cabecera

Miscelánea.

Wednesday, July 15, 2015

Martín Santos, Lee Child, Mike Carey, Joe Abercrombie, Camilleri

Compré a Tiempo de silencio picado por la curiosidad, ya que Gregorio Morán hablaba en términos muy elogiosos de la novela de Martín Santos en ese ensayo-mamotreto lúcido, socarrón y biliar que es El cura y los mandarines. Y se entiende que le guste a Morán, porque comparte su forma de humorismo con Santos: no hay nada más divertido que ver la miseria, el ridículo, las torpezas y los planes frustados en los personajes ajenos. Tiempo de silencio alterna entra la descripción de la sordidez mundana de la posguerra a las andanzas tontunas de un protagonista en la inopia, que no entiende cómo es el mundo hasta que llega a astisbar, sólo un poquitín, la podredumbre existe más allá de su clase social, de su barrio de clase medio-bien y de su pensión humilde pero más-o-menos-honrada.

De Lee Child he leído/devorado tres novelas seguidas en una semana: El inductor, El enemigo y El camino difícil. Descubrí al autor hace unos años por una adaptación al cine de otra de sus novelas. En ella Tom Cruise interpreba al personaje fetiche de Child, Jack Reacher, y me divertí tanto que pensé en buscar y leer alguna de las novelas del autor. Una idea estupenda (que sólo he tardado dos años y medio en llevar cabo, viva).

Literatura de género muy divertida, con un protagonista duro como el granito y una ética por encima del bien y del mal. Para desatascar entre lecturas densas Lee Child es perfecto.



El diablo que ya conoces es la primera novela de Mike Carey, un guionista de cómic conocido sobre todo por su trabajo en las series Hellblazer y Lucifer, ambas de Vertigo, el sello adulto de DC. En su estreno literario Carey no se aleja demasido del mundo de fantasía que conoce, contando la historia de un exorcista novato, algunos espíritus, varios asesinos y un par de demonios.

En la parte buena digamos que la historia gana según se acerca el final, cuando se resuelve una trama bien montada. En la mala, que el protagonista recuerda demasiado a un John Constantine novato y jovenzuelo y, sobre todo, que está escrita sin demasiada gracia. Le falta chicha a la literatura de Carey, lo que puede ser un fallo de novelista novato o una carencia más grave. Dios proveerá.

Medio rey es la primera novela de la última trilogía de Abercrombie. Como siempre, transcurre en ese mundo botarate y amoral de sus novelas anteriores. Como siempre, nadie espera heroicidades y las traiciones son moneda de cambio. Para variar, el protagonista es buena persona y bastante pardillo, una alteración desconcertante que se le irá pasando a base de patadas en el culo.

Para fanes irredentos del género, especialmente para quienes se aburran con las intrigas palaciegas, los magos y la mitología enciclopédica y prefieran los tajos profesionales, las mutilaciones y los despeñamientos. Abercrombie es, ante todo, edificante.

Un filo de luz continúa la saga de Montalbano de Camilleri. Ya saben qué van a encontrar: asesinatos extraños, la mafia, tratorías, digestiones gargantuescas, mujeres que no quieren a sus maridos, maridos que no quieren a sus mujeres, amantes y discusiones con Livia, esa novia eterna que siempre está de mal humor y que el comisario nunca acaba de dejar.

¿Nunca he mencionado que no la soporto?

Para incondicionales.

Labels: ,

4 Comments:

At 15 July, 2015 22:31 , Blogger Miss Hurry said...

Si algún día avanzo con la lectura pendiente volveré a mirar estos posts.
De momento propongo un crowdfunding para buscarte unas bermudas así pero si te las compramos tienes que hacerte foto. Y publicarla, que nos conocemos.

 
At 16 July, 2015 09:47 , Blogger breadbimbo said...

Yo pago por las bermudas, y por una camiseta del largo adecuado.

 
At 16 July, 2015 13:43 , Blogger Miss Hurry said...

Jijiji, no me había dado cuenta de eso, jijiji.

 
At 20 July, 2015 02:03 , Blogger Efe Morningstar said...

Hace calor, ¡dad gracias a que lleve camiseta!

Missurri, estoy convencido de haber tenido bermudas mucho más cantosas que cualquier cosa que pueda dibujar.

Bimbim, traidor.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home