cabecera

Miscelánea.

Thursday, April 24, 2014

Libros que se me amontonaban

El buque fantasma (y otros relatos tristes y siniestros) es una recopilación de cuentos maravillosos de Richard Middleton. Algunos muy divertidos, otros tristes y tiernos, es imposible no leer los cuentos sobre la infancia de Middelton y no simpatizar automáticamente con él, su mundo roto y su vida —para él— incomprensible. De Valdemar. Muy recomendable (para gente con alma y esas cosas).

La casa y el cerebro es un cuento gótico de Edward Bulwer-Lytton sobre una casa encantada. Muy curioso, debe de ser de los primeros relatos donde un intrépido personaje decide demostrar que las historias que se cuentan sobre cierta casa no son sino supercherías de gente atrasada. Luego, claro, ocurre que no. De Impedimenta. Para fanes del género.

Le Park, de Bruce Bégout, es una novela-ensayo que describe un parque de atracciones absolutamente demencial y definitivo, sin personajes ni historias que seguir, más allá del creador del parque y del un periodista que cuenta sus experiencias en El Parque. Si leen este librito (bellamente editado por la Editorial Siberia) encontrarán un humor extraño, cierta provocación y alguna reflexión retorcida sobre la humanidad. Demasiado marciano para mi gusto.

Maten al león, de Jorge Ibargüengoitia, es una novela publicada por RBA donde se cuentan los planes que lleva a cabo la alta sociedad burguesa de un país caribeño imaginario para eliminar a Su Dictador, un antiguo héroe revolucionario que se niega a dejar la silla presidencial y que maneja la nación como si fuese un cortijo. Divertidísima, malvada y prácticamente transportable a cualquier nación del mundo donde alguna vez haya gobernado cualquier descendiente de españoles.

La cartera del cretino es una recopilación de relatos de Kurt Vonnegut que me ha sorprendido muy gratamente. Del autor sólo había leído Matadero cinco y había asumido que era incapaz de contar nada divertido ni humorístico. Craso error, La cartera del cretino, publicada por Malpaso, tiene momentos de carcajada. Apúntenla por ahí.



En cualquier caso, ningún remordimiento es una novela de Pino Cacucci que narra la vida de Jules Bonot, un obrero francés de finales del diecinueve que se enfrenta a la sociedad y pierde irremediablemente. Pobre, trabajador contestatario, sindicalista, anarquista, rebelde, perseguido político, marginado, terrorista, criminal, ladrón, asesino... Bonot pasa por todas las fases, luchando primero por sus derechos y acabando harto de un sistema que no le permite vivir en paz.

"Tenía el derecho de vivir aquella felicidad. No me lo habéis concedido. Y entonces ha sido peor para mí, peor para vosotros, peor para todos... ¿Debería lamentar lo que he hecho? Quizás. Pero no tengo remordimientos. Arrepentimientos, sí; pero, en cualquier caso, ningún remordimiento..."

Publicada por la editorial Hoja de Lata en español, es interesante por lo actual que resulta y por el retrato que hace de una época bastante olvidada. Muy recomendable. (Lumpen proletariat, pasma y despiadada patronal, abstenerse).

El catolicismo explicado a las ovejas, de Juan Eslava Galán, cuenta con su mordacidad habitual la brevísima historia del catolicismo, desde poco antes que San Pablo se lo inventara hasta la actualidad. Libro para herejes, blasfemos y demás gentes del Maligno.

Siempre supe que volverías, Annabel Lee, de Eduardo Lago, es un juego de manos, una novela sobre novelas, sobre escritores, sobre Nabokov... Aventuras y humor metaliterarios con personajes metaliterarios. No es lo mío y según avanza la historia paso de la curiosidad a la desesperación. Más cerca de la boutade que otra cosa. También de Malpaso.

Labels: ,

6 Comments:

At 24 April, 2014 02:16 , Blogger Ana María said...

Me los apunto y los dejo en el limbo de los libros que me leeré en cuanto acabe con Kundera.

:*

 
At 24 April, 2014 10:09 , Blogger Microalgo said...

De estos, solo me he leído el de Eslava Galán, pero me apunto el de Vonnegut, el de Ibargüenoitia y el de Middleton (Valdemar me tiene ganadito del todo).

(Gracias por las reseñas: me fío de su gusto y el de Lago, ni por pienso).

 
At 24 April, 2014 14:22 , Blogger Óron Mornen said...

Hummm, Slaughter House V es caca. Lo borro de la pila ipsofacto.

 
At 24 April, 2014 18:04 , Blogger ca_in said...

a) Me intriga el monito, que no tiene texto alternativo. Parece como si hubieras querido hacer algo especial y no te haya salido, o haya que utilizar iExplorer 6 para verlo.

b) Con el último libro me has dejado tan intrigado (¿por qué habla de Nabokov y no de Poe?) que lo buscado en gúguel... Es Aurora Lee, no Annabel Lee.

 
At 24 April, 2014 20:59 , Blogger Miss Hurry said...

Hay unos cuantos que me llaman, pero no estoy segura de que alguna vez los lea, soy leeeenta leyendo y ¡tengo muchos pendientes! Esa es mi condena.

 
At 24 April, 2014 21:07 , Blogger Efe Morningstar said...

Ana María, la mejor forma de acabar con Kundera es con un bazooka que lo tenga a él en la mirilla. Esto es así. ¿Has leído "La broma"? Es mi Kundera favorito.

Micro, muy buena elección. Como Dios manda.

Óron, hablas lenguas. ¿Has sufrido una regresión a la postadolescencia de Álex?

Caín, anda, he olvidado el title... Qué cosas. Bueno, no importa.

¿De verdad quieres saber el por qué de Aurora o Annabel Lee? Si es así entonces DEBES leerte la novela porque eres el Lector Adecuado.

Missurri, eso te pasa por ver tantas series y dormir tanto. Y por hablar con gente y hacer cosas. Y por comer. Y por tomar café. Estás tirando demasiadas horas en cosas absurdas, céntrate.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home