cabecera

Miscelánea.

Tuesday, July 1, 2014

Terrible simetría

Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada.


Algo que sorprende mucho a los niños es la mágica capacidad de los profesores para detectar cuándo se han copiado. Y es que, realmente, cuando los ejercicios están bien realizados sólo se nota que uno copia del compañero cuando calca las respuestas una a una, sin cambiar de sitio una tilde, una flecha ni una coma. En estos casos los chavales se agarran siempre al beneficio de la duda:

Profe, son idénticos porque hemos estudiado juntos.

Profe, son igualísimos porque nos hemos aprendido las letras negritas del libro.

Profe, tenemos los mismos pasos porque tú lo haces siempre así.

Eso cuando no se echan la culpa uno al otro, desde luego.

Profe, es que Luis es mi hermano gemelo alienígena malvado

Profe, no, es al revés. Y no somos hermanos, es mi primo.

En realidad es más sencillo mirar los ejercicios mal hechos: todos los ejercicios correctos se parecen unos a otros, pero cada ejercicio mal realizado es un despropósito a su propia manera. Precisamente por eso las coincidencias son infinitamente menos probables. Puedes equivocarte en unas operaciones, en la ortografía, en la redacción, el razonamiento, la resolución de una ecuación, en un signo, en un siglo, en el nombre de un rey o en la localización de un país. Puedes equivocarte poco, mucho, en un sentido o en otro. ¡Puedes equivocarte en cualquier cosa!

 ¡Puede que ni sepas hacer correctamente una letra griega que nunca has entendido qué significa ni para qué sirve!


Con todo, no sería nada extraño que algunos alumnos que han estudiado juntos fallasen, por ejemplo, en trazar esa letra. Lo que sería más sospechoso es que de repente un inocente signo igual que no hace sino indicar el resultado de una operación se viese sustituido por un signo menos.

¡Imposible! ¿Cuán tonto habría que ser para copiar mal el examen de un compañero y no darse cuenta de que un signo menos no tendría ningún sentido? 

Habría que ser muy tonto.


Tontísimo.


Tontérrimo.

Y claro, cuando varias coincidencias igualmente absurdas e improbables se repiten una, dos, tres, cuatro, cinco veces en uno, dos, tres, cuatro exámenes, o bien ha habido una plaga de mala suerte en el pueblo o bien los alumnos se han pasado el examen unos a otros, móvil mediante, copiando unos de otros sin leer ni entender lo que escribían.

Profe, ¿no nos vas a aprobar?

Profe, súbenos tres puntos.

Profe, mira que sabemos cuál es tu coche.  

Labels: ,

9 Comments:

At 01 July, 2014 23:16 , Blogger ca_in said...

¡Taquiones!

 
At 01 July, 2014 23:53 , Blogger Miss Hurry said...

A mí me copiaron en la carrera un problema y la profesora me dijo que el subsodicho había empezado con una nomenclatura y luego había cambiado a la mía. Así de tonto fue.
Ay.

 
At 02 July, 2014 02:55 , Blogger Àlex Esteve said...

¿Pero eso que curso es? Ni me suena lo que están haciendo...

Por otra parte, ahora me haces pensar en si yo, que siempre he sido un alumno vaguete con notas mediocres, cometía fallos garrafales como los que describes o era más sutil. Ahora sufro...

Copiar no, copiar nunca, prefiero sacar un 3 que pasar el estrés de copiar (bueno, en algún momento me sentí tentado, pero no me rendí enseguida).

 
At 02 July, 2014 04:42 , Blogger NáN said...

Yo daría por válida la explicación del hermano alienígena malvado, que lanzó un rayo de desconocimiento que les afectó a todos por igual. Es plausible.

 
At 02 July, 2014 09:52 , Blogger Goethita said...

¿Y has suspendido a todos? ¿Al que se ha dejado copiar también? Ejercer de rey Salomón debe de ser durísimo. ¡DURÍSIMO!

 
At 02 July, 2014 10:04 , Blogger Goethita said...

Ummm.... recuerdo una vez que...

Sicilia. 1932.
A Goethita le bajan la nota del examen por dejar a su amiga que se lo copie. "Señor profesor, no es justo. El examen evalúa mis conocimientos y tengo unos conocimientos sobresalientes" "Goethita, te he dicho mil veces que me llames Manolo, no señor profesor. Y no, el comportamiento también cuenta" "Pues no es justo" "La vida no es justa" "Esto no es la vida, es el cole" "No me marees. Te quedas con tu notable y así aprenderás" "¿El qué? ¿Que la justicia no existe?" "Siéntate YA" (Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Probablemente no dije ni mú y me limité a mirar con desprecio absoluto al profesor)

 
At 02 July, 2014 17:10 , Blogger Microalgo said...

¿No es ese el inicio de Anna Karenina?

 
At 02 July, 2014 18:00 , Blogger NáN said...

¿Lo qué, las excusas de Luis? No creo.

No era necesario Goe, pasarnos por las narices a Magneto y a mí que siempre has tenido un cráneo previlegiáo. Al menos desde 1934.

 
At 02 July, 2014 20:13 , Blogger Efe Morningstar said...

Caín, deja ya de leer el blog de ADLO!.

Missurri, sí, el problema de copiar es que tienes que saber lo suficiente para hacerlo bien: hay que saber leer, quitar todas las erratas originales, evitar calcar demasiado... Es mucho trabajo.

Álex, son cálculos de la desviación típica. Se dan en bachillerato y no sé si en 4º de la ESO también (según tiempo y temario).

NáN, sí, ésa es la segunda mejor explicación. La primera es "nos copiamos todos" y la tercera "qué va, si hemos estudiado un montón, yo ahí no veo nada de nada".

Goethita, afortunadamente no han pasado del dos y medio así que no he tenido que hacer absolutamente ningún esfuerzo para catearlos. Si hubieran sacado un cinco habría sido una catástrofe total, porque los habría suspendido, ellos seguramente habrían reclamado y la directiva me habría organizado unos idus de marzo en mitad de julio.

Yo te habría puesto un cero, por cierto.

Micro, ¡EXACTO, premio para el caballero! Puedes recoger tus diez millones de gallifantes en recepción.

NáN, liante.





 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home