cabecera

Miscelánea.

Monday, April 28, 2014

PeT nº 254 (¡el amor!)

Labels:

11 Comments:

At 28 April, 2014 09:58 , Blogger Àlex Esteve said...

Nihilista

 
At 28 April, 2014 14:17 , Blogger Óron Mornen said...

Cuanta verdad. XD De hecho mi primera "novia" me duró dos semanas.

 
At 28 April, 2014 15:29 , Blogger Totoro said...

Oron.. dos semanas? tu si que sabes... uffi... mi primer "novio" me duro un recreo...
Efe.. eres un poeta...

 
At 28 April, 2014 15:46 , Blogger Microalgo said...

A verse "La Princesa Prometida" veinte veces. Seguidas. Sí. Castigado. No, no me replique.

 
At 28 April, 2014 15:46 , Blogger Microalgo said...

(Verse o leerse, tanto me da).

 
At 28 April, 2014 16:30 , Blogger NáN said...

¿Es un defecto ocular mío o has hecho llorar al cerdito?

 
At 28 April, 2014 17:03 , Blogger Efe Morningstar said...

Álex, ¿quién, yo? Si yo soy todo amor, qué dices.

Óron, ¿en dos semanas te dio tiempo a llevarla a casa a cenar por navidad, presentársela a tus sobrinos y tu abuela, irte con ella de viaje a Estambul, dar la entrada de un piso y elegir el nombre de tu primogénito? Jolín, qué rápido.

Totoro, ¿novio?, ¿recreo? ¿Te echaste un novio en la EGB? ¿Eres consciente de que por entonces serías una pionera? ¿Has seguido ese mismo camino? ¿Tienes ya siete hijos y quince nietos? ¿Alguno tiene un nombre precioso y épico como el mío? ¿No? MAL.

Micro, ahh, "La princesa prometida", esa clásica historia de amor y aventura que todo el mundo recuerda por un envenenamiento fallido y una venganza. La tengo en una edición preciosa. No, perdón, en dos, pero no se me ha quedado nada.

NáN, eres tú, no soy yo: Martin no llora, sólo se le he encogido el corazón un poco, como si llevara una camiseta demasiado pequeña por dentro.

 
At 28 April, 2014 17:41 , Blogger ca_in said...

Discrepo. El primer sueldo dura aún menos que el amor verdadero, incluso menos que la mítica bolsa de chuches en el recreo de una guardería.

 
At 28 April, 2014 19:32 , Blogger 300mundos said...

Yo con mi primer sueldo le compré un reloj adidas (elegante pero informal) a mi novio-de-toda-la-vida. Llevamos diecisiete años juntos, así que en nuestro caso triunfó el amor. :-)

 
At 29 April, 2014 14:19 , Blogger Óron Mornen said...

Que va, efe, que va. Lo que pasó es que era del Opus,y bueno... pues que me tenía a pan y agua. Y lo mejor en esos casos es huir.

 
At 29 April, 2014 15:10 , Blogger Microalgo said...

Oh, sí, Maese Mornen. Citemos a Pennac, que es la leche:

No invertir nunca en la promesa del placer. Enseguida o en absoluto (Daniel Pennac: La felicidad de los ogros).

Léanse a Pennac, que disfrutarán como flexibilísimos enanos chupándose el dedo gordo de un pie.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home