marvel y se decide hacer una película de Thor... Y aparece de nuevo Jane Foster, ahora científica e investigadora sin presupuesto. La interpreta Natalie Su Graciosa Intensidad Portman, una chica insoportable de por sí que cuando acaricia un papel sin papel alcanza las más altas cotas de la Grima. [1]

Como la tortura no es suficiente, la rodean de secundarios terrícolas simpaticotes que sirven para enlazar las escenas asgardianas (caras y divertidas) con las terrícolas (baratas y ridículas). Una vez montado el guión resultó que todas las escenas molonas caían al principio de la historia (en Asgard y provincias) y todas las aburridas (con Natalie Portman) hacia el final, de modo que la película era un viaje en tobogán que no se acababa nunca y que sólo sacaba del aburrimiento las apariciones de Loki, con diferencia el personaje más agradecido de todos, el único que podía resistir un poco lo espantoso del argumento.

En la segunda película, en atenta observación de las normas, han intentado repartir mejor las escenas molonas, incluir más chistes, hacer un homenaje descarado y trivial a Los Tres Mosqueteros, dar más papel a sus actores y, sobre todo, fiar el argumento principal a ese dúo estomagante formado por Foster (el personaje) y Portman (la actriz). El despropósito es mayúsculo, sobre todo porque se olvidan de darle personalidad al antagonista de la historia.

Malekith el Maldito, el personaje de los tebeos, es sibilino, traicionero y reptiliano. En la película es un trozo de cartón con ojos, tan interesante como un jugador de fútbol. Puestos a destrozar el personaje bien podrían haber copiado el elfo de Hellboy 2. Tampoco habría tenido sentido pero al menos habría ganado en presencia y personalidad. ¡Para esto no contrates a Christopher Eccleston! ¡Pon a un mono! ¡Todo es más gracioso con un mono!

La lista de tonterías es interminable.

Hogún el Torvo, uno de los amigos de Thor, tiene familia, un pueblo y sonríe. Zachary Levy hace de Fandral, el espadachín rubio, guapo y golferas. ¿Zachary Levy? ¿En serio? ¿Rubio, guapo y golferas? Volstagg, por su parte, en vez de ser un gordo simpático y prudentemente cobarde (o cobardemente prudente) es un guerrero brutal, completamente convertido en el Porthos en que se inspira.

El grupo de científicos es de pena: además de La Intragable tenemos a Stellan Skarsgård, que interpreta básicamente al científico genial y chiflado de Fringe, paseos sin ropa incluidos; Kat Dennings, una becaria sin paga que vive del aire mientras intenta no parecer más guapa que Portman, sin conseguirlo; y por último el becario de la becaria, la cuadratura del chiste que sirve para dejar bien claro a los más despistados que la trama científica es sólo una pobre excusa para dar peso a Jane Foster, introducir escenas cómicas y anclar a Thor al universo terrestre de Marvel.

De la tecnología de dioses y elfos es imposible decir nada bueno. En lugar de ser guerreros temibles que usan armas blancas, barcos mágicos y fieras monstruosas, son alienígenas hipertecnificados que llevan láseres, explosivos, naves espaciales y demás fanfarrias bastardas, que consiguen resultar ridículas precisamente por quedar a medio camino entre la space opera descarada y, digamos, Tolkien.

Si Marvel quiere plantearse hacer otra película de Thor la única posibilidad de no caer otra vez en la vergüenza ajena, el aburrimiento supino y las ganas de matar a actores y guionistas pasa por cederle la franquicia a Guillermo del Toro. Es el único con la sensibilidad y el gusto estético necesarios para sacar adelante ese pastiche —pocas veces maravilloso— que son los tebeos del asgardiano.

Veredicto: otra película estupenda para echarse una siesta en la sala.


[1] Revisen la Segunda Trilogía de Star Wars.

PS: Si algo bueno podemos decir de esta segunda entrega de Thor es que los dioses vikingos tienen una diversidad racial envidiable y sorprendente: hay más minorías en Asgard y Svartálfaheim que en EEUU.

Labels: ,

21 Comments:

At 04 November, 2013 01:15 , Blogger Óron Mornen said...

¡Alabada sea Natalie Portman!

No hay más que decir. Truñhor, es harina de otro costal.

 
At 04 November, 2013 01:17 , Blogger Inés said...

La he visto hoy y mi veredicto (tal como he dicho en túiter y en FB) es "nostamal", dicho así todo junto y con desgana. A ratos es mala de solemnidad, ridícula y vergonzante pero como acaba algo mejor que todo el desarrollo, a mí me queda la sensación de "bueno, pues vale". O lo que es lo mismo, "nostamal".

Olvidable. Salvo por Tom Hiddleston como Loki. ¡Oh! Y la escena de los créditos, que, aunque totalmente predecible, me ha molado.

 
At 04 November, 2013 01:41 , Blogger Miss Hurry said...

Como no me gustó la primera, por muy mal que la pongas no me da ni curiosidad por ver si es así de malísima.
Lo que sí es que ahora voy a tener que revisar las pelis de la Portman porque, menos en la primera de Thor en la que es totalmente ostiable, creía recordar que me gustaba. Hummm.

 
At 04 November, 2013 07:52 , Blogger breadbimbo said...

De Portman solo se salva "León". Ah,maldita nostalgia...
Oye, completamente de acuerdo con el resumen de la historia de Thor. La película no pensaba verla en el cine, la dejaré para matar horras alguna tarde de domingo.

 
At 04 November, 2013 07:54 , Blogger Gárgamel said...

En fin, otra que no pensaba ir a ver. Con releerme los comics de Simonson ya me hago la peli en mi cabeza. En el monito no me queda claro si vas de Loki o de Hela :-P

 
At 04 November, 2013 08:20 , Blogger breadbimbo said...

Gárgamel, claramente de Hela. No lleva el gorrito tan característico de Loki. Y Martin dice "sexi thing". No hay duda,es Hela.

 
At 04 November, 2013 09:20 , Blogger Cattz said...

No es que Hela no llevara un tocado con cuernitos en la cabeza también, noooooo.

 
At 04 November, 2013 09:26 , Blogger breadbimbo said...

Aguafiestas,jo. U_U

 
At 04 November, 2013 09:47 , Blogger Àlex Esteve said...

¿Nadie se ha dado cuenta de que nos ha colado tres reseñitas por el precio de una?

 
At 04 November, 2013 13:01 , Blogger Efe Morningstar said...

Óron, no sólo te pueden las hormonas sino que tienes las hormonas mal.

Álex, calla, disidente.

Inés, sí, claro que está mal. Tarda muchísimo en arrancar, sobran la mitad de personajes, el villano no tiene chicha, es demasiado larga, no emociona ni un pepinillo, la historia previsible y tiene altibajos de ritmo mayores que un portaviones. El epílogo, en su línea, sirve para prologar "Los guardianes de la galaxia" y "Los vengadores II", ya veremos por dónde tiran aunque yo lo tengo claro: por dios santo, que las Gemas del Infinito no pasen por Manhattan.

El antropocentrismo es taaan provinciano.

Tom Hiddelston mola mil, eso sí.

Bimbim, cómo, ¿no te gusta Beautiful Girls?

Gárgamel, voy de Loki, claramente. Si fuera de Hela llevaría una máscara y Martin iría disfrazado de El Ejecutor.

Cattz, sí, bueno, los sombreros raros, errr, mejor no, en ninguno de los dos casos. Aunque me quedarían estupendamente, desde luego.



 
At 04 November, 2013 13:52 , Blogger Microalgo said...

Amo a vé. Estoy con Bimbo en que en León la Portma está (la shikiya) fantástica.

En Closer, sea mejor o peor la película, también. No. No. No admito réplicas. No. Que no, he dicho. Está fantástica y ya.

Y, pese a ser requetemona la Portman, coincido con Usted en algo de lo que me di cuenta también en la primera (no he visto aún la segunda): KAT DENNINGS ES UN PIBÓN INFERRRRNAL. Por mucho que la requetetapen y la escondan en esta película.

Si quieren ver al Thor de verdad, vean "Aventuras en la gran ciudad". Ahí sale.

http://www.youtube.com/watch?v=7rnTpR4M1ZI

 
At 04 November, 2013 14:03 , Blogger Microalgo said...

Ah, y la segunda trilogía de la Guerra de las Galaxias... no sé de qué me habla Usted. Hasta donde yo recuerdo, esas películas no existen. Alguien me ha contado alguna vez algo acerca de que la fuerza (¡¡La Fuerza!!) tenía que ver con no sé qué coño de niveles de miriclorianos en sangre, que es como tener el ácido úrico alto, o algo así... en definitiva, que NO existen esas tres películas que Usted obviamente se ha debido inventar.

 
At 04 November, 2013 16:12 , Blogger NIKITA said...

Confieso que me he leído la reseña con la esperanza de que me adelantases si desnudan o no a Thor!! En la primera parte fueron dos décimas de segundo de desnudo de torso para un truño de peli, si la peli es una castaña, al menos que el prota buenorro nos alegre la vista!!

 
At 04 November, 2013 16:23 , Blogger Inés said...

Niki, hay escena de Thor lavándose el torso con un paño húmedo. Casi a cámara lenta.

Y ya.

 
At 04 November, 2013 16:44 , Blogger Ana María said...

He visto recientemente Rush, y tenía a Thor en buen lugar, pero vamos, teniendo en cuenta las coñas que nos hemos traído a cuento de cómo iban a llamar a la segunda parte de la peli... Pues como ha dicho Inés, nostamal.

Leí ayer que el doblaje es para matar lentamente y con alevosía.

Tom Hiddelston es +10. Ay cómo me pone este señor, por Odín.

:*

 
At 04 November, 2013 16:49 , Blogger Goethita said...

Efe, es muy gracioso cuando se indigna tu corazoncito friki. A mí me entran unas ganas irrefrenables de leerme todo y ver la peli. Claro que para eso necesitaría varias vidas. Una pena no creer en la reencarnación.

 
At 04 November, 2013 19:07 , Blogger ca_in said...

Cobarde, no te has atrevido a disfrazarte de La Encantadora.

 
At 04 November, 2013 22:26 , Blogger breadbimbo said...

O Volstagg cain, o volstagg

 
At 04 November, 2013 23:37 , Blogger ca_in said...

¿Estás daltónico? Volstagg no viste de verde.

 
At 05 November, 2013 14:39 , Blogger breadbimbo said...

Errr, sí.

 
At 06 November, 2013 09:10 , Blogger Cattz said...

Jajajajajajajajajaja XDDD

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home